IVÁN REGUERA | Publicado: - Actualizado: 30/3/2017 15:57

Entrevista a José Coronado
El actor José Coronado, en una imagen reciente. / Vasaver

Tiene 60 años y lleva 30 en el oficio. Nació en una familia de pasta y abandonó Derecho y Medicina, pero acabó siendo un buen jugador de mus y de póquer. Su dilatada carrera empezó con un anuncio de whisky en Mallorca por el que le pagaron una pasta. Coronado conoce bien el oficio, tanto sus miserias, como sus subidones, como cuando le dieron el Goya por interpretar a Santos Trinidad en No habrá paz para los malvados. Ahora regresa a un género que no suele practicar: la comedia. La comedia cuñada para más señas.

 ‘Es por tu bien’ se mete en jardines ideológicos: el ‘cuñao’ contra el ‘perroflauta’, el ‘nini’, el intelectual… ‘Es por tu bien’ se maneja en el estereotipo. ¿Qué te sedujo del guión?

— Al leer el guión vi una comedia muy divertida, una comedia no de chistes fáciles, sino de situaciones… Vi que quedaba reflejada, con los 14 personajes que somos, toda nuestra sociedad. Lo divertido es que nos ponen los unos contra los otros.

Una lucha generacional.

— Sí, los cuñaos no se aguantan entre ellos, pero se unen para un objetivo común, que es acabar con los novios de sus hijas. Y luego está la lucha de cada uno con los respectivos yernos, sus mujeres…

Las mujeres son también un poco ‘cuñadas’. ¿Otro estereotipo?

— La linea es muy delgada, te puedes pasar a la caricatura. Pero es una historia real. Podemos tener cuñaos así, igual de facha y reaccionario que el mío. La gente va a salir con una sonrisa pensando que tiene en la familia un cuñao parecido.

“La gente va a salir de ‘Es por tu bien’ con una sonrisa y pensando que tiene en la familia un ‘cuñao’ parecido”

La película se podría haber llamado El club de los supercuñaos. La palabra cuñao es una manera de destapar una España rancia que no tenía nombre. Los del túnel es, por ejemplo, otra reciente comedia de cuñaos ¿Esto ya es un subgénero patrio?

— Ya estaba inventado esto, desde las comedias de Tracy y Hepburn o El padre de la novia

Tu personaje es un poco el de El padre de la novia, pero en vez de un ex agente de la CIA, es un abogado con pasta.

— Es el más imbécil de los tres.

¿Crees que es el peor, el mas idiota?

— Al menos, el más peligroso, el más egoísta.

El más poderoso seguro.

— Sí, cree que con dinero se arregla todo. Y ese “es por tu bien” es mentira, es por el bien de ellos. Quieren que sus hijas sigan una vida de una forma y que se casen por la Iglesia, con este señor… En vez de tener respeto y pensar, de verdad, qué es lo que quiere tu hija.

Cartel de 'Es por tu bien'
Cartel de ‘Es por tu bien’.

¿Que es lo más difícil al hacer comedia? Tú haces más ‘thrillers’. La gente asume que la comedia es fácil de hacer y puede que sea lo más difícil de hacer.

— Sin duda alguna. Pero la gente opina que hacer comedia es sencillo. La comedia tiene que tener un ritmo más medido y es un genero que no puede apoyarse en otros elementos. No tiene una música que entra, un travelling que se acerca… La comedia es el ritmo que marca el actor, que tiene que provocar la risa. Necesita más concentración y meterte en el ritmo que marca el guión.

¿Cómo te has llevado con Javier Cámara y con esa bestia parda que es Roberto Álamo, que en persona es súper frágil, nada que ver con sus personajes?

— Roberto es de los tipos más sensibles que yo he conocido, sin duda alguna. En contraposición con la imagen que tiene de bestia. Él es todo lo contrario. Ha sido un lujo. Y con Javi Cámara había trabajado en Periodistas. Me congratulo de tener a estos dos grandes en un género que hacía mucho tiempo que no practicaba. Ha habido empatía haciendo tres personajes orgánicos y creíbles, y encima nos hemos hecho muy buenos amigos.

En la peli los antidisturbios te dejan echo un Cristo. Te acabas metiendo en fregados antisistema. ¿Crees que lo que está pasando en España tiene gracia?

— Por desgracia este país no tiene gracia. Pero en la vida hay que reírse. Y no sólo en España, mira lo que está pasando en Estados Unidos. Yo creo que La La Land ha tenido aceptación, porque la gente lo está pasando mal por la situación que está creando Trump.

Igual resulta que Trump es el megacuñao. Y dirige el mundo.

— Es el Excelentísimo señor Donald, sin duda alguna (Risas).

“Creo que ‘La La Land’ ha tenido aceptación porque la gente lo está pasando mal con Donald Trump”

— ¿Qué tiene Enrique Urbizu, que logra esas cosas tan buenas contigo? Lo ha conseguido en La vida mancha, La caja 507 y No habrá paz para los malvados, con la que ganaste el Goya. ¿Vas a volver a currar con él? Dime que sí.

— Sí. Y es porque entendemos el oficio de la misma forma, entendemos esta profesión como un oficio puro y duro, para vivir tu vida dignamente. Los dos estamos exentos de egoísmos, de egocentrismos. Buscas que funcione la peli y que llegue a los espectadores. Urbizu es muy bueno. Y con el guionista Michel Gaztambide escribe unos textos que no tienen una gota de grasa, son puro músculo. Nos hicimos muy buenos amigos, las tres pelis que hicimos juntos han funcionado bien y vamos a repetir. 

Buena noticia.

— Sí, tenemos un proyecto para Movistar, una serie que se llama Gigantes.

¿A quién interpretas en la serie?

— Soy el gran patriarca de una familia, Los Guerrero. Viven en una barriada de Madrid, en el extraradio. Es una familia paya en un mundo gitano que controla todo el business de la droga, la venta de cobre… Los putos amos, vamos. Contamos la historia de esta saga. Va en la línea de Urbizu.

¿Cómo ves la situación de tu gremio, del que se habló en los Goya? Tú eres un actor privilegiado. ¿Te llegan muchos proyectos?

— Va por rachas, no creas que tantos. Pero sí, me llegan bastantes, la verdad. Tú lo has dicho: soy un privilegiado. Aunque también es verdad que llevo 30 años dando el callo. Y tengo una edad.

Ya no eres el galán, ese término tan reaccionario.

— No, ya pasé por esa época, ahora ya da igual eso. Puedo elegir y trabajar en la tele. Ahora regreso al teatro, y el medio que más me gusta es el teatro.

No me lo imaginaba, no te veo como un gran apasionado del teatro.

— Es lo que más me divierte, crear de principio a fin, sin el coitus interruptus de un rodaje. Y en el teatro creces, en mi profesión no hay que dejar de aprender nunca.

“‘Oro’ va a ser una de las películas españolas del año. Es muy dura, épica, pero con una imagen alucinante”

Háblame del rodaje de Oro, de Agustín Díaz Yanes. Tu compañero Raúl Arévalo me dijo que fue toda una experiencia.

— El de Oro es un género que no se ha hecho mucho en España, el género épico. Es la historia de unos descerebrados que conquistaron un imperio y buscaban la ciudad de El dorado y creo que es la peli más dura que he hecho. Pasamos muchas penalidades. La línea de Yanes era “sufrimiento, sufrimiento”, como en El renacido, de Iñárritu. Así nos lo hizo ver. “¡Sufrimiento!” (Risas). Trabajamos en condiciones muy duras, con frío, con lluvia, con vestuarios mínimos… Fue duro.

¿Crees que Oro va a ser una de las pelis españolas del año?

— Yo creo que sí. Es muy dura, seca… pero muy épica y con una imagen alucinante. Es un género nada explotado en el cine español.

¿Qué papel quieres hacer y nunca te han ofrecido?

— El que tenga en la mesa y pueda firmar. Me he convertido en un pragmático. Me encantaría hacer en teatro Ricardo III o El rey Lear.

Curioso, piensas más en teatro que en cine cuando te hago esta pregunta.

— Sí, es más fácil que te venga ese personaje en teatro que en cine.

Buenavistacine (YouTube)

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend