Sabor a hiel

4
canamero_antena_3_entrevista
Imagen de la entrevista de Sandra Golpe a Diego Cañamero, por la que Ana Rosa Quintana criticó al sindicalista. / antena3.com

Ana Rosa Quintana, la mujer que comparte el trono de la telebasura matinal con Susanna Griso, la ha tomado con el sindicalista Diego Cañamero (ver vídeo, abajo) por un posible desliz lingüístico de este último. Asegura la escritora y presentadora que el diputado de Unidos Podemos ha dicho “pograma” en lugar de “programa”, y que quien comete semejante torpeza no se puede sentar en un lugar tan importante como el Congreso de los Diputados.

Publicidad

Tiene mucha razón Ana Rosa. Cañamero es un paleto. Un obrero. Un mindundi sin preparación, y jamás debería codearse con señorías de la grandeza y el prestigio de, por ponerle un ejemplo, Pedro Gómez de la Serna o Celia Villalobos. Sí, la señora aquella que chillaba al chófer del coche oficial, en plena calle, junto a los leones, aquello de “¡Manolo, vamos coño! ¡Joder, no son más tontos porque no se entrenan!”. El Congreso es un templo no solo de la soberanía del pueblo, si no de pulcritud en las formas, las palabras y los hechos: recuerde que han sido diputados intelectuales del prestigio y la categoría moral del, ahora inversor en Sicav, Vicente Martínez Pujalte.

La prueba definitiva de que Ana Rosa tiene razón, y el Congreso es un lugar sagrado, reservado únicamente para aquellas élites con un lenguaje exquisito, es Rafael Hernando, portavoz del PP en dicho lugar. Un poeta de la comunicación. El Federico García Lorca de la política de nuestros días.

Ana Rosa sabe de qué habla. Primero porque trabaja en Telecinco, seguramente la empresa audiovisual que más ha hecho en este país por la cultura. Segundo, porque su pograma, o programa, o como se diga, es un reducto para eruditos y culturetas: ha contado y cuenta con colaboradores tan acreditados y respetados a nivel académico como el conde Lequio, María Patiño o Mario Vaquerizo. Y tercero, porque ella misma es una mujer que tiene como misión principal en su vida profesional velar por que los cambios que experimente la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico. Como la Real Ademia Española, para que usted me entienda, pero en la tele y justo antes de Hombres, mujeres y viceversa.

Cuando la Ana Rosa televisiva, Chanel y glamour, se burla del Cañamero rural, boina y moscas, lo hace desde la autoridad que le confiere un dominio del lenguaje tan apabullante como para, además de hablar en directo ante millones de espectadores, firmar libros de ventas millonarias. He dicho firmar, que no escribir, porque ante la posibilidad de cometer errores tan intolerables y vergonzosos como los de Cañamero, Ana Rosa ha tenido la sensibilidad y la prudencia de confiar sus best sellers a las plumas de los habituales negros: en  Sabor a hiel, gran éxito de Ana Rosa publicado por Planeta, usted encontrará páginas enteras de Danielle Steel o Angeles Mastretta. Que una cosa es el plagio, problemilla de intelectuales, y otra la ignorancia, mal de obreros.

Iniciativa Debate (Vimeo)
4 Comments
  1. Mecacholo says

    ¡Qué #Ascazo me da el pijerío!

  2. Carmen Diaz gonzal3z says

    Es normal que un inculto como ese tipo cobre 3.000 euros de todos los españoles

  3. Clara says

    Carmen Diaz. No es normal que gente como Cañamero esté en el Congreso. No, la mayoría han tenido accseso a la educación. Cañamero no: a los ocho años ya andaba por el campo. Eso sí: es ejemplo de honestidad y decencia. Ya que hablas de sueldo, Cañamero se ha puesto uno de 55€, lo que gana un vareador del olivar.

Leave A Reply

Your email address will not be published.