El Banco de España compró preferentes de Mare Nostrum y perdió 185 millones

4
Linda_Banco_preferentes_efe
Luis María Linde, gobernador del Banco de España. /Efe

Si quedaba alguna duda sobre la responsabilidad del Banco de España en la utilización de las “participaciones preferentes” para atemperar y disfrazar la quiebra de las cajas de ahorros mal gestionadas, el diputado socialista Antonio Hurtado ha obtenido la guinda que faltaba en la tóxica tarta: hasta el Banco de España compró preferentes del Banco Mare Nostrum (BMN) cuando Miguel Ángel Fernández Ordóñez era el gobernador, nombrado por el Gobierno del PSOE. Luego, con el PP en el poder y Luis María Linde de gobernador, las convirtió en capital social, con una pérdida de 185 millones de euros para todos los ciudadanos.

Publicidad

Los números rojos de las entidades que formaron BMN (CajaGranada, CajaMurcia y la balear SA Nostra) llevaron al Banco de España a intervenir, inyectando a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) una ayuda pública que ascendió a 1.645 millones de euros, lo que suponía cerca del 70% del capital social de la entidad. Pero en vez de hacerlo directamente, los responsables del banco emisor y supervisor decidieron que más de la mitad de esa cantidad, en concreto, 915 millones de euros, fueran inversión en participaciones preferentes.

Ya antes de 2010 los especialistas del propio Banco de España habían emitido estudios muy serios indicando que el camino de las participaciones preferentes era inadecuado para garantizar la solvencia de las entidades y resolver la situación de quiebra provocada, en la mayor parte de los casos por la alegre y corrupta gestión y el estallido de la burbuja especulativa del ladrillo. Con todo, Fernández Ordóñez, más preocupado de congelar los sueldos de los trabajadores que de leer las orientaciones del grupo de estudios de la entidad, dio el visto bueno a la operación.

Según ha dado a entender ahora el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, que algo sabía de las preferentes pues generalizó el producto desde la jefatura de Lehman Brothers para España y Portugal, la opción del FROB de dedicar más de la mitad de la ayuda a comprar preferentes tenía un fundamento personal –mantener al presidente y los consejeros del Mare Nostrum, como ha ocurrido de hecho-- y otro inducido: que en BMN trasladara el producto a los confiados ahorradores. Solo que el plan quedó al descubierto y la trampa, con características de estafa a los depositantes, no funcionó según lo previsto. Y entonces el FROB tuvo que transformar en acciones los 915 millones de euros en preferentes, con el asombroso resultado de que pasaron a 730 millones.

Esta última operación, realizada ya en 2013, con Linde de gobernador, pone de relieve la gran eficiencia en el manejo de los recursos públicos. Cierto es que ahora que el BMN vuelve a dar beneficios, la enajenación del 65% de su capital social en manos del FROB (1.597.137.000 euros) antes de febrero de 2018, permitirá, sin duda, a los responsables gubernamentales de turno subsanar unas pérdidas de las que ni política ni penalmente nadie parece responsable ni podrá ser indultado, salvo que robe una bicicleta.

4 Comments
  1. Piedra says

    ¿Quien dijo que la Banca nunca pierde? Lo que yo me pregunto es dónde tendrán tantos millones y para que los quieren.

  2. mole says

    Mol

Leave A Reply

Your email address will not be published.