Un país serio

4
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura del Foro de Marcas Renombradas celebrado en Barcelona el pasado jueves. / Marta Pérez (Efe)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura del Foro de Marcas Renombradas Españolas celebrado en Barcelona el pasado jueves. / Marta Pérez (Efe)

"El país en su conjunto debe proyectar una imagen de seriedad", dijo hace solo unos días el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la clausura de un acto organizado en Barcelona con motivo del XV aniversario del Foro de Marcas Renombradas Españolas (FMRE). Una frase que nos invitaba a reflexionar sobre nuestra idiosincrasia como sociedad: ¿queremos seguir siendo un país de charanga y pandereta, configurado alrededor de la siesta, los chascarrillos de Arévalo y Bertín Osborne, los cubatas de sobremesa, las cenas a las once de la noche y la picaresca como forma de vida? ¿Es esa la imagen que realmente queremos dar? El presidente de todos los españoles propone que apostemos por la formalidad, la sensatez, la responsabilidad, la solvencia y la mesura, la prudencia y la rectitud. Rajoy quiere hacer de este un país respetable que "proyecte una imagen de seriedad".

El mismo día que Rajoy realizaba esa conmovedora declaración de intenciones supimos, nosotros y el resto del mundo, que cada vez más estudiantes de la Universidad de Sevilla, ante las dificultades para alimentarse correctamente, se llevan a sus casas el segundo plato de los menús subvencionados para poder cenar en condiciones. Han subido las matrículas y han bajado las becas. Justo cuando Rajoy reclamaba una imagen de seriedad, y anunciaba que "la economía española crece al mayor ritmo desde 2008", el ministro de Educación, José Ignacio Wert, tuvo que admitir que la cuantía media de las becas ha bajado este curso un 10%, aproximadamente 300 euros.

Publicidad

A nivel personal, Mariano Rajoy ha realizado grandes esfuerzos por resultar coherente con su propuesta, y proyectar esa imagen de seriedad que reclama para España. Recuerden sin ir más lejos sus SMS a Bárcenas cuando ya se sabía que el ex tesorero del Partido Popular tenía cuentas en Suiza: "Luis, se fuerte", "Luis, nada es fácil, hacemos lo que podemos". Un tipo serio y cabal este Rajoy. Como lo fue su predecesor al frente del PP, José María Aznar, del que ahora sabemos gracias al juez Presa Cuesta que cobró sobresueldos de su partido cuando ya estaba al frente del ejecutivo, pese a que lo prohibía la Ley de Incompatibilidades de Altos Cargos.

Rajoy exige seriedad sin duda porque su partido ofrece seriedad. Sobre todo a nivel económico, que es donde el Gobierno presume de moverse como pez en el agua. Acabamos de enterarnos de que gracias a un decreto del actual ejecutivo, que convirtió en monetizables (garantizados por el Estado) parte de los créditos fiscales que permitirán a los bancos ahorrarse impuestos en el futuro, la banca ha conseguido salvar más de 40.000 millones de euros de capital. Sí, esa banca que mientras el país sigue hundido en la miseria ya ha ganado en 2013 la friolera de 7.274 millones. ¿Y qué me dice de la seriedad laboral? Un cambio estadístico ha ‘creado’ por arte de magia 377.000 empleos y baja la tasa de paro al 25,73%.

Todo vale. Incluso que el líder de un partido corrupto hasta las trancas, presidente de un Gobierno quemado, pida que el país proyecte una imagen de seriedad. El mismo país en el que, según el CIS, la corrupción se ha instalado en el segundo puesto de las preocupaciones de sus ciudadanos. El país donde el fiscal general del Estado denuncia la falta de medios y de leyes contra la corrupción.

La imagen de seriedad de España es, me temo, la que proyecta su presidente: en plasma, en diferido, en blanco y negro.

4 Comments
  1. albert says

    El partido que gobierna, pone de cabeza de lista para las europeas, a quien tuviera como minstro de agricultura pesca y medioambiente. Nada que objetar por esto. Si no fuera porque siendo parte interesada, como familiar terrateniente perceptor de subvenciones agrarias, empresario del bunkering en la bahia de algeciras, modificador de la ley de costas para negocios inmobiliarios de familia y allegados, modificador de la normativa de comestibles, aditivos y semillas modificadas genéticamente… toda una retahila de hechos e intereses colusorios, de lobista para si, familiares, amigos y multinacionales… harían que en un país no tan serio como España, que estuviera apartado de la política e incluso procesado judicialmente.
    Remarco, todo lo dicho anterior son supuestos que no tienen que ser verdad. Vaya uno a enaltecer algo.

  2. juanjo says

    Pero, que seriedad podrá transmitir un Estado cuyo Gobierno se encuentra presidido por un sujeto tan obsceno como el Rajoy?

    ¿Con qué moral podrá pedir seriedad un sujeto que, además de amigo de corruptos y corrupto él mismo (lo de los sobres negros cada día está más claro), es un mentiroso compulsivo.
    ..
    Como señaló hace un año el periodista británico J. Carlin, en su país gente como el Rajoy y sus secuaces no sólo hubieran sido obligados a dimitir, sino que probablemente estarían condenados a largos años de cárcel.

Leave A Reply

Your email address will not be published.