Las Marchas de la Dignidad reclaman empleo digno ante 400 oficinas del SEPE

2
Imagen de una de las decenas de concentraciones frente a los oficinas de empleo celebradas en Andalucía. / marchasdeladignidad22m
Imagen de una de las decenas de concentraciones frente a los oficinas de empleo celebradas este miércoles en distintas localidades de Andalucía y del resto de España. / marchasdeladignidad22m

Más de diez mil personas han participado en la ocupación pacífica de las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo (SEPE), convocada por la coordinadora estatal de las Marchas de la Dignidad, para reclamar al Gobierno y a los poderes públicos empleo digno o una renta que les permita vivir con dignidad. Las acciones se realizaron entre las 9 y las 12 de la mañana del último día de abril en unas 400 oficinas del SEPE [ver fotogalería] y, según la organización, no se registraron acciones de fuerza ni incidentes violentos.

El portavoz de la coordinadora estatal, Ginés Fernández, reconoció que la protesta ha tenido poco eco en los medios de comunicación porque se acordó una acción descentralizada, aunque se mostró satisfecho del seguimiento de la iniciativas, en la que han participado grupos de desempleados de todas las edades, incluidos pensionistas, que variaron entre veinte y cien personas. La protesta afectó a las oficinas del paro en toda España.

Sobre la elección de la fecha, unas horas antes de la jornada reivindicativa del Primero de Mayo, Fernández dijo a cuartopoder.es que no pretenden suplantar a nadie, y mucho menos a los sindicatos y a otras fuerzas que consideran “aliados”, sino dar “un toque de atención” al poder, que no es solo el Gobierno del PP sometido a la Troika, sino, sobre todo, los intereses económicos y financieros a los que sirve. “El modelo de acumulación es de expropiación y pone en riesgo la vida de las personas”, explica.

La protesta coincidió con la revisión al alza del cuadro macro del Gobierno, que augura un crecimiento del 1,2 del PIB este año y anuncia bajadas de impuestos a las rentas del trabajo y a los beneficios empresariales el año electoral de 2015. “Esos datos serían positivos –dijo Fernández-- si la mejoría económica no beneficiara únicamente a una minoría; lo que vemos es que el 66% de los seis millones de parados lleva más de dos años buscando trabajo y que hay más de dos millones de no tienen ingreso alguno”.

En opinión de este dirigente que formó parte del equipo de Julio Anguita al frente de Izquierda Unida (IU), el triunfalismo del Gobierno no se justifica: los últimos datos de la EPA demuestran que se puede crecer con un 25,8% de trabajadores en paro. De ahí que el objetivo del movimiento social y político Marchas por la Dignidad sea “generar poder popular para cambiar las cosas”. Según Fernández, “hay que lograr para la expropiación y colocar el empleo y las prestaciones sociales como prioridad. La renta básica y suficiente para la los desempleados es una de ellas”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.