COMUNICACIÓN / Riesgo de pobreza y exclusión social

Cataluña no es mi problema

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Un grupo de personas revisa la basura en plena calle en busca de alimentos aprovechables.
Un grupo de personas revisa la basura en plena calle en busca de alimentos aprovechables.

Pasan los días, pasan las semanas y los meses, y no se vislumbra una solución razonable a la llamada “deriva independentista catalana”. Pasa el tiempo y mi paciencia se agota. Cataluña no es mi principal problema, por mucho que intenten convencerme de ello el Gobierno y sus aliados, los periódicos, las televisiones y las radios. Mis problemas están mucho más cerca, a la vuelta de la esquina.

No creo en las fronteras, no creo en las banderas, no creo en la unidad de España, no creo en Europa como referencia económica o moral. Creo en la geografía como casualidad, como anécdota vital: nací aquí, pero muy bien pude haberlo hecho allí. Soy español, pero pude haber sido senegalés, ecuatoriano, australiano o chileno. Cuestión de suerte. Así las cosas, considero más importantes los problemas de alimentación, de salud y de vivienda, por poner solo algunos ejemplos, que los problemas de identidad, de banderas o de fronteras.

¿Cataluña? Perdone que cambie de tema pero, mientras hablamos de independentismo, el riesgo de pobreza y exclusión social en el lugar donde vivo, Castilla-La Mancha, ha subido un 1,2%. En 2016 afectó al 37,9% de la población, es decir, a unas 773.700 personas, de las que el 7,7% padecen pobreza severa. No quisiera parecer paleto o egoísta, puede llamarme demagogo, pero lo cierto es que me angustia enormemente la deriva económica, social y cultural que viven los que me rodean. Y me preocupa que todas las miradas, que todos los esfuerzos, se centren en cuestiones de historia, de ordenamiento, de Código Penal.

La pobreza y la exclusión social nos separan más que las fronteras y las banderas. Nos dejan no solo más aislados, sino más ignorantes, peor preparados, más indefensos. Nos alejan, de nuestros vecinos y de un futuro digno. ¿Estará alguien interesado en que aumente la brecha social, en que una mayoría sea cada vez más pobre, más inculta, más manejable? Tal vez desean que creamos que nuestros enemigos son los catalanes, no quienes han convertido este país en un nido de corruptos, en un ejemplo de desigualdad. Y que nuestro problema es Cataluña, y no el riesgo de pobreza y exclusión social que afecta, sin ir más lejos, a más de la mitad (54,6%) de las mujeres castellano manchegas. Pretenden que defendamos la bandera de España en lugar de la igualdad y la justicia social.

  • Pablo Navarro Castillo

    Totalmente de acuerdo con los argumentos del autor.

  • Ibn Rumi

    Comparto plenamente.

  • florentino del Amo Antolin

    Lo peor Javier, es que no quieren arreglar nada; los partidos demagogos PPsoE + C´s, quieren neutralizar a los partidos restantes, pues si no no gobernarian nunca; ya lo hicieron en la Comunidad Autonoma Vasca… Ilegalizan el 15% del voto abertzale, se juntan PsoE, PP; y, ahí tienes al Paco López de Lehendakari; luego el PP lo pone de Pesidente del Congreso… Para mandar al gallinero a Podemos. Como para preocuparles la pobreza; ellos se emanciparon de la clase trabajadora. Los otros derechas ultras, ha lo suyo… Privatizar. Prevaricar. Robar, meter la mano en la caja de las pensiones… ¡ Por lo demás, más buenos que el pan !. Como, las opiniones de abajo… ¡ Gracias, Javier por aquellos que no piensan !.

  • Clara Salas

    Precisamente para que no empeore la economía y aumente la pobreza hay que solucionar el problema del independentismo catalán, que no ha traído más que caos económico para Cataluña y está afectando al resto de España. No es cuestión de banderas, sino de cómo está el entramado económico en la zona en que vivimos, en la que dependemos unos de otros. De ahí que se intenté atajar, vistas las consecuencias.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend