LUIS DÍEZ | Publicado: - Actualizado: 11/1/2017 09:48

Imagen de archivo del rey saludando a la princesa Corinna. / Efe
Foto de archivo del rey saludando a la princesa Corinna. / Efe

El Ministerio de la Presidencia, del que depende la dirección del Patrimonio Nacional-Real Casa, deberá aclarar el gasto, estimado en unos tres millones de euros, en la mansión del Monte del Pardo que utilizó durante cinco años la princesa Corinna. Así lo ha pedido el diputado de Izquierda Plural, Gaspar Llamazares. En concreto, se trata de saber qué mejoras se realizaron en La Angorilla, cercana al palacio de La Zarzuela, para que fuera habitada entre 2006 y 2012 por la señora Sayn-Wittgenstein, amiga personal del rey Juan Carlos y si esos gastos eran necesarios.

Con una extensión de 15.3821 hectáreas, el Monte del Pardo es una de las zonas públicas más vigiladas con ojos electrónicos y humanos de este país, habida cuenta de que en su interior alberga las residencias palatinas del jefe del Estado y del príncipe heredero, Felipe de Borbón y sus familias. Posee zonas tan exclusivas que, según fuentes de la Guardia Real, ni siquiera son accesibles a los agentes sin una rigurosa identificación y una explicación concreta de su cometido en cada ocasión. Una de esas zonas es utilizada por el rey para reunirse con sus amigas y amigos personales fuera del palacio.

El monte, de gran riqueza forestal y cinegética, está dividido en “cuarteles” o áreas, de superficie variable, normalmente agrupadas en torno a una vivienda en la que residían y en algunos casos todavía residen los guardas responsables de la vigilancia. En la actualidad se cuentan 32 casas forestales. Y uno de esos “cuarteles” es La Angorilla, con dos edificaciones, cuyo mantenimiento y conservación corre a cargo del Patrimonio Nacional. Esto es todo lo que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, ha explicado hasta hoy al Parlamento en respuesta a varias preguntas de diputados de Izquierda Plural y de la dirigente de UPyD, Rosa Díez.

En la primavera de 2012, a raíz de la quiebra de cadera del monarca cuando participaba en una cacería de elefantes en Botswana, trascendió que la organizadora de esos viajes de placer y de negocios era la amiga del monarca y que residía durante sus largas estancias en España en una vivienda cercana al palacio, en la más protegida y exclusiva zona del Monte del Pardo.

Ante las peticiones de aclaración en el Parlamento, el Gobierno miró para otro lado, el jefe de los servicios secretos del CNI, general Félix Sanz Roldán,  enmudeció y el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, tuvo que desmentir que la señora Corinna realizara trabajos sensibles y mediara en operaciones comerciales internacionales para el Estado español, como ella misma afirmó.

“¿La van a demandar judicialmente por falsedad?”, preguntaron los diputados de IU José Luis Centella y Alberto Garzón. La respuesta fue que no, pues, según el Gobierno, “interponer acciones judiciales supone utilizar los medios jurídicos del Estado, algo que el Gobierno sólo hace en favor del interés general y, en ningún caso, para realizar desmentidos”.

Sobre la utilización de los bienes públicos sin tener ningún derecho a ello, tampoco el Ejecutivo aclaró nada; en respuesta al diputado de IU Ricardo Sixto, se limitó a contestar que “el uso de medios del Estado, como vehículos u otros medios, se asigna a las autoridades y altos cargos establecidos en la normativa reguladora correspondiente en función de sus responsabilidades oficiales”.

Ya es sabido que “tenemos la monarquía más austera de Europa”, como se encarga de repetir año tras año el diputado el PP, José Manuel Abendea Pavón, el de mayor edad del Congreso, en el debate presupuestario. Ahora, con la flamante ley de Transparencia en marcha, IU trata de conocer si en la España de los desahucios y el paro obrero era necesario gastar tres millones de euros de dinero público a través del presupuesto del Patrimonio del Estado –reforma y rehabilitación de los edificios, 500.000 euros en decoración, una piscina climatizada y otra al aire libre, jardines, garajes y gimnasio– para personas ajenas al servicio público y qué uso se está dando a La Angorilla (gatita de angora).

  • Lukas

    ¿Con qué derecho esos Borbones golfos que viven del cuento a expensas de los españoles nos felicitan la navidad como si fuéramos súbditos y gilipollas?

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend