Los (justamente) olvidados por los Goya

2
Premios_Goya_nominaciones
Asier Etxeandía y Emma Suárez, durante el acto de presentación de las nominaciones a los Premios Goya. / Sergio Barrenechea (Efe)

Este año las nominaciones a los Premios Goya se han anunciado antes de lo habitual, en diciembre en vez de en enero. Lo hicieron Asier Etxeandía y Emma Suárez (bastante sobreactuados para algo tan serio y académico) en la sede de la Academia de Cine y ante una concurrida sala llena de compañeros de la prensa.

Hubo pocas sorpresas. La novia, una película que ha recibido excelentes críticas, se ha llevado 12 nominaciones. Veremos ahora si este respaldo académico tiene su recompensa en las salas de cine. De momento, la película no entró, el fin de semana de su estreno, entre las 10 películas más vistas. Y ahora, encima, llega Star Wars con toda su artillería publicitaria y su invasión en cientos de salas.

Para cuando se entreguen los Goya, el film, dirigido por Paula Ortiz e inspirado en la lorquiana Bodas de sangre, ya habrá desaparecido de las salas y es muy dudoso que los Premios Goya (que para eso se crearon) le ayuden en una segunda carrera comercial. La novia necesitará suerte y un buen boca a boca.

El resto de candidatos a la mejor película son la voluntariosa ópera prima de Daniel Guzmán A cambio de nada, la estupenda dramedia de Cesc Gay, Truman, la entretenida aunque también disforme Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, y la aburridísima Nadie quiere la noche, una película claramente fallida (la crítica la masacró en el Festival de Berlín) pero dirigida por Isabel Coixet, una mujer a la que la Academia ha mimado siempre.

la-novia-cartel
Cartel de 'La novia', película con más nominaciones a los Goya: doce.

Las más sonadas películas que se han quedado fuera de esta categoría son la estupenda producción El desconocido (su director, Dani de la Torre, sí ha sido nominado), Felices 140 (que llegó a ser preseleccionada para ir a los Oscar por España), Negociador (original película nominada, con cordura, al mejor guión original) y La adopción (que parecía muy de premio pero se ha quedado en el camino y todo ello a pesar del trabajo de Nora Navas, que sí ha sido nominada por Felices 140).

Los dos grandes olvidados en estas nominaciones han sido Álex de la Iglesia, exdirector de la Academia y premio Goya por El día de la bestia, y su tocayo Alejando Amenábar, nueve veces ganador del premio. Tanto De la Iglesia como Amenábar han estrenado este año dos películas (Mi gran noche y Regresión) que han funcionado bien en taquilla pero que han resultado muy decepcionantes.

La primera es otra vuelta de tuerca a la bufonada de brocha gorda que acostumbra a rodar el director bilbaíno y la segunda es un anodino thriller al que se le notan todas las costuras y está rematado con uno de esos finales tramposos que tanto le gustan al director de Los otros. En definitiva: cine viejo y acartonado que afortunadamente no ha tenido su respaldo en los Goya, galardones que sí han respaldado a óperas primas tan estimables como las citadas A cambio de nada o El desconocido además de B o Techo y comida, con tres justas nominaciones, aunque se echa en falta el reconocimiento al niño Jaime López.

Con pocas nominaciones quedan la sórdida y desagradable El rey de la Habana, la irritante y muy hipster Requisitos para ser una persona normal y la ridícula Ma ma. Palmeras en la nieve todavía no la ha visto nadie y no se entiende que entre en estos premios.

Quedan fuera de los Goya, aparte de los trabajos de los ya citados De la Iglesia y Amenábar, las espantosas comedietas Murieron por encima de sus posibilidades, Rey gitano y 8 apellidos catalanes, las mediocres Lejos del mar y La playa de los ahogados, las decepcionantes (a pesar de sus buenas críticas) Los héroes del mal y Los exiliados románticos y una película interesante pero demasiado redicha como Las altas presiones.

La gala de la 30 edición de los Premios Goya se celebrará el próximo 6 de febrero y solo conocemos un ganador seguro: el Goya de honor a Mariano Ozores, un premio absurdo para una academia de cine. Se supone que los Goya son premios a los mejores, premios al talento, a la excelencia, a la calidad. No se entiende que se premie a uno de los representantes del cine más chusco, cutre y casposo que se ha hecho en este país. Ellos sabrán.

2 Comments
  1. Keyser says

    Buen análisis pero, si me permites, haría tres puntualizaciones:
    1. Según Rentrak, «La novia» fue la sexta más vista del fin de semana en España, algo por debajo de sus expectativas. Si sale triunfadora, quizá se repita el fenómeno de «Vivir es fácil con los ojos cerrados», que recaudó mucho más en su reestreno que en su estreno comercial.
    2. En 2012 la Academia prohibió, con buen criterio, que los niños menores de 16 fuesen nominados. Creo que sigue vigente tal norma.
    3. «Autómata» fue nominada el año pasado a cuatro Goyas: dirección artística, diseño de vestuario, fotografía y sonido. «A esmorga» optó al mejor guión adaptado.

  2. IVÁN REGUERA says

    Gracias por la puntualización, Keyser.

Leave A Reply

Your email address will not be published.