Periodismo: cambio de paradigma

8
periodismo_el_pais
Portada del pasado sábado de 'El País' en la que aparecen unas declaraciones modificadas de Pablo Iglesias. / kiosko.net

“Mi candidatura evidentemente la voy a presentar. Nos han votado siete millones de españoles y creo que, en la situación en la que estamos, un poco de cordura y sensatez viene bien. Éste es el único planteamiento serio…”, dijo Mariano Rajoy la noche del pasado jueves a su llegada al Museo del Prado, donde presidió la entrega de condecoraciones de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio. Solo unas horas después el presidente del Gobierno en funciones declinó la proposición del rey Felipe VI. “No estoy en condiciones de presentarme a la investidura”, dijo en una rueda de prensa a la vieja usanza, sin plasma, en directo y con preguntas. Los periodistas que asistieron al evento no le interrogaron por ese sorprendente cambio de planes y, lo que resulta aún más inaudito, tampoco por dos noticias de última hora que afectaban directamente a la línea de flotación de su partido: el PP había sido imputado/investigado por destruir pruebas del caso Bárcenas, y acababa de dimitir Federico Ramos de Armas, mano derecha de la vicepresidenta del Gobierno, Sáenz de Santamaría, por el caso Aquamed.

Publicidad

Los periodistas tenían a Rajoy de rodillas, con las defensas bajas y el cuello descubierto, y en lugar de lanzarse a su yugular política, le preguntaron por el futuro, por su 'movimiento táctico', por la no retirada… ¿Corrupción? ¿Imputación/investigación? ¿Dimisión de Ramos de Armas? Ni una palabra. Los periodistas que rodean al presidente dejan que escape vivo, que se retire a su cueva sin un arañazo, que la podredumbre que le rodea no salpique sus portadas e impida que continúe siendo una alternativa de Gobierno

Publicidad

Puestos a ser dóciles, prefiero el descaro de los veteranos. Ahí tienen a ABC, 'el gran diario español', resumiendo ese mismo día la dimisión de la mano derecha de la vicepresidenta en un titular prodigioso: “Soraya Sáenz de Santamaría rejuvenece su imagen”. Y es que la vicepresidenta ha sorprendido esta mañana en su comparecencia ante los medios con un toque de lo más chic, luciendo una gafas de pasta negra que están muy de moda”. Ya, pero ¿y la dimisión de su mano derecha por el caso Aquamed? Eso ya tal. Mire, mire qué gafas tan chulas…

ABC es un ejemplo maravilloso de periodismo no ya dócil, sino directamente obediente: si trasladasen la redacción a Génova 13, no servirían mejor a los intereses del Gobierno. “¿Dónde está hoy el bebé de Bescansa?”, titulaban el día en que Santamaría rejuvenecía su imagen, que era el mismo en que Pablo Iglesias y la plana mayor de Podemos comparecieron tras su encuentro con el Rey y ofreció al PSOE un proyecto de Gobierno conjunto. Un análisis político a la altura de un diario centenario.

La complicidad con el Gobierno suele estar directamente relacionada con la connivencia con el poder. El País, diario que un día presumió de progresista, ve con peores ojos a un Podemos bolivariano que a un PP corrupto hasta la imputación. Y no duda incluso en manipular en portada las palabras de Pablo Iglesias para enfangar su apuesta, para irritar a los barones socialistas (¡humillación!), para confundir a los lectores. “Que Sánchez pueda llegar a ser presidente es una sonrisa del destino que me debe agradecer”, decía El País en su portada del pasado sábado, entrecomillando las declaraciones de un líder de Podemos que evidentemente pecaba de arrogancia. No era para tanto, porque la frase estaba manipulada. En realidad Iglesias había dicho “Que Sánchez pueda llegar a ser presidente es una sonrisa del destino que él siempre tendrá que agradecer”. Es parecido, pero no es lo mismo. Sobraba el pronombre, una adaptación literaria, una minucia plenamente justificada, puesto que ayudaba al lector a entender la soberbia y la maldad intrínseca del secretario general de Podemos. El cambio del paradigma, que no crisis, al que se refiere Juan Luis Cebrián cuando habla del periodismo.

8 Comments
  1. Mecacholo says

    #Asco.

  2. Albéniz says

    El posible pacto entre PSOE y Podemos mejora las audiencias de las TV de derechas
    http://www.bluper.es/noticias/posible-gobierno-izquierdas-mejora-audiencias-programas-derechas

  3. Piedra says

    La derecha faciosa, grandes de España, patriótica, acumulativa, ladrona y asquerosa a la que la mayor parte de los medios dizque de comunicación se deben no soportará un gobierno de gente decente, así que, querido Albeniz, la docilidad, la manipulación y la tergiversación es el menor daño que pueden hacer.

  4. Guadiz says

    Para decirlo todo, habría que añadir que Pablo Iglesias publicó 8 tribunas el pasado año (y otro artículo recientemente) en El País. Por ese lado, Podemos no debería quejarse demasiado.

  5. matusalen says

    curioso que pase casi desapercibida la jugarreta de Rajoy en connivencia? con felipon para declinar-no declinar…. y ahora ya empieza a tomar contactos, contactos que puede tener tiempo después de ser nombrado, y que no parecía importante cuando decía que tenia una oferta irresistible para presentar en la investidura. me parece de alta importancia el paso de Rajoy por el talamo, cosa que curiosamente a podemos ahora no le interesa, muy prisones ellos. no se que pensaran los gurus del nuevo periodismo?, jeje….lo seguro es que si no hay novedades en la renunion socialista el sábado, sanchez debería declinar la oferta de formar gobierno primero, xq si no, será felipon quien mande a la pira al socialista, vistos los mensajes podemitas, volviendo al ppsoe y a la jauría de la mesa a la minima…..esperando Rajoy su momento fumando un puro.

  6. Josu says

    La podredumbre nos rodea con el pp «pluriinvestigado». Podemos en un continuo show le manda a Sánchez un regalo envenenado, mientras los barones lo despellejan… Nuevas elecciones y más de lo mismo.

  7. francia1789 says

    Del ABC, ya ni hablar; pero llamar periodismo a lo que hoy hace EL PAIS es ser demasiado generoso. Decía el presidente Rafael Correa que «desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa no es más que la voluntad del dueño de la imprenta. Si tenemos en cuenta que ese medio propagandístico está controlado por un fondo buitre de capital criminal y que el egocentrista de Cebrián hace muchos años que perdió la vergüenza, lo mejor que puede pasarle a ese medio es que se muera.

Leave A Reply

Your email address will not be published.