Los partidos trasladan el debate a las redes sociales

Como si de una final de un reality show televisivo o de un partido de la selección española de fútbol se tratase, la conversación durante el Debate sobre el Estado de la Nación ayer no estuvo ni en los pasillos del Congreso de los Diputados ni en los escaños de sus señorías –vacíos en algunos casos más tiempo del que deberían–, sino que se trasladó a las redes sociales, principalmente a Twitter.

El hashtag 'oficial' #DEN2015 fue trending topic nacional durante prácticamente todo el día, como ya lo fuera el año pasado. Sin embargo, durante la primera jornada ya se vertieron más del doble de comentarios en las redes sociales que durante los dos días del debate celebrado hace sólo un año, en 2014, en el que ni siquiera hubo un hashtag oficial.

¿Por qué este mayor interés internauta por el Debate sobre el Estado de la Nación? Por un lado se podría pensar que los últimos escándalos políticos y el descontento de buena parte de la sociedad española llevaron a más tuiteros nacionales a ofrecer su punto de vista con respecto a lo que estaba ocurriendo en el Hemiciclo. Es posible, pero hay otra razón de mayor peso: 2015 pasará a la historia del Debate sobre el Estado de la Nación, no por ser aquel en el que intervino por primera vez Alberto Garzón como portavoz de Izquierda Unida ante un congreso semivacío, sino que lo hará por ser el primero en el que políticos trasladaron la conversación a las redes sociales, ejerciendo en muchos casos su derecho a réplica a través de Twitter como principal canal.

Publicidad

El debate más 2.0 estuvo animado por los propios partidos políticos. Sus responsables de Social Media tenían la estrategia definida desde hacía semanas, a tenor del comportamiento registrado ayer en sus canales sociales.

Por ejemplo, el Partido Popular fue tuiteando, frase a frase, la intervención de Mariano Rajoy a través de la cuenta oficial del partido. Por si fuera poco, en la cuenta personal del presidente del Gobierno se fueron compartiendo gráficos e infografías que apoyaban los puntos clave de su discurso. A cada afirmación, le seguían en Twitter centenares de comentarios de políticos –presentes en la sala o no- valorando las conclusiones presentadas por el presidente del Gobierno. Con sus opiniones, arengaron también a miles de usuarios que retuitearon o se animaron a ofrecer su punto de vista sobre lo que sucedía en las Cortes nacionales.

El Partido Socialista no se quedó callado ante la estrategia popular y contraatacó con gráficos y fotografías que mostraban las contradicciones de lo que decía Mariano Rajoy con respecto a declaraciones suyas pasadas, y ofrecían todo tipo de datos que desacreditaban sus palabras. Cuando los papeles se dieron la vuelta y Pedro Sánchez subió a la tribuna, fue el Partido Popular el que contraatacó. A cada gráfico, centenares de comentarios, favoritos y retuiteos. Uno tras otro.

Los partidos políticos llevaron al Congreso de los Diputados la lección del Social Media bien aprendida: las publicaciones que incluyen fotografías generan hasta un 90% más de interacciones. Por eso tenían preparadas una buena batería de ellas con las que generaron debate en las redes sociales y de una manera bidireccional: haciendo participar también a los ciudadanos. Izquierda Unida y UPyD no se quedaron atrás y también cargaron las tintas en Twitter principalmente contra el discurso de Mariano Rajoy y echando mano de hemeroteca. Mientras tanto, centenares de ciudadanos se han lanzado a crear 'memes' y chistes irónicos sobre lo que ocurría en el Congreso. Comentarios a favor y en contra, en todas las direcciones, aunque en algunos momentos de la jornada viraron todos en la misma dirección.

Eso ocurrió, por ejemplo, cuando gran parte de los diputados abandonaron la sala sin haber finalizado el debate, lo que indignó un año más a muchos usuarios. Pero quizás el momento más esperpéntico se vivió en las redes sociales cuando Celia Villalobos, vicepresidenta de la Cámara, quien durante la intervención del portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, sacó su iPad y se puso a jugar al Candy Crush.

El vídeo que recoge la situación, a pesar de que no permite ver con claridad la pantalla de la tableta para saber si realmente Villalobos había pasado de nivel, viralizó como la espuma y el popular juego volvió a ser trending topic ayer por la tarde, dos años después de su lanzamiento.

La Marea (YouTube)