Activistas antidesahucios se encerrarán en la EMVS si Botella echa a cinco familias en exclusión social

Sato Díaz *

Activistas antidesahucios tras la renión de esta mañana en Usera. / Belén Municio
Activistas antidesahucios tras la renión de esta mañana en Usera. / Belén Municio

El Ayuntamiento de Madrid pretende desahuciar a cinco familias que viven en pisos de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS). Por ello, activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid, simpatizantes de algunos círculos de Podemos de la capital e, incluso, militantes del Partido Socialista, con Antonio Carmona, aspirante de la formación a alcalde de la capital en los próximos comicios locales, a la cabeza se han reunido esta mañana. En la asamblea, han decidido que están dispuestos a todo para parar los desalojos, incluso a encerrarse en las dependencias de la EMVS, según ha podido saber cuartopoder.es.

Publicidad

"Las familias llevan tiempo comunicando a la EMVS que no pueden pagar porque no tienen los ingresos suficientes", explica Belén Municio, una de las activistas participantes en la reunión, quien ha mostrado su indignación porque "la alcaldesa, Ana Botella, se había comprometido a no desahuciarles por motivos económicos". Por ello, la explicación que da el Consistorio madrileño para ejecutar los desahucios es la "mala convivencia" de estos vecinos. Sin embargo, los afectados aseguran que "tienen apoyo de los vecinos, que aseguran que están bien integrados en la comunidad". Por su parte, mientras las explicaciones que ha dado el Ejecutivo municipal a los vecinos son estas, "en el juzgado alegan motivos económicos, rompiendo el compromiso que había adquirido" el equipo de Botella.

Ante esta situación, los activistas anti desahucios han decidido presentar mañana, lunes 5 de enero, una reclamación "amparada en una sentencia del año 2013 del Tribunal de Estrasburgo que decía que no se puede proceder a un desahucio de estas características si no se proporciona una vivienda alternativa, por este motivo se paró aquel año una ejecución en la Cañada Real", asegura Municio. Una vez presentada la reclamación en las dependencias judiciales, los activistas se reunirán el miércoles con el abogado de la EMVS y, si no hay acuerdo, "se encerrarán en la EMVS para parar los desahucios de estas cinco familias", añade.

Según ha explicado Belén Municio, "las familias están en riego de exclusión social, sólo cobran subsidios por invalidez o por RMI (Renta Mínima de Inserción)". "Esto es un caso diferente a los del Ivima o los relacionados con los fondos buitre, son familias que ya viven en vivienda social, si las desahucias, ¿dónde van a ir, a la calle?", se cuestiona la activista. Dos de las cinco familias ya tienen fecha de desalojo. El primero de ellos, el de Alfonso y Dolores, que viven con cinco hijos y dos nietos, está programado para el día 12 de enero. El segundo, el de Purificación, de 80 años de edad, para el 24 de febrero. "Las otras tres familias tienen la fecha del juicio fijada para el mes de febrero", dice la participante en la reunión de esta mañana. Todas las viviendas se encuentran en la madrileña calle de Oligisto, "junto a la Caja Mágica, el contraste es enorme, lo que nos indigna más", concluye.

(*) Sato Díaz es periodista.