La Casa del Rey no quiere que la Infanta Cristina comparta abogado con Urdangarín

0
Mario Pascual Vives, abogado de Iñaki Urdangarín, el pasado miércoles abandonando el domicilio de los Duques de Palma en Barcelona. / Toni Albir (Efe)

Entre los muchos frente abiertos que tiene la Casa Real, la asistencia jurídica que va a requerir la infanta doña Cristina de Borbón, si, finalmente, tiene que comparecer ante el juez instructor del ‘caso Nóos’, José Castro, en calidad de imputada, se ha convertido en uno de los quebraderos de cabeza que los responsables de a Casa de Su Majestad el Rey tienen que afrontar de inmediato. La infanta necesita un abogado y la Casa Real tiene claro que, lo mejor para ella sería no utilizar los servicios del letrado que asiste a su esposo en el ‘caso Nóos’ desde sus inicios, Mario Pascual Vives. Por ello, desde la Casa del Rey ya han sugerido a doña Cristina que contrate a otro abogado, e incluso le han sugerido algunos nombres, entre ellos, Miquel Roca, uno de los 'padres de la Constitución', que ayer mismo confirmó que se encargará del proceso.

Publicidad

En la Casa del Rey nunca gustó el abogado de Iñaki Urdangarín, así como tampoco sus formas y algunas declaraciones que portavoces de la Casa del Rey consideran desde " desafortunadas" hasta "inapropiadas" o "poco cuidadas"  De hecho, en su momento empleados de la Casa muy próximos al Rey don Juan Carlos sugirieron al Duque de Palma que renunciase a poner en manos de su amigo su estrategia de defensa legal. Pero Urdangarín hizo caso omiso "como de otros tantos buenos consejos que se le dieron", subraya un representante de la Casa. Ahora, en la Casa Real vuelven a la carga y tratan de poner a la infanta "en buenas manos".

Publicidad

La infanta aún no ha dicho la última palabra, pero, desde el entorno del Rey tienen la esperanza de que, en esta ocasión, siga los consejos que se le están dando. Algo ha cambiado, cuentan en la Casa del Rey, desde que comenzaron los problemas de Iñaki Urdangarín con la justicia. "Existe un antes y un después en la actitud de Urdangarín", aseguran desde el entorno del monarca,  mientras comparan sus dos declaraciones ante el juez Castro para acreditar ese "cambio". En la primera, que se produjo en febrero de 2012, el Duque de Palma no aceptaba prácticamente ninguna de las sugerencias que se le hacían desde la Casa del Rey. No solo fue la elección del  abogado, sino también la decisión, en aquel momento, de alojarse en el Palacio  de Marivent, la víspera de su comparecencia ante el juez, o de acudir a Palma acompañado de su esposa, la infanta Cristina. Hizo exactamente lo contrario de lo que se le aconsejó. Ya en su segunda citación en los juzgados de Palma, en febrero de 2013, aceptó y siguió varios de los consejos que le llegaban desde el entorno de don Juan Carlos, aunque, matiza un miembro de la Casa Real, "ahora nos hace un poco más de caso, pero sigue tomando sus decisiones por su cuenta y riesgo".

También la de la infanta será una decisión personal. Ella decidirá si quiere que Mario Pascual Vives, el abogado de su esposo, la represente y asesore. Vives, por su  parte, dijo poco después de conocerse la decisión del juez Castro de imputar a doña Cristina, que, aunque aún no ha recibido ninguna indicación al respecto, para él sería "un gran honor" poder asistir a la infanta. Pero, si en esta ocasión Cristina de Borbón atiende los consejos y ruegos de la Casa Real, declinará amablemente la oferta y el guiño del abogado de Iñaki Urdangarín.  

Leave A Reply

Your email address will not be published.