EL PSOE recurrirá al TC si el PP impone que en los ayuntamientos gobierne la lista más votada

1
Rajoy_El_Escorial_lista_mas_votada
La plana mayor del PP aplaude a Rajoy, ayer, tras su discurso de clausura de la Escuela de Verano del PP celebrada en El Escorial (Madrid). / Zipi (Efe)

El PSOE acudirá al Constitucional si Rajoy se empeña en llevar al Congreso -y aprobar con el rodillo parlamentario del PP- su propuesta de reforma de la Ley Electoral para que sea la lista más votada la que se haga directamente con la alcaldía de cualquier municipio. Así lo aseguran a cuartopoder.es medios socialistas, que añaden que la propuesta de Rajoy no es más que "un intento de pucherazo" para impedir la pérdida de unas cuarenta alcaldías, especialmente las de Madrid y Valencia, y que "atenta directamente" contra el artículo 140 de la Constitución. Además, desmienten a Rajoy, que ha afirmado en la clausura de la Escuela de Verano del PP en El Escorial que "esto es algo que figuraba, por ejemplo, en el programa del Partido Socialista Obrero Español no hace muchos años".

Publicidad

La propuesta de Rajoy para evitar que coaliciones postelectorales puedan privar al PP de importantes alcaldías tiene "doble trampa", según afirman a cuartopoder.es medios socialistas conectados con la Secretaría de Ciudades y Política Municipal del PSOE que dirige Gaspar Zarrías. El equipo de esa Secretaría, junto a los servicios jurídicos socialistas, está recabando doctrina constitucional al respecto porque, según ellos, la propuesta de Rajoy podría ser considerada plenamente inconstitucional si finalmente la plasmara en una ley orgánica.

A ese respecto, el Capítulo Segundo de la Constitución Española, referido a la Administración Local, en su artículo 140 dice lo siguiente: "La Constitución garantiza la autonomía de los municipios. Estos gozarán de personalidad jurídica plena. Su gobierno y administración corresponde a sus respectivos Ayuntamientos, integrados por los alcaldes y los concejales. Los concejales serán elegidos por los vecinos del municipio mediante sufragio universal, igual, libre, directo y secreto, en la forma establecida por la ley. Los alcaldes serán elegidos por los concejales o por los vecinos. La ley regulará las condiciones en las que proceda el régimen del concejo abierto".

Es decir, que la Constitución establece claramente que el alcalde deberá ser elegido por los concejales, pero deja la puerta abierta a que pueda ser también elegido directamente por los vecinos, lo que podría realizarse en una segunda vuelta; sin embargo, en ningún caso deja la puerta abierta para que, por ley y manu militari, el alcalde tenga que ser necesariamente el cabeza de la lista más votada. "Si Rajoy se empeña en ir por ahí para 'pegar al sillón consistorial' a los actuales alcaldes del PP, iremos al Constitucional", afirman a cuartopoder.es medios socialistas municipalistas que estaban buscando doctrina constitucional al respecto.

Para esos medios, lo único que quiere Rajoy es frenar la sangría que las elecciones municipales y autonómicas de 2015 van a suponer -según ellos- para el Partido Popular. Eso se lo echó directamente en cara el pasado miércoles 9 de julio a Rajoy la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, durante la sesión de control al Gobierno: aseguró en el Pleno que el PP tiene miedo a perder más de 40 alcaldías importantes y que por ello pretende poner en práctica esta medida. La portavoz socialista dijo también que esperaba que el PP “no se atreva a reformar la ley electoral sólo con los votos populares”.

Lo que dice la ley electoral

Pero, según confirman a este periódico medios del PP, la reforma está en marcha y la aprobarán aunque sea en solitario. Rajoy quiere cambiar la actual Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general, que en su artículo 196 establece que en la sesión de constitución de la Corporación se proceda a la elección de alcalde, de acuerdo con el siguiente procedimiento:

a) Pueden ser candidatos todos los Concejales que encabecen sus correspondientes listas.

b) Si alguno de ellos obtiene la mayoría absoluta de los votos de los Concejales es proclamado electo.

c) Si ninguno de ellos obtiene dicha mayoría es proclamado alcalde el concejal que encabece la lista que haya obtenido mayor número de votos populares en el correspondiente Municipio. En caso de empate se resolverá por sorteo.

Ese artículo también establece que en los municipios comprendidos entre 100 y 250 habitantes pueden ser candidatos a alcalde todos los concejales; si alguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta de los votos de los concejales es proclamado electo; si ninguno obtuviese dicha mayoría será proclamado alcalde el concejal que hubiere obtenido más votos populares en las elecciones de concejales.

Y lo que Rajoy quiere, claro está, es que una nueva ley orgánica establezca que el partido más votado -en este caso, el PP- tenga garantizada la alcaldía. Para los socialistas, está claro: los resultados electorales de las europeas del pasado mes de mayo han puesto de relieve que el PP pierde las mayorías absolutas que tenía en un buen número de municipios -unos cuarenta, según Soraya Rodríguez-, por lo que un pacto entre formaciones de izquierda privaría a los populares de la mayoría de las capitales de provincia, incluyendo las emblemáticas Madrid y Valencia, por lo que quieren establecer una medida que "no es constitucional", según el PSOE.

Pero, además, en la propuesta de Rajoy para garantizar que el PP no sea desalojado de importantes ayuntamientos merced a pactos de izquierda postelectorales, los populares no han tenido en cuenta las especificidades en Cataluña y País Vasco: "Si cambian la ley para que gobierne la formación más votada, vale también para los independentistas catalanes y los abertzales de izquierda en Euskadi, con lo que Rajoy les entregaría muchas alcaldías a ERC y a Sortu", nos dicen en el PSOE.

Las promesas socialistas: segunda vuelta

Por otro lado, estos medios han desmentido las afirmaciones de dirigentes populares, como Rafael Hernando, que en tertulias televisivas y en declaraciones en pasillos han llegado a afirmar que el PSOE prometió en su programa electoral lo mismo que quiere ahora Rajoy. Y también desmienten al propio Rajoy, que el pasado domingo 12 de julio, en la clausura de la Escuela de Verano del PP en El Escorial, dijo: " Hemos planteado que el cabeza de lista más votado en un ayuntamiento sea el alcalde, que es lo razonable y lo lógico. Lo que sería absurdo es que planteáramos lo contrario. Estamos dispuestos a hablar de esto. Esto no es una ocurrencia, esto es algo que figuraba, por ejemplo, en el programa del Partido Socialista Obrero Español no hace muchos años".

Ahora bien, según ha podido comprobar cuartopoder.es, tal promesa no aparece reflejada ni en los programas municipales marco de 2007 ni de 2011, ni tampoco en los de las elecciones generales de 2004, 2008 y 2011.

Solamente en el programa electoral de 2004, titulado "Merecemos una España mejor", con el que Rodríguez Zapatero derrotó electoralmente a Rajoy, se hacía una referencia a la elección de alcaldes en su páginas 33 (capítulo de "Reforma Electoral: acercar los representantes a los representados") y 62 ("Las ciudades y el nuevo Gobierno local").

En su página 33, el PSOE prometía lo siguiente: "Elección directa de los alcaldes, en votación diferente pero simultánea a la de los concejales, en un sistema de doble vuelta que refuerce la gobernabilidad de los Ayuntamientos y en el que se reconozca el derecho de sufragio a todos los que residan legalmente en España". Esa misma petición y en el mismo sentido y redacción la reforzaba en la página 62. Es decir, el PSOE no prometió que iba a gobernar el cabeza de la lista más votada, sino que el alcalde fuera elegido directamente por los ciudadanos, algo que tiene pleno encaje en el artículo 140 de la Constitución, pero a lo que, según parece, se oponen frontalmente en el Partido Popular.

Leave A Reply

Your email address will not be published.