CARMEN GURRUCHAGA | Publicado: - Actualizado: 8/1/2017 23:51

Instalaciones de Vedanta Resources en el territorio de los dongria kondh (Estado de Orissa, La India). / survival.es

Los dongria kondh forman una tribu que habita desde hace miles de años en las colinas de Niyamgiri, en el estado hindú de Orissa y que, contra todo pronóstico, venció en primera instancia a una empresa minera británica, que cotiza entre los principales valores de la bolsa de Londres: Vedanta Resources. Esta compañía pretendía explotar en ese lugar el mineral bauxita, del que se extrae el aluminio, para obtener un beneficio superior a 1.000 millones de dólares.

La mina, si se pone en marcha, destruirá los bosques de los que dependen los habitantes de ese lugar y  destrozará la vida de miles de personas de los otros pueblos indígenas kondhs que también habitan en la zona. Los dongria Kondh, que han contado con la ayuda de Survival Internacional para difundir esta lucha, mantienen el ecosistema de la zona gracias a su modo de vida, pues cultivan las laderas de las colinas, plantan sus cosechas en el bosque y recolectan frutas y hojas para vender, protegiendo los ríos dadores de vida que surgen en sus densos bosques en los que existe una fauna y una flora inusualmente ricas.

Mujer dongria kondh recolecta mijo en Niyamgiri, India. / © Toby Nicholas / survival.es

Vedante, en cambio, quiere abrir una mina a cielo abierto que destruirá ese mismo ecosistema, laminando bosques, contaminando los ríos y terminando con un pueblo indígena que no sabría ni podría sobrevivir fuera de Niyamgiri.  Por eso, los dongrias decidieron enfrentarse a Vendanta, que antes de obtener la autorización legal para explotar la mina había construido una refinería de bauxita cerca de la montaña de los dongrias. Esta ilegalidad supuso la devastación de campos y bosques así como que más de un centenar de familias perdiera sus hogares, sus tierras y su medio de subsistencia. Ahora, padecen enfermedades a causa de la contaminación y el comité de control de contaminación del Gobierno de Orissa declaró que las emisiones químicas de la refinería de Vedanta Resources eran “alarmantes” y “continuas”.

Así pues, los 8.000 miembros de este pueblo indígena organizaron numerosas manifestaciones, bloquearon carreteras mediante cadenas humanas para protestar contra los planes de Vedanta. La respuesta de la empresa minera fue secuestrar y apalear a dos líderes indígenas, mientras que los dongrias prendieron fuego a un jeep de Vedanta que había entrado en la montaña sagrada.

Pero contra todo pronóstico, en agostoo de 2010, los dongrias (David) vencieron a Vendanta (Goliat) y el ministro indio de Medio Ambiente bloqueó el proyecto de la mina en ese lugar. Pero aquella gran victoria puede transformarse en una victoria pírrica si el Tribunal Supremo de la India, que va a pronunciarse estos días, invalida la decisión adoptada en su día por el ministro. Y es que una multinacional con una plantilla llena de abogados, expertos en comunicación, relaciones públicas y con capacidad para hacer lobby, no se rinde con facilidad.

Artículos Relacionados

  • celine

    Hay que ver cómo son esos británicos, tan formales en su casa y tan hooligans en la ajena. Pongo una vela a favor de los que luchan por su tierra.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend