La justicia actúa

granados_portada2
Granados abandona su domicilio de Valdemoro (Madrid) en un vehículo de la Guardia Civil tras ser detenido. / F. Villar (Efe)

“Hay que ayudar a la justicia a que actúe”, dijo Mariano Rajoy dejando escapar una ráfaga de perdigones. “Tenemos que dejar trabajar a la justicia”, gruñó María Dolores de Cospedal entre regüeldos de atascaburras. Ana Mato pidió “dejar trabajar a la justicia” desde el fondo de su garaje vacío. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, movió su bigote aznariano para decir que, en el caso Blesa, “hay que dejar que la justicia haga su trabajo”. Incluso Rosa Díez, líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), exigió que, para solucionar el peliagudo tema de Caja Madrid/Bankia, “se deje trabajar a la justicia”. “Dejemos que la justicia trabaje”, sentenció Miquel Roca, abogado de la infanta Cristina.

Publicidad

Pues bien, la justicia ha actuado, ha trabajado. Y ha hablado. El juez Pablo Ruz emitió el pasado viernes un auto (resolución judicial razonada) en la que ponía de manifiesto que el Partido Popular, el grupo político que gobierna en este país, pagó en dinero negro 750.095 euros por las obras de reforma y acondicionamiento de la planta baja de su sede central en la madrileña calle Génova. Esa suma, abonada en 2006, se añade a los 960.347 euros pagados, también con dinero B, por la remodelación de las plantas segunda, tercera, cuarta y quinta del mismo edificio.

La justicia ha actuado, ha trabajado, como pedían insistentemente Rajoy, Cospedal, Ana Mato y tantos y tantos otros. Y ha dicho que el PP pagó con fondos opacos, con dinero negro, 1,71 millones de euros por las reformas de su sede nacional. Poco más se puede decir, salvo que en un país decente un Gobierno en semejantes circunstancias debería caer de inmediato. A no ser que, cuidado, no tengan nada de lo que avergonzarse...

“¡Yo quiero un gobierno como el que preside Jaume Matas en Baleares!”, soñó Mariano Rajoy, en voz alta, el 28 de febrero de 2004. Los deseos del presidente se han cumplido: su Gobierno ya es tan corrupto como el Matas. ¿Acabará Rajoy como su modelo? De no ser así, de seguir viviendo como si nada en un país pútrido, en el que el partido que gobierna maneja dinero negro, deberíamos buscar otra palabra para esta forma de organización social. Democracia le viene grande.

Hace solo un par de días, el pasado domingo, Mariano Rajoy habló ante centenares de cargos del Partido Popular durante la clausura de la XXII Intermunicipal que se celebró en Murcia. “Ya sé que se han producido algunas pocas cosas que no nos gustaría que se produjeran, pero estamos tomando decisiones y la Justicia está actuando. Dejémosla trabajar”, insistió el presidente. La justicia ha trabajado, y ha hablado, y ha suprimido el término “presunto” cuando acusa al PP de manejar una cuenta en B, dinero negro. ¿El Gobierno está “tomando decisiones”? No lo dude usted…

“El juez Ruz tiene los meses contados”, cuenta El País. El Poder Judicial discute qué hacer con la plaza de la Audiencia Nacional que ocupa en comisión de servicios el magistrado Pablo Ruz. Afortunadamente, mientras el Gobierno "toma decisiones" sobre esas "algunas pocas cosas que no nos gustaría que se produjeran", la justicia sigue actuando: "Francisco Granados, ex número dos del PP de Madrid, detenido en una redada anticorrupción por blanquear dinero en Suiza".