Sánchez sólo pactará con Rajoy «la velocidad para cambiar las leyes contra la corrupción»

Pedro_Sanchez_corrupción
Pedro Sánchez en un acto del PSOE celebrado el pasado 26 de octubre en Cuenca. / Efe

Ante la ofensiva lanzada por el Gobierno contra los socialistas por no acordar las leyes de regeneración democrática que ya aprobó el viernes el Consejo de Ministros –y otras que el PP quiere presentar en breve-, Pedro Sánchez ha elaborado un Documento sobre corrupción y regeneración democrática en el que explica a sus cuadros, para que lo transmitan a la opinión pública en sus respectivos ámbitos de actuación territorial, la posición del PSOE al respecto.

El documento deja claro, de entrada, que “ni hay, ni habrá pactos con el PP para luchar contra la corrupción porque el PP es el partido de la corrupción”. Y precisa, respecto a las conversaciones mantenidas a nivel parlamentario (“que nunca de partido” según su número dos, César Luena), que “el PP ha intentado tapar sus vergüenzas haciendo propaganda de un acuerdo que no existe”. Porque, señalan, “la apatía insoportable de Rajoy frente a la corrupción hace que sea imposible pactar nada con ellos”.

Publicidad

Tras expulsar oficial y definitivamente el pasado 31 de octubre a los siete militantes que fueron consejeros y directivos de Caja Madrid y dispusieron de ‘tarjetas negras’ proporcionadas por la entidad (Ángel Eugenio Gómez del Pulgar Perales, Joaquín García Pontes, Virgilio Zapatero Gómez, José María de la Riva Ámez, Gonzalo Martín Pascual, Ignacio Varela Díaz y Enedina Álvarez Gayol), la Ejecutiva del PSOE define así su estrategia: “No es el momento de pactar, sino de actuar con el máximo rigor y máxima rapidez, cada uno en el ámbito de sus responsabilidades”. Y concluye: “El único pacto que está dispuesto a hacer el PSOE es a qué velocidad cambiamos las leyes para erradicar la corrupción”.

Los socialistas arremeten con dureza contra el partido del Gobierno. “Es un hecho que las cúpulas del PP en Madrid y Valencia están contaminadas por la corrupción; que en la 'trama Gürtel/Bárcenas' hay un secretario general del PP implicado, tres tesoreros… Pero de Acebes, Rajoy no dice nada; de la financiación y caja B de su partido no sabe; cuando entra en Génova pasa por cuatro plantas financiadas ilegalmente, pero no se da cuenta; la campaña de Cospedal y las dudas sobre su financiación tampoco las conoce y lo resume todo diciendo que son pocas cosas”. “Lo que debe hacer Rajoy –denuncian-  es dar explicaciones y asumir responsabilidades porque durante 20 años su partido, al parecer, se financiaba irregularmente cada día”.

El documento afirma que Rajoy está “asediado por la corrupción” y lo que debe hacer es “dar menos disculpas y más explicaciones”. A su juicio, tiene que explicar si cuando pide disculpas lo hace por el nombramiento de Ana Mato –“que sigue siendo miembro del Consejo de Ministros”-, si lo hace por el nombramiento de Ángel Acebes – “que fue nombrado secretario general del PP”-, o por María Dolores de Cospedal –“que está siendo investigada y señalada por el señor Bárcenas”-, o incluso por el nombramiento de Bárcenas como tesorero. Porque, sentencian;  “todos estos nombramientos, dependían de una sola persona: Mariano Rajoy".

La corrupción, concluye el documento, “es veneno para la democracia y lo que prueba nuestra voluntad de extirparla es si somos o no firmes en su combate”. “Frente a la corrupción, desde el PSOE pedimos que la Justicia siga actuando de manera contundente, caiga quien caiga, y que la paguen y lo paguen todos los implicados”, añaden. Y rematan: “Cuando nos afecta a nosotros, hemos demostrado contundencia y aplicado el ni un minuto un corrupto en el PSOE”.

Jugando con las palabras, el texto propone que ante la corrupción, en lugar de caer en el ‘y tú más’, los partidos caigan en el ‘y yo más’, pero aplicado al ser más implacable y más ejemplar cuando existan casos de corrupción en sus filas.

En ese marco general, el Grupo Parlamentario Socialista se apresta a debatir las leyes de regeneración en el Congreso ofreciendo, mediante enmiendas, sus propias propuestas. Algunas de las cuales quiere consensuar con el resto de las fuerzas políticas, incluido el PP si se aviene a discutirlas. Como por ejemplo, destacan, el de fijar el tiempo que duren los mandatos de los cargos públicos, algo de lo que no hace mención ninguna el proyecto aprobado en el pasado Consejo de Ministros y sobre lo que, en su rueda habitual de los viernes, Soraya Sáenz de Santamaría no quiso entrar.