¿El diario ‘El País’ contra Baltasar Garzón?

  • "¿Hay una justicia populista? La Unión Europea dice que sí, y le da mucha importancia a esta forma de corrupción de la democracia liberal"
  • "Estamos ante facciones del bloque de la investidura que, vía medios de comunicación, guerrean por el control de decisiones importantes en el poder judicial"
  • "La seguridad jurídica es imprescindible a la hora de desarrollar talento y productividad o atraer inversión"

1

Supe de la existencia de Fernando Grande-Marlaska cuando investigó en 2003 como magistrado de la Audiencia Nacional las responsabilidades del Gobierno Aznar, y de su Ministro de Defensa Federico Trillo, en la catástrofe del Yak-42. Aquella “chatarra volante”, que se estrelló en Turquía provocando la muerte de 62 militares españoles, no impresionó al que era entonces uno de los jueces-estrella más rutilantes, en competencia ya con el juez Baltasar Garzón. Archivó la causa en 2012.

En 2013 fue elegido vocal del CGPJ a propuesta de Trillo, que entonces controlaba esos asuntos en el PP. Cuando en 2018 fue nombrado Ministro del Interior por Pedro Sánchez, las familias del Yak consideraron “perverso y descorazonador” que el PSOE lo encumbrara. Como nos pasaba a muchos, no podían entender que los propios socialistas practicaran la lógica nihilista de todos los populismos. Iván Redondo, otro que venía de colaborar con el PP, lo explica bien: la política es solo la explotación de las emociones que convenga en cada momento, como adoctrinó en la Jaime Vera, escuela de mandos del Partido Socialista.

¿Hay una justicia populista? La Unión Europea dice que sí, y le da mucha importancia a esta forma de corrupción de la democracia liberal. Tanta, que condiciona la transferencia de fondos europeos a los estados a su cumplimiento de las normas sobre independencia judicial. Si el bipartidismo español puede dar pocas lecciones sobre la materia, el intento legislativo del gobierno para hacer depender el poder judicial de la misma mayoría simple que apoya al ejecutivo ha disparado todas las alarmas en Bruselas.

¿Hay motivos para preocuparse en España? Hace unos días se publicaba un extenso artículo en El País - (¿Quién acabó con el fiscal Stampa?) en el que se refleja una guerra judicial entre dos sectores del bloque de Gobierno. La polémica implica a Baltasar Garzón, a la Fiscal General Dolores Delgado y al fiscal anticorrupción Ignacio Stampa, encargado del caso Villarejo y sus derivadas de corrupción política, policial y empresarial. Como un “triángulo diabólico” les calificaron en los medios de Prisa.

No entiendo nada. ¿Un ataque de El País contra Baltasar Garzón y la Fiscal General elegida por Sánchez? En la información se puede leer que el ataque contra el fiscal Stampa habría sido organizado por “algunos poderosos en España”. Aunque no se precisa nada acerca de esos “poderosos”, sí se dan nombres: Vox, una periodista canaria, José Manuel Calvente –despedido del equipo jurídico de Podemos, “por el supuesto acoso a una compañera”, dicen-Baltasar Garzón, Villarejo, Luis Navajas -“un veterano fiscal”-, y la mismísima Fiscal General -“que tiene la competencia plena para nombrar fiscales”, aclaran-.

Todos habrían participado “en el fuego cruzado contra Stampa”, que se quedó sin la plaza a la que aspiraba en Anticorrupción. Los de Prisa tienen una teoría para explicar tanta saña contra “el fiscal ejemplar”. Destacan que Baltasar Garzón es el titular de un bufete que ha defendido a varios policías implicados en el “caso Villarejo”, especialmente, Eugenio Pino, “el jefe de todos los policías, que dirigió durante su mandato un operativo contra Podemos y los partidos independentistas catalanes”.

¿De qué acusa El País a la Fiscal General y a “su pareja”, Baltasar Garzón? ¿Los buenos, además del fiscal Stampa, son “Podemos y los independentistas catalanes”? ¿Está el millonario de la comunicación Roures detrás de esta acometida contra la fiscal de Sánchez? ¿Ya no valoran a Garzón como el adalid de la “justicia universal”, como el defensor de los líderes del “socialismo del siglo XXI” frente a los ataques de los jueces “reaccionarios”? ¿Se han olvidado de sus desvelos contra el lawfare al que someten a los líderes progresistas, de Lula a Cristina Kirchner? ¿Ya no le quieren los bolivarianos latinoamericanos y europeos?

Al margen de cuál sea el final de este serial de juego de tronos, lo que me importa es comprobar cómo las prácticas de ataques constantes a la independencia judicial del bipartidismo –PP y PSOE- siguen, y ampliadas. Estamos ante facciones del bloque de la investidura que, vía medios de comunicación, guerrean por el control de decisiones importantes en el poder judicial. Populismo en estado puro, como en Polonia, Hungría, Rusia, como el que se practica en América Latina. No, esto no lo verás en Dinamarca, pero lo encontrarás hasta en la sopa en Argentina.

La Justicia con filiación política partidaria no es Justicia. Pierre Rosanvallon, reconocido por sus estudios sobre la naturaleza del buen gobierno, analiza en El siglo del populismo las bases de la degradación del poder judicial. Considera cuatro criterios de evaluación a tener en cuenta: sistema de elección, carácter colegiado, transparencia y rendición de cuentas. La Justicia de los populismos, de izquierda o derecha, no cumple ninguno.

Aunque, siguiendo el criterio de la conocida anécdota del juez estadounidense al que le preguntan qué es pornografía, también con la Justicia populista, se podría responder que no será fácil definirla, pero si la ves, sabes qué es. Cuando en 2011 el presidente húngaro Orban promovió una reforma para rebajar las competencias del Tribunal Constitucional, las instituciones de la UE vieron inmediatamente que se trataba de una degradación populista de la democracia liberal. Como ahora ha ocurrido con la propuesta de reforma para la elección del CGPJ en España.

Para el bienestar de los ciudadanos, ésta no es una cuestión menor. En una de las teorías más sólidas y aceptadas hoy sobre el origen del desarrollo –Por qué fracasan los países, de Daron Acemoglu y James Robinson-, la independencia judicial se valora como un requisito ineludible en la formación de las sociedades más avanzadas. La seguridad jurídica es imprescindible a la hora de desarrollar talento y productividad o atraer inversión, por ejemplo. Véase el mapa europeo del desarrollo y quedarán pocas dudas: sin independencia judicial, olvídate del progreso realmente existente.

Se llamen Kirchner o Putin, los que quieren controlar la justicia desde el poder ejecutivo condenan a sus países a la pobreza. Que el grupo Prisa, teniendo en cuenta su trayectoria desde la Transición, participe de esa cultura de la interferencia en el poder judicial al servicio de los populismos que se abren paso en España, es un síntoma más de la degradación galopante de nuestra vida pública. ¿También El País se hizo populista? ¡Santo cielo!

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
1 Comment
  1. Florentino says

    …El «poder» judicial lo siguen manejando los «otros «poderes» económico-fácticos. Una extrañeza, que un «tránsfuga», de gran «pedigrí», no sepa de donde vienen los jueces, que «reyes» nos los colocan como tapaderas herméticas, e ignífugas… que evitan que salgan los malos olores y no puedan purificarse con el fuego eterno del nazionalismo españolista.
    Adolece señor Cuadrado de equidad política. Su partido Ciutadans, está alimentado por los mismos poderes, que no quieren que se renueven uno de los pilares fundamentales de todo Estado: ¡la justicia!… ¡justa!. Claro, se habla del País y se olvida usted del PP ( partido que mantiene caducado su mandato)… hace dos años, se resiste a jugar «limpio» y no quiere ni oír hablar de la renovación de tal «instrumento»… ¡ porque le quedan muchos juicios, por «apañar»!. Que por cierto Ciutadans, apoya todas las «tropelías» de las derechas ultras, y extra ultras; parece mentira, que use el «cinismo» de parábola, y todos los fake news de producción «ultra».
    Con lo bién que estaba usted en el «bipartidismo nacional», de «turnantes» & «tunantes; manejando la caja de «resonancia» sin medida. Bueno, tanto como sin medida… recordará al juez Bermejo ¿no?, que por una cacería, en coto privado… le inhabilitaron los del PP!. Pero, por España!.
    El que gana las elecciones, debe de configurar (con arreglo de las leyes)… ¡el cumplimiento de la constitución!. Esta «carta» que se logró, ¡ por imposición de los vencedores!… y la equidistancia de una «izquierda», troceada, dividida y teledirigida, desde lugares tan remotos y ajenos a la verdadera «soberanía» del mismo pueblo.
    El País (periódico), baila, se menea con la misma música celestial; esa que le redujo a Podemos a la mitad, los dividió (Errejón); para que las cuentas de la derecha salieran adelante. Gracias a la nueva «fuerza», el PsoE tiene que hacer otras políticas, más acordes con sus «principios fundacionales»… ¡ ya que las «ratas» saltaron hace tiempo del barco del progreso, social, cívico, coherente, plural y transversal!.
    Señor Jesús, hay otro partido más a la derecha de C´s, no pierda el tiempo, ¡vuelva a saltar de nuevo!.

    Voltaire: » Azar es una palabra vacía de sentido, nada puede existir sin causa».

    Platón: «La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo».

Leave A Reply

Your email address will not be published.