El Gobierno gasta 800 millones más para sacar a flote el submarino S80

17
submarino_S80
Recreación del submarino S80 en superficie. / armada.mde.es

Sacar a flote el famoso submarino S80 made in Spain costará a las arcas públicas un suplemento de 800 millones sobre los 1.316 aportados por el Ministerio de Industria para el desarrollo y la fabricación de 4 sumergibles destinados a la Armada. Ese incremento de coste supone una desviación de 315 millones sobre los 1.720 presupuestados para el programa y será cubierto por el Presupuesto público, sin que le afecten los ajustes del déficit que el Ejecutivo de Mariano Rajoy seguirá cargando en 2014 sobre los salarios de los funcionarios, la reducción de plantillas y el recorte de los servicios públicos esenciales. La decisión de asumir el sobrecoste se ha tomado sin la preceptiva investigación y la consiguiente explicación al Parlamento de los insólitos fallos en los que ha incurrido Navantia y que han impedido literalmente que el S80 pueda flotar.

Para determinar unos errores que habrían sido un filón para Gila, Navantia contrató a unos ingenieros de la casa estadounidense Electric Boat que, por la módica cantidad de 14 millones de euros, se personaron en la factoría de Cartagena y como si se tratara del señor Lobo de Pulp Fiction, echaron una ojeada y detectaron una desviación del peso del sumergible de 180 toneladas. Navantia había evaluado el sobrepeso en 70 toneladas. Alguien había averiado la báscula y engordado el cilindro más de la cuenta. Pero los cables, los tubos, las soldaduras, gran parte del equipamiento técnico y el motor eléctrico principal, que ha sido desarrollado por la empresa Catery, una filial de la multinacional con capital mayoritariamente español Gamesa, ya habían sido instalados, y en esta tesitura se imponía un rediseño consistente en alargar un 10% los 71 metros del casco y en desplazar el centro de gravedad del buque. Para supervisar esta modificación, la Electric Boad ha dejado un ingeniero en Cartagena.

Publicidad

Aunque la Armada debía supervisar el diseño y la construcción del submarino, cuyo primer ejemplar llevará el nombre de Isaac Peral, ninguno de sus expertos detectó el fallo. Aunque el Canal de Experiencias Hidraúlicas de El Pardo cuenta con magníficos ingenieros navales, ninguno pudo evitar lo irremediable: el ridículo internacional del submarino totalmente español. Aunque en 2009, la demanda mundial de submarinos se cifró en 130 sumergibles y Navantia aspiraba a ofrecer su producto, sus expectativas comerciales se han visto truncadas. Ni el ministro de Industria, José Manuel Soria, ni el de Defensa, Pedro Morenés, han informado del fiasco al Parlamento. Éste último acumula 48 solicitudes de comparecencia no atendidas y el lunes fue duramente criticado por el socialista Diego López Garrido de "ningunear al Congreso".

El compromiso de aportar 800 millones de euros más para los cuatro submarinos supone un desvío de 315 millones sobre el programa inicial y sitúa, a día de hoy, el coste de cada uno en 533,75 millones de euros. Nada que ver con los 300 millones de euros de los Scorpene, construidos por Navantia en colaboración con los astilleros militares públicos franceses. Navantia rompió amarras con la DCNS francesa al comienzo del nuevo siglo, con José María Aznar de jefe de Gobierno, y se embarcó en el diseño de un sumergible "cien por cien español", aunque con aportación tecnológica inglesa.

La única explicación sobre el retraso de tres años y el fracaso del diseño del S80 que el Gobierno ha remitido a los representantes del soberano figura en la partida 464B del Presupuesto de Industria para 2014 y consiste en la asignación de un crédito con los primeros 208,7 millones de los 800 comprometidos. En la justificación del gasto se lee: "Consiste en el desarrollo por la industria española liderada por Navantia como contratista principal de submarinos avanzados, dotados de los más modernos sistemas de propulsión, de equipos de autoprotección, comunicaciones y combate. Será el primer submarino de diseño, desarrollo y producción totalmente nacional –como si el del ingeniero Peral no lo hubiera sido hace 125 años-- que permitirá posicionar a las empresas españolas en el mercado de submarinos, con gran trascendencia ante una hipotética reorganización del sector naval militar europeo”.

Aunque en el Consejo de Administración de Navantia están el almirante jefe de apoyo logístico de la Armada, Estanislao Pery Paredes, el director general de Armamento y Material del Ministerio de Defensa, José Manuel García Montaño, y el jefe del Gabinete de la subsecretaria de Defensa, el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta Lapique, y su superior de la SEPI, Ramón Aguirre, han optado por colocar al almirante retirado José Manuel Sanjurjo para que dirija la factoría de Cartagena y controle el rediseño del submarino. Entre las capacidades más novedosas del buque estará la recuperación de drones (minisubmarinos de espionaje y ataque no tripulados) y la posibilidad de desembarcar combatientes bajo el agua para realizar operaciones especiales.

17 Comments
  1. Lucas says

    Está claro que esos ineptos disparan con pólvora del rey y les sale gratis el patriotismo mientras a los trabajadores les requisan el sueldo y a los pocos empresarios honrados les impiden trabajar si no entran por el aro de la corrupción y los engrases en curso. Una asquerosa verguenza, un puto escándalo, un atentado a la dignidad democrática cuando ni al Parlamento rinden cuentas. Monarquía bananera se llama.

  2. qq says

    Nota para la redacción: La frase «Nada que ver con los 300 millones de las antiguas pesetas (50 millones de euros) de los Scorpene» daña la credibilidad de un artículo por lo demás muy interesante. Entiendo que la redaccion correcta sería «Nada que ver con los 300 millones de euros (50000 millones de pesetas) de los Scorpène», aunque habría que confirmar las cifras.

  3. A qq says

    Estimado/a qq, efectivamente, tiene usted razón. El coste de los Scorpene que pagó Chile a Izar(Navantia) y a los astilleros de la DCNS francesa en Toulon fue de 282 millones de euros, con un descuento en el «contrato de riesgo prototipo» de 3 millones de dólares por cada submarino que se vendiera a otras armadas del mundo. Brasil e India han optado por los Scorpene y Chile se ha beneficiado de un descuento de 24 millones de dólares hasta el momento. La ruptura entre Navantia y DCNS llevó a estos últimos a presentar una denuncia por entender que el nuevo submarino S80 era una copia del Scorpene. Creo que en 2009 llegaron a un arreglo y los franceses retiraron la denuncia. Muchas gracias por su aportación. Luis Díez

  4. anJu says

    Yo no lo veo algo malo necesariamente. Es tecnología punta española que se puede vender bien y a casi todos los países interesa. Otra cosa es lo q se haga con ella.

  5. álvaro says

    Artículo muy interesante y que aplaudo de principio a fin, pero solo puntualizar la afirmación de que el submarino de Peral fue el primer submarino de factura totalmente española no es del todo cierto, pues gran parte de sus componentes venian de fabricas inglesas.

  6. Mariano says

    Luis; muy bueno y documentado el articulo. Para mi el problema es que habra que explicar muy bien como se invierten los millones que se gasten desde ahora. La prioridad ahora es salvar el Arma Submarina y cualquier componenda que pretenda dañar lo menos posible a la industria me parece secundaria.

  7. mussoo says

    1) Es Scorpene es 1/3 español. Francia la cántara. España proa y popa.

    2) Este tipo de contratiempo no es nada comparado con los problemas que han tenido los británicos en todos sus submarinos de los últimos 40 años. Y no digamos los problemas de su «flamante» nuevo portaaviones nuclear. Los alemanes han sido de aupa.

    3) En España lo que hay es mucha gente con el síndrome del país de la pandereta. Los diseños navales españoles han sido un exitado las últimas dos décadas y este contratiempo es la cosa más normal del mundo ¿qué raro, un portotipo que no tiene sobrecostes y problemas? ¿En que planeta de pandereta viven ustedes?

    4) ¿Será un éxito de exportación como los BAM, portaaeronaves, F100, buques de apoyo logísticos, Scorpenes han sido hasta hora? Quién sabe. Ojalá.

  8. gonbal says

    EL SOBREPESO PARA LAS TRIBUNAS ES UN MAL CALCULO DE LOS INGENIEROS, PERO REALMENTE EL SOBREPESO ES POR LA ADICION DE NUEVOS DISPOSITIVOS MECANICOS Y ELECTRONICOS DE ULTIMA GENERACION QUE RECIEN SE HAN PODIDO CONSEGUIR.

  9. aportes says

    uff

  10. aportes says

    Esto no es bueno para el contribuyente, ni para los currantes de Navantia, ni para los ingenieros.
    Es un modelo de submarino Ni-Ni.

  11. El Nautilus says

    Seguramente los diseñadores del submarino español habían recibido sus títulos en las universidades de alta navegación de la República de Bolivia y sus practicas las habían hecho en el famoso Mar De «Titicaca».
    ¿Para que necesita España submarinos?… Seguramente para torpedear las pateras que cruzan por el estrecho. Porque para darle «tor-pedos» a los ingleses en Gibraltar; No hay huevos… Montón de militares chupa-sangres obsoletos y homosexuales. Una armada solo para darse por el ano marrano Mariano entre ellos mismos, si nos caen los rusos estamos jodidos, aunque nos ataque con la acorazada «Potiomkin». Espero que la próxima invención submarina metan dentro al papa (maldito argentino) a todos los políticos y a los altos mando militares, a ver si se aclaran todos de una puta vez y dan de comer a los que están en paro (sin submarinos mas allá que los famosos subway´s).

Leave A Reply

Your email address will not be published.