La UE acepta los bloques de hormigón de Gibraltar frente a la queja española

1
bloques_de_hormigón_Gibraltar
Lanzamiento de un bloque de hormigón en la bahía de Algeciras desde un barco gibraltareño. / captura de vídeo de Efe

Los setenta bloques de hormigón lanzados por las autoridades gibraltareñas para crear un arrecife artificial no violan la normativa medioambiental europea, según ha dictaminado la Comisión Europea. Los bloques fueron el principal detonante de la crisis de relaciones entre el Gobierno español y las autoridades del Peñón, cuyas pésimas consecuencias han recaído sobre los ciudadanos de ambas partes de la verja, según denunciaron el miércoles en un manifiesto los exparlamentarios socialistas gaditanos Rafael Román, Salvador de la Encina y José Carracao.

La retirada de los bloques de hormigón fue una condición sine qua non del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, para negociar cualquier acuerdo pesquero con Reino Unido. El Gobierno denunció ante las autoridades de la Comisión Europea la creación del arrecife artificial que, entre otras cosas, perjudicaba a los pescadores artesanales de la zona. El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, respondió a la exigencia española con la contundente afirmación de que “tendrá que arder el infierno para que quitemos los bloques”.

Publicidad

Ninguna evidencia científica demuestra que la creación del arrecife artificial en el noroeste de la Roca suponga daño medioambiental a las especies pesqueras, por más que los pinchos de hierro del hormigón armado obstaculicen la pesca de arrastre junto a la costa. Por el contrario, estos arrecifes facilitan la regeneración de las especies, como está demostrado en los más de setecientos creados por las autoridades españolas en otros tantos puntos del litoral, y como ha reconocido ahora la Comisión de la UE.

Frente a las denuncias del Gobierno, el dictamen de la dirección general de Medio Ambiente de la Comisión Europea afirma que no ha sido posible identificar violación alguna de la normativa medioambiental comunitaria en el sistema de arrecifes artificiales en el noroeste de Gibraltar. Y va más allá al contestar que los proyectos de relleno con rocas de Eastside y Sovereing Bay en Gibraltar tampoco conculcan la normativa medioambiental. Respecto al bunkering o gasolineras flotantes junto al Peñón, la UE afirma que no dañan el medio ambiente.

Como se sabe, el Gobierno plasmó la prohibición del bunkering o suministro de combustible a los buques desde otros barcos con depósitos y enclaves fijos, en la Ley de Medio Ambiente que promovió hace menos de un año el entonces ministro y ahora eurodiputado Miguel Arias Cañete y que el PP tramitó en lectura única en el Congreso, al tiempo que autorizaban el bunkering en aguas de A Coruña. El objetivo principal de la ley era autorizar la fragmentación del subsuelo o fraking para extraer gas sin esperar a la normativa europea ni escuchar las protestas de la población rural de varias comarcas afectadas por el daño a los acuíferos.

El dictamen de la Comisión de la UE sobre los bloques, los rellenos y el bunkering en Gibraltar, fue entregado a los embajadores de España y de Reino Unidos en Bruselas y ha sido silenciado por el Ejecutivo español. Las autoridades de Gibraltar informaron de la resolución mediante una nota de prensa en la que manifestaron su satisfacción con el dictamen y reconocieron la labor de los organismos y autoridades comunitarias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.