Lo de Grecia no ha terminado

5

Alejandro_InurrietaLa mayoría de medios de comunicación en España, algunos economistas estrella y buena parte de la clase política anda regocijándose del aparente fracaso del nuevo Gobierno griego, que “lamentablemente” ha salido de las urnas. El propio Ministro de Economía alemán lamentaba el voto del pueblo griego, en un alarde de sinceridad. Ha expresado lo que muchos no se atreven a decir en alto: a sociedades como la griega no hay que dejarlas votar libremente, porque son capaces de elegir a Tsipras, en lugar de a los Karamanlis, o los Papandreu, coalición favorita para la progresía española y los economistas mixtos que tanto nos ilustran en las tertulias.

La realidad es que a día de hoy el problema griego está lejos de haberse solucionado, y por tanto los cantos de sirena sobre victorias y derrotas simplemente responden a guerras dialécticas, mucho más de corte ideológico, que económico. La situación griega no se está jugando en Bruselas, ni es Alemania la que tiene la llave para inclinar la balanza. Mientras algunos despistan despreciando, con tintes incluso racistas, a personas tan dignas y formadas como Varoufakis, el tablero real lo están dilucidando los griegos junto a chinos y rusos, aunque, de momento, no existan señales claras de cómo va la partida.

Volviendo a lo profano, y lo que vende mediáticamente, aparentemente, Grecia habría claudicado en su programa máximo, que, todo el mundo sabía, no se podía cumplir en un mes, y simplemente está comprando tiempo. Lo que nos dejan ver los medios es simplemente la epidermis de un gravísimo problema que afecta a la totalidad de los europeos, y cuyas consecuencias serían mucho más graves y dolosas que tener que sufragar las quitas parciales de deuda que proponía Tsipras y que comparto plenamente.

Publicidad

Pero de lo que verdaderamente se ríen los que añoran a los Karamanlis y Papandreu, aquellos que han destrozado Grecia, con la aquiescencia de la pléyade de burocrátas de Bruselas, entre ellos Draghi, es de Grecia y su población. De hecho, disfrutan viendo a la población sufrir y pedir de rodillas la continuidad del rescate, por supuesto en los mismos términos que dejaron atados los sátrapas anteriores.

La gran pregunta que surge es, ¿por qué se deleitan los progres con el fracaso de Syriza? La respuesta es que hay mucho miedo a que movimientos políticos formados y con reputación, como muchos de los miembros de Syriza, puedan plantar cara, o al menos negociar de frente y no de rodillas, con la oligarquía financiera que domina esta Europa. Solo las imágenes de los rostros de De Guindos, Rajoy o la propia Merkel, explican este cambio, probablemente estético, que choca con la pleitesía de la coalición vergonzante que tanto gusta a los progres oficiales en España.

En términos económicos, Syriza sí que se ha encontrado un país devastado. Sin apenas recaudación fiscal, con fuga masiva de capitales y con drama social que no ha encontrado la mínima solidaridad entre los restos del naufragio socialdemócrata europeo, que claramente ha mirado para otro lado. En estos casos, y solo para empezar, habría que haber cerrado las fronteras al capital, inmovilizando una gran parte de dichos ahorros, como pasó en el Reino Unido allá por 1945. Esta medida, que ya se choca con los Tratados de la Unión simplemente responde a una situación dramática, que también propone Richard Koo, entre otros, ante una descapitalización utilizada como chantaje por parte del gran capital.

En segundo lugar, y una vez que esto no se ha podido implementar, no cabe otra solución que una profunda reestructuración de la deuda griega, porque va a ser imposible pagarla, salvo que aboquemos a Grecia a la bancarrota. Implantar un sistema fiscal que funcione, luchar contra la corrupción de la coalición gobernante hasta ayer, tarda mucho tiempo en cuajar y lo que Grecia necesita es un plan Marshall que inyecte capital no ocioso en la economía, algo que le gusta mucho a Bruselas. Yo te doy dinero para que pagues a mis bancos y a mis instituciones, especialmente al BCE o al FMI. No hay que salir en la televisión para saber que este circuito absurdo del dinero tiene un fin en sí mismo: seguir esquilmando a una economía que no va a salir del hoyo. Pero poca gente evalúa qué pasaría si Grecia quiebra. El futuro de la UE y el euro, aunque el peso de Grecia sea pequeño, se ensombrecerían aún más, y las instituciones quedarían dañadas de muerte. Pero además, el riesgo que otras economías puedan ser atacadas y lanzadas al vacío, cobraría más fuerza si cabe.

Por tanto, ¿por qué se está tensando tanto la cuerda?, ¿qué ganan Alemania y la Troika, si saben que, seguramente, no van a cobrar la totalidad de los préstamos? Solo el riesgo de las derivas políticas alternativas a las oligarquías dominantes no parece suficientemente sólido. Probablemente, estemos ante un juego de caza mayor, que normalmente no se discute los sábados en La Sexta. El núcleo gordiano es también geopolítico y estratégico, y eso no viene en Google. Pero, mientras, algunas pequeñas cosas van pasando en Grecia: se sube el salario mínimo, se cierran los CIES o se anulan las bajadas de pensiones y los despidos a funcionarios.

El tiempo nos lleva a repensar qué queremos para Europa y si vamos a permitir humillar a la población griega, no a Syriza. Las conquistas políticas y económicas griegas serán las de los europeos que buscan superar la presión de la oligarquía financiera que tanto daño ha hecho a la economía y política griega. Por eso, hay que esperar y ver qué nos depara el futuro. No miremos solo por el retrovisor, ampliemos la lente y veremos que Grecia puede ser el detonante de un cambio más profundo. Y si Grecia no lo supera, el devenir europeo será aún peor que el que nos brindan todos los días los que mal gobiernan Europa, y quienes les alientan desde las tribunas. El miedo a Podemos nubla la inteligencia y genera un falso debate entre el realismo y el supuesto populismo. Atentos y recen.

(*) Alejandro Inurrieta es economista y director de Inurrieta Consultoría Integral.
5 Comments
  1. sardinas en lata says

    ……grecia cedera en su medida, despues de un ejemplo dado por syriza, europa cedera en su medida so pena de lo que atisbas, podemos se tentara la ropa y si saca algo sustancial en elecciones tendra que verselas con la realidad, realidad que tendra que suavizar la politica actual europea, cosa que puede rentabilizar la socialdemocracia, que te guste o no, es el igual menos imperfecto a la ecuacion anterior…..y aunque es muy cuestionable su critica a syriza y que comparto contigo, no deja de ser un juego de propaganda partidista no mayor ni menor de la de los otros contendientes, incluido podemos, aunque nos altere la dignidad, lo mismo que las propagandas sobre lo que se esta jugando. lo que es de prioridad absoluta segun mi gusto es que el pp pierda la mayoria absoluta, no siendo momento para mayoria absoluta de nadie, que jueguen las cartas en torno a la realidad plural y veremos.

  2. ramón moreno palau says

    Hoy en las paginas de EL PAIS el nobel de economia PAUL KLUGMAN no da a SYRYZA Y TSIPRAS por vencido ni mucho menos y cree que GRECIA es el primer pais que se atreve a discutir el austericidio provocado por la MERKEL y sus aliados en los paises mas debiles del sur-GRECIA,españa,portugal,chipre e ITALIA-incluso TSIPRAS se ha destapado contra los primeros ministros de ESPAÑA Y PORTUGAL y ha denunciado su actitud obstruccionista al gobierno de SYRYZA,interesados como estan en su fracaso para luego venderlo para sus públicos locales,lo que denuncia TSIPRAS es totalmente verosimil,estos dos alumnos aventajados de un austericidio que ha devastado a sus pueblos,quieren seguir siendo los niños mimados de fraurottenmerkel y para eso nada mas inconveniente que un triunfo de la progresista SYRYZA,antiaustericidio y partidaria de reparar el destrozo social lo antes y lo mejor posible

  3. arbolito says

    Estoy de acuerdo con su comentario.La forma de enfrentarse a tanto poder es la unión.Se necesita´por lo menos,la unión de Grecia,Italia,España,Portugal,Irlanda y Francia.Ellos,los amos de Europa,pueden tumbar as un país cuando quieran.O poner a un banquero al frente de su gobierno(Grecia,Italia)

Leave A Reply

Your email address will not be published.