ERC pregunta si la Guardia Civil ficha edificios con 'esteladas' en Cataluña

Imagen de archivo de Alfred Bosch con la estelada en las manos en la tribuna del Congreso. / Efe
Imagen de archivo de Alfred Bosch (ERC) con la estelada en las manos en la tribuna del Congreso. / Efe

¿Esta empleando el Ejecutivo de Mariano Rajoy a la Guardia Civil para fichar e intimidar a los catalanes que no se sienten españoles? La pregunta la formula por escrito el portavoz parlamentario de ERC, Alfred Bosch, al ministro del Interior, el también catalán Jorge Fernández Díaz, y es una muestra de la creciente escalada de tensión entre el Gobierno y el nacionalismo catalán a medida que se acerca el referéndum del 9 de noviembre. El viernes, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tachó de “ilegal” el uso de las urnas y afirmó que no tolerarán que Artur Mas las saque a la calle, como ha propuesto la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

Primero fueron los vuelos militares a baja cota y sin fundamento sobre las zonas urbanas, después vinieron las amenazas veladas a algunos jueces y magistrados que en su día respaldaron el derecho de los catalanes a pronunciarse sobre sus futuro, y ahora, cuando en cientos de miles de ventanas y balcones de toda Cataluña cuelgan banderas identitarias, aparece la Guardia Civil identificando edificios, barrios y pueblos plagados de “esteladas” para, supuestamente, elaborar informes tácticos que serán clasificados como secreto de Estado por razones de seguridad.

Publicidad

Esta actividad de los agentes de información del Instituto Armado quedó al descubierto fechas atrás, cuando un vecino de la localidad barcelonesa de Sant Celedoni (18.000 habitantes), se extrañó de la actividad de dos guardias civiles que tomaban nota de un edificio con bastantes banderas independentistas en las ventanas. Los agentes le pidieron que se identificara. El vecino no llevaba la documentación encima y los guardias se lo llevaron al cuartelillo. La detención provocó la protesta de las personas que contemplaron la actuación de los agentes. Intervino el alcalde de la localidad para aclarar el suceso y calmar los ánimos. Entonces la Guardia Civil dijo que los agentes estaban investigando un robo.

La explicación fue tan poco convincente que el portavoz de ERC en el Congreso ha interpelado al ministro: “¿Entra dentro de las funciones de la Guardia Civil anotar los balcones de casas particulares de las poblaciones en las que cuelga una u otra enseña? ¿Con qué motivo? ¿La Guardia Civil en Catalunya tiene instrucciones al respecto? En caso de tenerlas, ¿de quién procede la orden?”. Bosch también reclama aclaraciones sobre si sólo se procedía a la identificación de edificios con banderas esteladas, o también con banderas españolas, catalanas cuatribarradas y de otro tipo, por ejemplo, del Barça, y si esa información se hará pública.

Entre tanto, el jefe del Gobierno, Rajoy, manitene en secreto los instrumentos que está empleando para hacer valer su rotunda afirmación: “Mientras yo sea presidente no habrá referéndum en Cataluña”. Pero los indicios de que los servicios de inteligencia del Estado trabajan intensamente desde hace tiempo con planes “capilares” --sobre personas, ámbitos y medios concretos-- y con consignas generales --sobre el conjunto de la población--, resultan cada días más evidentes y alimentan la escalada de la tensión y la desconfianza.

En La Moncloa, Sáenz de Santamaría, informó el viernes de que la abogacía del Estado ha recurrido la provisión de fondos de 28 ayuntamientos catalanes a la ANC para sacar las urnas a la calle si a la Generalitat se le impide realizar la consulta. Por su parte, el Ejecutivo de Mas ha hecho saber mediante una circular interna a sus fuerzas policiales, los Mossos d’Esquadra, que el 9 de noviembre deberán estar todos en sus puestos o justificar documentalmente las ausencias por enfermedad u otras causas de fuerza mayor.

Los portavoces de CiU y de ERC en el Parlament, Jordi Turull y Marta Rovira, respectivamente, dijeron el viernes que esa movilización de los Mossos entra dentro de lo normal ante grandes acontecimientos, entre los que se incluye la jornada electoral europea del 25 de mayo. “Se trata de establecer un operativo policial que permita realizar la consulta con todas las garantías de seguridad, igual que ocurre en cualquier convocatoria electoral”, añadieron.

Mientras tanto, la manifiesta incapacidad de los gobernantes Rajoy y Mas para resolver el problema político que han alentado, llevará al PP, al PSOE y a UPyD a denegar en el Congreso el permiso al referéndum, pero “el cerrojazo”, según la terminología de algunos medios, será inútil, flautus vocis, y no contribuirá a frenar la tensión si Mas y sus aliados de ERC mantienen la decisión de aplicar la ley catalana de consultas para celebrar el referendum.