¡Os quiero un huevo!

9
El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps, sonriente, hace un gesto de triunfo instantes después de conocer la sentencia. A su lado, un circunspecto Ricardo Costa. / Kai Försterling (Efe-Pool)

El portavoz del jurado lo ha dejado claro: “Al haber duda aplicamos la consideración más favorable para el acusado”. No culpable. Camps y su colega Costa, el de la carita triste, se van de rositas. Nada de cohecho impropio, nada de devolver los trajes, nada de cadáveres políticos. ¡Estos muertos están muy vivos! Olvide todas las sonrojantes grabaciones telefónicas que hemos escuchado, olvide los comentarios obscenos de El Bigotes, olvide los testimonios de los empleados de Forever Young, olvide incluso la vocecilla de Costa pidiendo caviar para navidades. El ex president de la Comunidad Valenciana escuchó la sentencia, sonrió, guiño el ojo, agarró la manita de Costa y miró al cielo en un gesto enternecedor, con el que parecía agradecer al todopoderoso que en España la justicia funcione como es debido. “¡Os quiero un huevo!”, debió pensar. A todos menos a sus amiguitos del alma, Campos y Betoret, que, lástima, se autoinculparon sin necesidad alguna… Pardillos.

Buenas noticias, por tanto. ¿Para la sociedad española? No, para Urdangarin y señora. Y para Matas y Fabra. Y para el capitán del Costa Concordia, si pudiese solicitar ser juzgado en España (cada vez estamos más cerca de Italia). Y para todos aquellos que nos habíamos preocupado por la subida de tasas y depósitos para recurrir a la segunda instancia propuesta por el Ministro de Justicia. ¿Quién necesita una segunda instancia con esta justicia

Publicidad

Me temo que la cosa no quedará aquí. A la salida del Tribunal Superior de Justicia un grupo de antisistemas ha lanzado huevos y agua al coche de Camps. Y los anarquistas de El Jueves se burlan con burdos fotomontajes de la resolución judicial. “¿Quién repone la honra cuestionada?”, se pregunta en rueda de prensa sin preguntas Dolores de Cospedal. Cierto. Y es que no es la primera vez que los juicios paralelos ponen contra las cuerdas a un inocente: ahí tienen a Pepe, defensa del Real Madrid, absuelto sin juicio de un pisotón a Messi que solo vimos varios millones de telespectadores.

Poco más que decir, excepto que… ¡Pobre Garzón!

9 Comments
  1. krollian says

    ¿No tiene alguien por ahí 200 euros para prestarme? Es para una buena causa. Una donación para la Asociación de Mantas de Zamora.

  2. qq says

    Se nos están cayendo los palos del sombrajo a toda velocidad, esto ya no se sostiene por ningún sitio. Menos mal que el apocalichis fa chegar, que si no, nos cargábamos el mundo nosotros.

    Simplemente vergonzoso. Pero lo más triste no es eso, lo peor es que ya ni nos sorprende. Saludos.

  3. KK says

    Ante la duda, la inocencia. Eso está bien para los ricos y los políticos. KK

  4. José says

    La PPecracia ya tiene la sartémn por el mango y el mango también.dominan el legislativo. el ejecutivo y el judicial. Para repetir el oasis de paz que, según Mayor Oreja, fue el franquismo solo les falta conseguir de Rouco que ordene introducir bajo palio a Mariano en la Almudena. A este paso, no sé si aguantaré los cuatro años de mandato del PP.¿Y tú?

  5. Selito says

    Cuando en Medicina se hace una prueba diagnóstica, por ejemplo un TAC, caben 4 opciones:
    – El paciente tiene algo y el TAC lo detecta
    – El paciente tiene algo y el TAC no lo detecta: Se llama “falso negativo”
    – El paciente no tiene nada y el TAC no detecta nada
    – El paciente no tiene nada y el TAC detecta algo: Se llama “falso positivo”
    En la mitad de las opciones los resultados son acertados y se procede adecuadamente. En la otra mitad, los resultados son erroneos y pueden dar lugar a pasar por alto un problema (falso negativo) o seguir haciendo pruebas o iniciar tratamientos innecesarios (falso positivo)
    Dependiendo del caso, las pruebas diagnósticas puede dar falsos hasta en un 20% de casos, en ocasiones incluso más y son causas de denuncias por negligencia. Cuando se dicta sentencia en virtud a las pruebas aportadas y ésta es favorable al médico, el paciente perjudicado pone el grito en el cielo contra la justicia, pero lo cierto es que no se puede condenar por negligencia lo que no es más que un defecto de las pruebas diagnósticas existentes en la actualidad (obviamente he simplificado el ejemplo a sólo una prueba. En la realidad se hacen más cosas y en conjunto, los fallos son muy inferiores, pero, a pesar de todo, existen y no son evitables, al trabajar con herramientas que no son 100% fiables)
    Entiendo que en cualquier juicio pasa lo mismo: Se es inocente y te declaran inocente o culpable o se es culpable y viceversa, en virtud de las pruebas existentes y lo que dice la ley vigente (por ejemplo, que ante la duda y en virtud de la presunción de inocencia, se favorece al acusado).
    Cuando salen sentencias como la presente que no nos gustan ponemos el grito en el cielo sobre la justicia, que si los jueces tal o cual, que si jurados si o no, que si estaban comprados o no. Lo cierto es que hay culpables que se escapan porque no se les puede probar su culpabilidad (alguien recordó ayer a Al Capone, acertadamente) e incluso inocentes declarados culpables.
    Es lo que hay, ese es el juego y hay que aceptarlo a las duras y a las maduras.
    Camps no es trigo limpio, creo (MI CREENCIA) que es culpable como el demonio. Igualmente CREO que en lo de los ERE’s hay culpables, por poner un ejemplo contrario. Pero eso es lo que yo CREO, como lo CREEN otros y hay los que NO LO CREEN. Todo creencias. Sin pruebas, son sólo creencias, recordemos. ¿Jueces o jurados comprados? Pueden ser, pero también creencias, hay que probarlo.
    Espero que el caso Gurtel siga, que se recurra lo de Camps, que se llegue hasta el fondode ERe’s, fasianes, pepiños y demás mierda y que toda la pandilla de aprovechados, correveidiles, trincones e inútiles que pueblan nuestra política paguen lo que merecen.
    Al fin y al cabo, lo peor que hacen no es enriquecerse, ni llevar trajes caros ni ponerse de marisco o coca hasta los ojos. Lo peor que hacen es hundir nuestra sociedad con su inutilidad gestora, su entrega a los mercados, su desprecio a los votantes y a la democracia de la que se les llena la boca. Y lo peor, peor de todo, es que contra todo esto no hay leyes para condenarles. Y encima, jubilados a los 55 con primas muchimillonarias…

  6. Luismi says

    Políticos corruptos declarados inocentes, jurados medio analfabetos, jueces molestos (por cumplir con su obligación) perseguidos… La inmortal España de la pandereta vive, igual que Drácula.

Leave A Reply

Your email address will not be published.