El Congreso se trasladará al Senado para aprobar en vacaciones la 'ley Wert'

5
Imagen de archivo de una comparecencia del ministro José Ignacio Wert en el Congreso. / Efe

El que manda maneja el calendario. Esto es así desde los tiempos de los romanos, cuando Julio Cesar dio su nombre al mes de julio, ahora habilitado por el Gobierno del PP para el debate de totalidad de su reforma educativa. Los diputados ni siquiera se podrán reunir en el palacio de las leyes de la Carrera de San Jerónimo porque durante el mes de julio estará en obras. Concretamente, está prevista la renovación de la cúpula y el resto de la techumbre, y resultaría peligroso, amen de indeseable, que un cascote lesionara el cráneo privilegiado de alguna señoría.

Así las cosas, y dada la urgencia de la reforma de la enseñanza obligatoria, sin la cual resultaría imposible remontar la crisis e inculcar a los jóvenes la inveterada manía de rezar para ver si de milagro obtienen un empleo temporal y a tiempo parcial, los diputados se trasladarán al Senado para debatir la toma en consideración del proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), y comoquiera que el Senado ha calculado pleno para la primera semana de julio, podría suceder que el debate de la reforma educativa coincidiera con el 77º aniversario del “alzamiento nacional”, bautizado por la Iglesia Católica como “gloriosa cruzada”.

Hasta bien entrada la Transición dictó esa iglesia las normas educativas por concesión graciosa del dictador finado. Y cuando, en1982, obtuvo el PSOE la mayoría absoluta, el ministro del ramo, José María Maraval, estableció conciertos con los colegios e institutos eclesiásticos que les permitían beneficiarse de la financiación pública a cambio de que el Estado recuperase lo que estableció la Constitución de 1978: que la enseñanza es competencia de los poderes públicos y debe ser garantizada por éstos. El debate constitucional fue peliagudo. La cúpula clerical católica no quería soltar sus privilegios de la “cruzada”. Cuarenta años con el dictador bajo palio no se podían borrar de la noche a la mañana.

Los generosos conciertos del PSOE de Maraval, Solana, Rubalcaba y demás ministros de Educación, con el visto bueno de los presidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, siempre inclinados a besar al Papa sin considerar que anillo viene de ano, fueron prorrogados en detrimento de la inversión pública educativa y justificados porque la enseñaza en los centros privados, en su 90% en manos del clero, permitía cubrir las carencias de centros públicos. En ese entendimiento se ha mantenido el sistema educativo hasta la ley Wert al gusto de la cúpula católica, que reimplanta las reválidas como en los tiempos de la dictadura y segrega a los alumnos por sexos y por su extracción social y económica.

Ayer el ministro Wert prosiguió la ronda de consultas con los portavoces parlamentarios y citó a su despacho a los representantes de ERC, Alfred Bosch y Joan Tardà, quienes admitieron que ciertamente votaron a favor de la última ley socialista, entre otras cosas, porque trataba pacíficamente la enseñanza en catalán, algo normal y normalizado en Cataluña que el ministro "españolizador" se niega a reconocer.

La tramitación del proyecto gubernamental y episcopal vendrá precedida de la comparecencia de distintos expertos a propuesta de los grupos parlamentarios durante la última semana de junio y, al menos, la primera de julio. Después se convocará un pleno extraordinario del Congreso en la sede del Senado para que la mayoría absoluta del PP dé el visto bueno a la tramitación del proyecto de modo que la norma se pueda aprobar en septiembre y aplicar en el nuevo curso escolar.

5 Comments
  1. Pedro Roncero says

    ¿Será por eso por lo que no cierran el Senado de una p. vez?

  2. Ciro says

    Frente a la imposición, desobediencia civil. Ni un euro de mis impuestos al clero voraz y provocador.

  3. Maria Antonia says

    Más pasta a la Iglesia para religión.

  4. SATÁN says

    LA PRODIGIOSA AVENTURA EL OPUS DEI.
    GÉNESIS Y DESARROLLO DE LA SANTA MAFIA
    Jesús Ynfante

    http://www.opuslibros.org/libros/Santa_mafia/indice.htm

  5. SATÁN says

    EL SILENCIO
    Campo de concentración y tortura «El Silencio», propiedad de la Iglesia Católica en Argentina

    Son las 4 de la madrugada y el sol todavía no ha salido. Pero el ruido en el ambiente ya se escucha y anuncia que otro día ha comenzado y que pronto los gritos de las torturas y las súplicas por la vida continuarán…como todos los días.

    Hombres y mujeres, argentinos, que por sus ideas han sido capturados ilegalmente, secuestrados, torturados, denigrados… desaparecidos o asesinados. Son los residentes especiales de los campos de concentración de la dictadura militar que gobierna en Argentina.

    Pero este día es especial en el campo de concentración llamado “El Silencio”. Es sábado. Y los sábados llega a disfrutar de un asado y a dormir la siesta, el cardemal Aramburú.

    Y es que “El Silencio” era propiedad de la gran ramera vaticana y fue cedida a la dictadura militar, para colaborar en los secuestros, torturas y asesinatos de los disidentes de “izquierda”… lo que no quitaba que la curia católica de aquellos tiempos siguiera disfrutando de sus instalaciones.

    Sí, en los tiempos de la dictadura militar la “iglesia” católica cobijó campos de concentración en sus propiedades e instalaciones. Así lo asegura el escritor Horacio Verbitsky, a quien el mismo Bergoglio (alias Francisco) le entregó copia de los documentos que atestiguaban la “cesión” de las instalaciones religiosas de “El Silencio” a la marina argentina (encargada de la “administración” de los prisioneros).

    Todo comienza cuando el representante de la curia le entrega “El Silencio” al arzobispado, éste se la “vende” a monseñor Emilio Grasselli y a dos laicos… y Grasselli la “vende/cede” al grupo de tarea de la marina argentina.

    Monseñor Pío Laghi era el representante diplomático del Vaticano ante el gobierno argentino y uno de sus mejores compinches era el almirante Lambruschini, encargado de la eliminación de hombres y mujeres con habilidades especiales, pero contrarios al régimen militar. Y hay pruebas de que Lambruschini consultó con Laghi, la muerte de esos prisioneros ante la inminente visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. Originalmente los disidentes estaban secuestrados en “El Tigre” y por lo tanto fueron reubicados en “El Silencio” para que no los encontraran y la impunidad continuara.

    Verbitsky también presenta casos concretos de la participación vaticana en el genocidio y masacres cometidas por los militares. Como el testimonio del capitán Scilingo, que comprueba que el método de asesinar a los prisioneros políticos arrojándolos al río había sido aprobado por la curia católica y era considerado una “forma cristiana de morir”. Los oficiales que participaban en los asesinatos –pero que tenían escrúpulos- eran persuadidos por los capellanes navales católicos, quienes justificaban con parábolas bíblicas las “separación” del trigo de la cizaña.

    Por esto y por mucho más, es innegable la participación activa y la complicidad de la curia y clero católicos en argentina, con la dictadura militar genocida. Y aunque “el silencio” ha sido muy importante para ellos, ya llegó el tiempo en que la verdad está siendo presentada y el silencio cómplice, terminando.

    Fuente:
    http://www.elruidodelasnueces.com.ar/?p=17969

Leave A Reply

Your email address will not be published.