CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 16/5/2017 22:51

Santiago Alba Rico *

En relación con la más que probable “intervención” militar del gobierno de EEUU en Siria, hay dos posiciones igualmente absurdas:

La de los que pretenden que Bachar Al-Assad no ha usado armas químicas. Un asesino que bombardea y lanza misiles a su propia población, que tortura sistemáticamente a su pueblo y degüella a mujeres y niños, es sin duda capaz de arrojar gas sarín o cualquier otra sustancia letal sobre sus ciudadanos.

La de los que pretenden que EEUU no miente sobre el uso de armas químicas en Siria. Una potencia capaz de invadir Iraq tras inventarse pruebas y falsificar documentos, que mantiene abierto Guantánamo y que practica rutinariamente ejecuciones extrajudiciales fuera de sus fronteras y desde el aire, es perfectamente capaz de mentir también en el caso de Siria, como tantas veces antes.

Desde el punto de vista del derecho y la justicia, es imperativo investigar y determinar si y quién ha utilizado armas químicas en Siria y tratar de juzgar y condenar a los culpables, quienes quiera que sean. Pero un análisis político serio, no “ideológico” y no sectario, debe partir más bien de los únicos hechos demostrables. Son dos. El primero es que, con independencia de que haya usado o no armas químicas contra su propio pueblo, el régimen dictatorial de la dinastía Assad es el responsable primero y directo de la destrucción de Siria, del sufrimiento de su población y de todas las consecuencias, humanas, políticas y regionales que se deriven de ahí. En virtud de una dolorosa paradoja (dolorosa al menos para quien escribe estas líneas) algunos de los que vociferan hoy “contra la guerra”, como si no hubiera ya una desde hace dos años, han venido guardando silencio sobre los crímenes del régimen sirio o, peor aún, han venido practicando el más abyecto negacionismo. A juzgar por sus arrebatadas denuncias, vibrantes de autoridad moral, el ejército de EEUU estaría a punto de bombardear un país próspero y en calma, dirigido por un gobierno muy popular cuyo único crimen sería el de “resistir” las insidiosas agresiones de Israel. Esta “indignación moral” de algunos anti-imperialistas -debo confesarlo- suena en mis oídos tan odiosamente hipócrita como las invocaciones de la “democracia” y el “humanitarismo” por parte de los imperialistas.

El segundo hecho irrefutable es que, con independencia de que haya mentido o no sobre el uso de armas químicas en Siria, el gobierno de EEUU no tiene el menor interés en la democracia ni en la protección de los civiles ni en la cuestión “moral” de las armas químicas. Está pensando únicamente en sus intereses, como siempre, intereses que nunca coinciden con los de los pueblos a los que dicen querer ayudar y a los que históricamente han abandonado, sometido, bombardeado y asesinado. Esta verdad banal (que algunos sirios desesperados querrían a su vez negar) es perfectamente compatible con la anterior, porque lo cierto es que en el mundo caben muchas fuerzas criminales y relativamente autónomas entre sí, sin que nadie pueda obligarnos a aplicar los principios de la lógica a los dilemas éticos y políticos. A la declaración de un personaje que sostenía ante él que “no es posible estar en dos sitios diferentes al mismo tiempo”, respondía Groucho Marx con alegre contundencia: “Eso no es verdad. Nueva York y Washington están en dos sitios diferentes al mismo tiempo”. En la historia, en la batalla, en la revolución, en este mundo terrible es perfectamente posible que Bachar Al-Assad haya usado armas químicas y que al mismo tiempo Obama mienta sobre el uso de armas químicas por parte de Bachar Al-Assad.

Una vez asumidos estos dos hechos probados, y ante la inminencia del ataque estadounidense, es sin duda imperativo “condenarlo” (como si fuera algo más que un ejercicio retórico y un salvoconducto para adquirir el derecho de hablar y de ser escuchado en ciertos medios), pero es más imperativo comprender. Los que condenamos (condenamos condenamos condenamos) el ataque estadounidense, podemos escoger entre uno de estos dos “relatos”:

1. EEUU (así, una Unidad Ominosa, tan monolítica y a-histórica como un “régimen”) lleva en su seno, desde sus orígenes, un plan de dominación mundial concebido in illo tempore y aplicado sistemáticamente; un plan providente y omnipotente que incluía desde el principio de los tiempos, y con independencia de las relaciones de fuerzas y los cambiantes avatares en la zona, el derrocamiento del gobierno nacionalista, resistente y socialista del partido Baaz en Siria; plan que montó o al menos utilizó una pseudorrevolución popular para, tras armar hasta los dientes a los llamados “rebeldes”, buscar durante dos años años un pretexto que justificara atacar e invadir el país; plan obstruido por Rusia, Irán y China y que ahora, a través de una mentira amplificada por los medios de comunicación mercenarios del imperialismo, está por fin a punto de materializarse.

2. EEUU (una Unidad de Sentido trabajada por muchas contradicciones, como todo en este mundo) a veces no tiene un plan sino varios y muchas dudas; Siria es su enemigo en el contexto de su enfrentamiento con Irán y de su defensa a ultranza de Israel, pero molesta poco y garantiza, en alguna medida, el statu quo en la región; cuando en la ola de las llamadas “primaveras árabes” el pueblo sirio trata de sacudirse el yugo de 40 años de dictadura, el gobierno Obama apoya retóricamente su causa, preocupado en todo caso por la deriva armada, en la que van ganando terreno (de manera muy leninista) los grupos islamistas más radicales, por lo que conjuga el apoyo formal a la revolución siria con la mayor cautela a la hora de entregar armas a los rebeldes; desde el principio trata por todos los medios de no involucrarse militarmente en un berenjenal del que sabe que no puede obtener nada y que, además, puede perjudicar a Israel; a partir de un cierto momento apuesta claramente por una solución política, llega a un acuerdo con Rusia, se siente más amenazado por Al-Qaeda que por Bachar Al-Assad; pero ha hablado mucho, ha fijado una línea roja y necesita ahora, porque es débil, hacer una demostración de fuerza que, como ha explicado en The New York Times Edward Luttwak, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, concilie la necesidad de hacer algo que no quiere hacer, y de alcance “limitado y casi propagandístico” (lo que no depende sólo de ellos), con sus verdaderos intereses; es decir, no con el derrocamiento de Al-Assad y el establecimiento de la democracia sino con la prolongación de la guerra siria el mayor tiempo posible a fin de evitar que venza ninguno de los dos contendientes (ni Assad ni los rebeldes), peligrosísimos los dos para el plan de dominio regional estadounidense (con un gran cinismo Luttwak afirma que EEUU debe entregar armas a los rebeldes cada vez que vayan cediendo terreno y cerrar el grifo cada vez que vayan ganando).

El primer relato tiene un defecto; es coherente como un mito. El segundo relato tiene una virtud; es incierto como la realidad misma. El primer relato -además de hacer publicidad gratis de la omnipotencia del imperialismo estadounidense en sus horas más bajas y apetecer la intervención militar- implica despreciar a los pueblos que luchan en la zona, desdeñar su dolor, justificar a sus verdugos. El segundo relato nos sitúa en un avispero complejo, lleno de dilemas éticos y políticos, donde nada es seguro, pero donde también -ahora o más adelante- los pueblos pueden ganar algo, aunque no sea todo, y donde pueden también perderlo todo, pero no la dignidad.

Condeno condeno condeno la intervención militar estadounidense por todas las buenas razones que explica Yassin Swehat en un excelente texto reciente : porque no sería legal, porque sólo va agravar el sufrimiento de la población, porque es el pueblo sirio el que debe librarse del dictador, porque la solidaridad internacional puede ser mucho más eficaz de otras maneras, porque esa intervención no pretende ayudar al pueblo sirio y porque sus consecuencias, incluso si quisiera y lograse derrocar el régimen (lo que es una hipótesis extravagante), serían siempre contrarias a la revolución que él y tantos sirios han defendido desde el comienzo.

Elijamos un relato. Y carguemos con las consecuencias.

 (*) Santiago Albar Rico es escritor y filósofo.

Artículos Relacionados

  • Woko

    Más propaganda de guerra.
    La ignorancia de las masas es la fuerza de los gobernantes… ( y este artículo muestra muuuucha)

    http://tercerainformacion.es/spip.php?article56792

    http://www.worldtribune.com/2013/05/31/nato-data-assad-winning-the-war-for-syrians-hearts-and-minds/

  • kyke

    Pregunto desde la total ignorancia ¿cuales son las pruebas de lo que ha hecho el gobierno sirio contra su pueblo? Supongo que no serán medios de prensa occidentales, no?

  • JAP

    Según SAR, los actores en presencia son: a) Un asesino que bombardea y lanza misiles a su propia población, que tortura sistemáticamente a su pueblo y degüella a mujeres y niños; b) Una potencia capaz de invadir Iraq tras inventarse pruebas y falsificar documentos, que mantiene abierto Guantánamo y que practica rutinariamente ejecuciones extrajudiciales fuera de sus fronteras y desde el aire; [que es] una Unidad de Sentido trabajada por muchas contradicciones, como todo en este mundo) a veces no tiene un plan sino varios y muchas dudas [y] se siente más amenazado por Al-Qaeda que por Bachar Al-Assad; pero ha hablado mucho, ha fijado una línea roja y necesita ahora, porque es débil, hacer una demostración de fuerza ; c) los que vociferan hoy “contra la guerra”, como si no hubiera ya una desde hace dos años, han venido guardando silencio sobre los crímenes del régimen sirio o, peor aún, han venido practicando el más abyecto negacionismo. d) el pueblo sirio [que] trata de sacudirse el yugo de 40 años de dictadura .
    Al parecer, esto es un ejemplo de lo que SAR reclama: “un análisis político serio, no “ideológico” y no sectario”.

  • Octavio

    Ni Bachar Al-Assad ni Obama quieren que en Siria el pueblo pueda decidir democráticamente su futuro. Tampoco los “rebeldes” apoyados por las autocracias árabes.
    Esta es la realidad y por eso la historia sigue siendo la que es y el capitalismo impera en el mundo.

  • Eric Blair

    Nada Santiago es como machacar en hierro frio, que ya lo pueden decir la inmensa mayoría de los medios de comunicacion, si exceptuamos a la agencia oficial del regimen, SANA, – por cierto que nombre tan inapropiado, tendría que llamarse MATA- los tetimonios de los refugiados y los inmigrantestodas las ONGS y los periodistas independientes, ellos ciegos y sordos.
    Tampoco valen los cientos de vídeos que han conseguido subir los rebeldes sirios a la red, ellos siguen ciegos y sordos a la represión y al asesinato de miles de sirios, solo dan crédito a lo que les diga el padrecito de turno.

  • Rafael

    Hay un tercer relato que usted no dice: sus artículos sobre Libia y la realidad actual de Libia. Sugiero a los lectores de este blog que los lean atentamente. Al régimen de Assad no le interesa lo más mínimo emplear armas químicas porque va ganando la guerra. Le aconsejo

  • Rafael

    Hay un tercer relato que el Sr. Rico no menciona: sus artículos sobre Libia. Sugiero a los lectores que los lean atentamente. No creo en absoluto que Assad haya empleado armas químicas, no lo necesita porque va ganando la guerra y porque la mayoría del pueblo sirio le apoya -léase el artículo de hoy en Público por William Parra-. La revolución que defiende el Sr. Alba, me temo, está organizada y financiada por lo peor de las monarquías árabes y del colonialismo occidental, y ejecutada por lo peor del fanatismo musulmán. La situación de Libia en la actualidad, de pena, no es un ejemplo de nada. Creo que los análisis del Sr. Rico son profundamente erróneos. Saludos

  • masmajara

    Estoy contigo Santiago, USA ataca para mantener el equilibrio de fuerzas entre los combatientes. Les importa un pepino la revolucion Siria, al contrario si pudiera la hubiera impedido, porque el statu quo, como bien dices le iba muy bien, asi como a su aliado Israel. Al principio de la primavera arabe, tanto Israel como los USA estaban inquietos, no sabian como atajarlas sin pasar por lo que son: estados terrorristas que siguen defendiendo gobiernos dictatoriales, mas con el paso del tiempo han desarrollado la Estrategia del Caos Controlado, es decir el viejo ardid de “divides y venceras” por lo tanto hoy el ataque puede beneficiar incluso a Al Quaeda, no importa, lo que si importa es destruir naciones y estados arabes que hubieran podido ser un peligro para Israel y el Imperio. Un saludo de un “negrero-crepero”!

  • Jose

    Para mí que todos los factores conjugados están subordinados a la cuestión energética, especialmente el gas y el petróleo. Conclusión, si esta producción no va a aumentar más, no hay mejora posible y asistimos a los primeros, o segundos, síntomas de la debacle que tenemos a la vuelta de la esquina. Sin caer en pesimismos, esto está muy chungo.
    Aquí un audio cuando menos audiblemente interesante.

    http://www.ivoox.com/especial-siria-economia-directa-31-08-2013-audios-mp3_rf_2320520_1.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+ColectivoBurbuja+%28Colectivo+Burbuja%29

  • StoptheThirdWorldWar

    c

  • StoptheThirdWorldWar

    Saludos a todos

    Es palpable la tensión mundial que hay entorno a la intervención venidera en Siria, y de las consecuencias que ello va a conllevar, no solo económicas sino bélicas. A la humanidad, frente a este hecho, nos queda hacer un profundo análisis de lo que puede llegar a ocurrir y decidir actuar en consecuencia.

    Rusia, China e Irán apoyan a Siria, de tal forma que el escenario posible que se presenta, es quizás el de una Tercera Guerra Mundial. No sé si China y Rusia estarán dispuestos a entrar en el conflicto, pero Irán seguramente sí, y si Irán entra y es también atacada, no me cabe la menor duda de que entonces Rusia y China entrarán.

    La humanidad debe tomar parte en este asunto e intentar impedir lo que viene a ser, un conflicto nuclear global.

    Para más información, en FACEBOOK: Tomemos el Congreso

  • Silver

    “Alba no. Fábula inerte.
    Sólo esto: desembocadura.”
    (Federico García Lorca)

    ¡Qué poca clarividencia, cuánto desatino!

  • Edwin Torres

    Yo lo que no entiendo, o lo que he visto es que la guerra empezó cuando los terroristas se armaron, antes no había oído nada sobre la crueldad del régimen de Assad. Si alguien me explicara esto lo entendería, ¿había oposición interna por lo cruel del gobierno? Entiendo entonces que había desinformación al exterior o eran incapaces de tumbar el gobierno, porqué optaron entonces por la gerra con sicarios.

  • horacio

    Alba hace una gran mescolanza porque aprovecha la escalada de EEUU e Israel para meter la cuesitión del gobierno e Siria y ambas son cosas que están completamente desvinculadas. Por eso necesita repetir “condeno”, porque en realidad sabe que no queda muy clara su postura respecto de EEUU

  • Paul

    A Santiago Alba Rico y a su fuente del blog “Traducciones de la revolución siria”.

    Perdonen, pero desde mi idea de revolución, de socialismo y de civilización, no me queda nada claro que la oposición armada a Al Assad sea una alternativa que haya que apoyar en Siria. Enlazo a continuación 10 vídeos. Después de verlos, díganme qué cualidades descubren ustedes en ellos que yo no soy yo capaz de ver: http://www.youtube.com/watch?v=VLT5jKg5InY, http://www.youtube.com/watch?v=BO_ECPaafvQ, http://www.youtube.com/watch?v=Gsaut8Jr0Ss, http://www.youtube.com/watch?v=-gyZ7THmvVY, http://www.youtube.com/watch?v=H-6O-gApVrU, http://www.youtube.com/watch?v=pbdZR-GzWZ4, http://www.youtube.com/watch?v=CHqb9dj7n2s, http://www.youtube.com/watch?v=EMJGiGdivOM, http://www.youtube.com/watch?v=DdWVOI3NsR8, http://www.youtube.com/watch?v=CfBwTNdB3_Y.

    Les suplico asimismo que, tal como yo les estoy brindando a los visitantes de “Cuarto poder” pruebas de la inhumanidad de esos rebeldes a quienes ustedes defienden con singular vehemencia, sean tan amables de brindarnos pruebas de la inhumanidad de Al Assad. Alba Rico acusa específicamente a Assad de degollar mujeres y niños. Bien, le agradecería a Alba enlazar vídeos donde las fuerzas de Assad estén degollando mujeres y niños. En los vídeos que he encontrado con actos de violencia semejantes, los degollamientos son siempre ejecutados por los enemigos de Assad. Si usted, Alba, no nos muestra las pruebas que demando, discúlpenos a sus lectores si en adelante dudamos de su palabra.

  • Paul

    A Santiago Alba Rico y a su fuente del blog “Traducciones de la revolución siria”.

    Perdonen, pero desde mi idea de revolución, de socialismo y de civilización, no me queda nada claro que la oposición armada a Al Assad sea una alternativa que haya que apoyar en Siria. Podría enlazar, si la censura de este sitio me lo permitiera, un sinfín de vídeos que muestran la inhumanidad de esos rebeldes a quienes ustedes defienden con singular vehemencia. Yo agradecería que ustedes fueran tan amables de respaldar las afirmaciones que hacen sobre Al Assad. Alba Rico acusa específicamente a Assad de degollar mujeres y niños. Bien, le agradecería a Alba enlazar vídeos donde las fuerzas de Assad estén degollando mujeres y niños. En los vídeos que he encontrado con actos de violencia semejantes, los degollamientos son siempre ejecutados por los enemigos de Assad. Si usted, Alba, no nos muestra las pruebas que demando, discúlpenos a sus lectores si en adelante dudamos de su palabra.

  • Alphonse

    El autor de este artículo no tiene ni idea de lógica o argumentación filosóficas. Dice: “En la historia, en la batalla, en la revolución, en este mundo terrible es perfectamente posible que Bachar Al-Assad haya usado armas químicas y que al mismo tiempo Obama mienta sobre el uso de armas químicas por parte de Bachar Al-Assad”. Eso es imposible. Mentir significa decir algo falso con la intención de engañar. No es posible que Obama mienta si de hecho ha habido un ataque con armas químicas. Por que independientemente de su intención, si el hecho que relata es cierto, no está mintiendo, por definición. Sr. Alba Rico, hágase un curso de lógica elemental antes de aconsejar a nadie en política internacional.

  • cuyarina

    entonces por qué las organizaciones internacionales no condenan de la misma manera a Rusia quién provee a la dinastía de tanques, aviones y armas, ? Acá el punto esterminar con el genocidio en contra de niños .Basta !!!!!!

  • bestela

    Mi primera reacción es de admiración y agradecimiento al autor por escribir con tan enorme lucidez un artículo con el que no puedo estar más de acuerdo. Mi segunda reacción es de desánimo al leer los comentarios. Si en un entorno de lectura reflexiva y tranquila hay tanta gente que no es capaz de analizar y comprender lo que está escrito, no es extraño que las disputas acaben a tiros.

  • Leonel Buendia

    A ver don, dejeme ver si entendí bien lo que usted esta diciendo:

    Estados Unidos de Norteamerica es un país pacifico que intenta ayudar a pobres pueblos indefensos, pueblos que reclaman por su libertad de manera legitima. Lo del pueblo reclamando su libertad es cosa harto lógica; pero honestamente me opongo energicameante a cualquier hipotesis que afirme que los Estados Unidos tienen intenciones nobles. Creo que o bien es usted victima de alguna enfermedad terminal que le impide escribir con lucidez, que es un estadounidense patriota de estos que simplemente defienden su bando (estupidamente) o que simplemente esta actuando bajo intereses economicos (cualquiera de las tres; muy triste, personas como usted no deberían de tener acceso a internet, o a un telado siquiera)

    Lista desde 1900 de paises intervenidos por estados unidos. Fuente: wikipedia.

    1900: China, intervención militar para sofocar la Rebelión Boxer.

    1914: 21 de abril invaden México por la detención de unos marineros borrachos en el puerto de Tampico, México y en respuesta la armada estadounidense invade el Puerto de Veracruz masacrando a la población civil.

    1915: Tropas de ocupación en Haití

    1916: Tropas de ocupación en la República Dominicana.

    1917: El presidente estadounidense Woodrow Wilson envió tropas a México encabezadas por el General “Black Jack” Pershing, el mismo que comandaría las fuerzas estadounidenses en la Primera Guerra Mundial para capturar al líder revolucionario Pancho Villa, la expedición fracasa.

    1918: Participación estadounidense en la Primera Guerra Mundial

    1926: Tropas de ocupación en Nicaragua

    1941 a 1945: Participación estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, en Europa y en el oceano Pacífico.

    1945 y 1946: Envío de tropas y bombardeos en China. [cita requerida]

    1946: Filipinas sostén del gobierno frente a una insurrección.

    1947: Grecia sostén logístico militar del régimen colocado por el Reino Unido [cita requerida]

    1950 a 1953:Guerra de Corea, bombardeos en China.

    1953: Irán: la CIA organiza un golpe de Estado.

    1954: Guatemala, caída del gobierno de Jacobo Arbenz.

    1958: Bombardeos en Indonesia.3

    1960: Bombardeos en Guatemala.

    1961: Cuba, Invasión de Bahía de Cochinos

    1958 a 1975: Guerra de Vietnam. Intervención en Laos, Vietnam del Norte y Camboya, invasión de Camboya.

    1964: Panamá, en represalia por los sucesos del 9 de enero

    1965:

    Indonesia, ayuda al gobierno en la represión de un complot prochino. [cita requerida]
    República Dominicana, Guerra Civil apoyada por la OEA, pese a que las fuerzas de intervención estadounidense fueron vasto mayor que las proporcionadas por la OEA (42,420 tropas estadounidenses); alrededor de 3.000 muertos. [cita requerida]

    1967 a 1969: Guatemala, bombardeos.

    1970: Omán, ayuda logística a Irán para oponerse a una insurrección a petición de este país. [cita requerida]

    1975 a 1999: Timor Oriental, sostén de la junta militar de Indonesia luego de las fuerzas de la ONU para su independencia.

    1980 a 1990: El Salvador, la ayuda militar al gobierno. [cita requerida]

    1980 a 1990: Nicaragua, apoyo militar a los Contras para derrocar a la Revolución Sandinista liderada por FSLN.

    1983: Líbano, fuerza multinacional. Invasión de Grenada.

    1986: Libia, bombardeo de varias ciudades y bases militares.

    1989: Filipinas, ayuda contra un golpe de Estado. Panamá, caída del general Manuel Noriega.

    1991: Guerra del Golfo Persico

    1990-1991 (Operación Tormenta del Desierto) en respuesta a una demanda de Kuwait (ocupado por Irak) en la ONU. Con sostén de la ONU y de varios países de OTAN.

    1993-1994: Somalia, intervención militar de EE. UU. para sostener las operaciones de la ONU.

    1994: Haití, intervención para instalar al Presidente elegido Jean-Bertrand Aristide

    1995: Bosnia Herzegovina, sostén a fuerzas de la ONU / OTAN en el mismo lugar.

    1998: Irak, bombardeo.

    1998: Bombardeo de una fábrica de medicinas (sospecha de pertenecer a bin Laden en Sudán, y de campos de entrenamiento terrorista en Afganistán.

    1999: Yugoslavia, el gobierno de Bill Clinton ordenó bombardeo a Serbia.

    2001-2003: Intervención en Afganistán en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

    2002: Filipinas, en el marco de la ‘guerra contra el terrorismo’. Con sostén del gobierno filipino.

    2003: Guerra de Irak, invasión a Irak.

    2004: Haití, los Estados Unidos, en una intervención militar y con la ayuda de Francia, Chile, y Reino Unido, deponen al presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide del poder en el marco de la operación MINUSTAH.

    2011: Invasión a Libia con la OTAN.
    Operaciones encubiertas, golpes, consejeros militares etc

    1903: Panamá, control del canal.

    1946 – 1949: Grecia. Apoyo logístico en la Guerra Civil Griega. [cita requerida]

    1964: Brasil. Colaboración con el golpe de Estado.

    1970 – 1973: Chile. Apoyo a la oposición al gobierno de Salvador Allende. Documentos desclasificados de la CIA pusieron en evidencia su apoyo a la oposición al gobierno de Allende desde los primeros días de su proclamación como presidente electo.

    1973: Uruguay. La CIA apoya el golpe de Estado hecho por Juan Maria Bordaberry, los servicios de inteligencia estadounidenses apoyan a los servicios uruguayos en el entrenamiento para la aplicacion de la tortura, participando de la Escuela de las Américas, el Plan Condor junto a Chile, Argentina, Paraguay y Brasil.

    1975 – 1980. Sudamérica. Colaboración por parte de la CIA en los intentos de puesta en marcha de la Operación Cóndor.

    1976: Argentina. Colaboración con el golpe de estado e implantación de la dictadura militar.

    1981 – 1988: Nicaragua. Apoyo logístico y financiero a la oposición del régimen sandinista.

    1989: Paraguay. La CIA organiza y apoya el golpe de estado en Paraguay, derrocamiento del régimen de Alfredo Stroessner por Andrés Rodríguez Pedotti.

    2002: Venezuela La CIA organiza y apoya el golpe de estado en Venezuela para derrocar al presidente Hugo Chávez.

  • maria suarez

    Es sencillamente increíble la manera como el Don Santiago Alba Rico es capaz de metre en el mismo saco al agresor y al agredido, o más bien a los agresores y al agredido –porque en este caso los agresores son Estados Unidos, Israel y el payaso presidente de Francia, que de francés cartesiano se han convertido en Tío Tom del Tío Sam, mientras que el agredido es el pueblo sirio, que es quien va a morir bajo las bombas del Premio Nobel de la Paz.

    Con toda su filosofía de café con leche, Santiago Alba Rico no logra deshacerse de su propio bloqueo mental que le impide distinguir entre Bachar al-Assad y la nación siria. Eso hace que para Don SAR, la simple existencia de Assad en Siria justifique todos los horrores que se vienen cometiendo contra ese país desde hace más de 2 años.

    Todavía estamos esperando las pruebas, no del uso de armas químicas –que por cierto, los defensores del bombardeo a Siria no acaban de mostrarlas, son tan convincentes que quieren mantenerles secretas– sino las pruebas de todos los horrores que Santiago Alba Rico, Mónica G. Prieto y otros plumíferos de este CuartoPoder, le achacan a Assad como verdades profusamente demostradas.

    Y siguen martillando sobre el tirano Assad, enfocándose en sus supuestos crímenes mientras que se niegan a ver que al-Nusra y otros de los que CuartoPoder llama “revolucionarios” son quienes están masacrando y asesinando con coches-bombas a los ciudadanos sirios que no quieren que Siria –el único país realmente laico de la región– se convierta en una dictadura sunní, al estilo de reinos y emiratos tan democráticos y revolucionarios como Arabia Saudita, Qatar y Turquía.

    Parece que eso es lo quieren para Siria los izquierdistas de izquierda como Santiago Alba Rico, Mónica G. Prieto, etc., algo que se parezca a Arabia Saudita, Qatar y Turquía.

    ¿Quizás el Egipto de Morsi?

  • Mamporrera

    Más sobre rebeldes Sirios, espero veros algún dia como periodistas delante de un tribunal de justicia internacional como carniceros a sueldo… http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=alCsFKyAZR8&bpctr=1378331878

  • manolo

    Don Santiago: Hace mas de un año y medio que usted escribio esta especie de ensalada. Francamente yo no se adonde queria ir con esos esos comentarios. Lo concreto es que usted, sin querelo quizàs, se pone del lado de aquellos que agreden en la sangre al pueblo sirio. Hoy en Mayo del 2015, espero que la realidad pueda aportarle algo màs de lucidez. Atentamente, Manolo

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend