Carlos Sosa: “Tengo pruebas de que Soria está detrás de la investigación de la Fiscalía a Rosell”

0

Íñigo Corral *

carlos_sosa
Carlos Sosa, director de canariasahora.com. / Imagen cedida por el entrevistado

Carlos Sosa dirige desde hace quince años el periódico Canarias Ahora.  Sus enfrentamientos con el actual ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, han sido frecuentes en esta última década, incluso cuando era alcalde de la ciudad. El último rifirrafe se ha producido a raíz de una investigación abierta por la Fiscalía a su compañera Victoria Rosell, magistrada en excedencia y número uno de Podemos en la candidatura de Las Palmas, porque durante su etapa de jueza investigaba a un empresario acusado de un delito fiscal con quien Sosa hizo un negocio. El veterano periodista cree que hay 'una mano negra' detrás de toda esta historia y que no es otro que José Manuel Soria el rival político de su compañera en las próximas elecciones generales.

Publicidad

Otra vez con problemas judiciales. Eso es algo parecido a llevarse el trabajo a casa puesto que convive con una juez en excedencia ahora metida a política.

— Gajes del oficio. Hacer periodismo en Canarias, una región que, como otras muchas de España, acumula sonados casos de corrupción política, puede depararte en ocasiones graves perjuicios. Desde que publicamos la primera pieza referida a las operaciones sospechosas realizadas alrededor de José Manuel Soria comenzaron nuestros problemas. Soria es el presidente regional del PP, el partido que acumula más casos de corrupción en esta tierra. Su respuesta a nuestras informaciones jamás fue permitirnos obtener su versión, sino decretar nuestra muerte cívica y el cierre de nuestro medio, Canarias Ahora.

 ¿Se adivina una mano negra detrás de esta investigación abierta por la fiscalía pocos días antes del comienzo de una campaña electoral?

— No tengas la menor duda. No es nada casual que mi pareja sea la número uno de Podemos por Las Palmas, ni que yo dirija el periódico que pronto se convirtió en el más combativo contra corrupción. Lo verdaderamente preocupante, en este caso, es la utilización de la Fiscalía para las vendettas políticas y personales, no sólo por lo que atañe a las personas perjudicadas, sino porque significa que esto puede estar sucediendo con más frecuencia de lo que aflora.

Sus pleitos con el ministro Soria vienen de muy lejos; incluso de la época en que fue alcalde de Las Palmas…

"Soria nos ha interpuesto cuatro querellas, todas ellas con petición de la máxima condena por calumnias"

— Así es, concretamente desde que publicamos la operación de 'La Favorita', un pelotazo de varios millones de euros que se produjo al comprar el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, del que era alcalde, una vieja factoría tabaquera (La Favorita) para instalar sus depósitos municipales. Se ofertaba en el mercado por 5 millones de euros y el Ayuntamiento pagó 12. A partir de ahí, Soria nos ha interpuesto cuatro querellas, todas ellas con petición de la máxima condena por calumnias (dos años).

— Pero, ¿tiene pruebas de que Soria está detrás de todo esto?

— Por supuesto. En este caso no me hizo falta una larga investigación periodística porque el acceso directo a lo que había ocurrido me lo permitió al ser firmante del contrato que alguien hizo llegar de forma anónima a la Fiscalía. Sólo que ese alguien cometió un error: el contrato que tiene la fiscal es copia de un juego que se destruyó poco después al constatarse que llevaba una fecha equivocada, el 26 de octubre, cuando debió ser la del 28, que fue cuando realmente se firmó una vez constituida la sociedad que la Unión Deportiva Las Palmas había creado para explotar su emisora de radio. Y sólo una persona tenía esa copia anulada, José Manuel Soria, al que se la facilitaron al reclamar explicaciones al club deportivo por considerar que desde este se estaba apoyando con este asunto a un medio que le es hostil.

Veo que está muy seguro de todo lo que dice, pero usted ya fue condenado una vez por un delito de intromisión ilegítima al honor del rival político de su compañera.

— Sí, fui condenado a 24.000 euros de multa por un delito de injurias en la persona del señor Soria por publicar que teníamos un número de cuenta en Suiza que debía ser investigado. Dijimos que pertenecía a la empresa que dio el pase en el caso de 'La Favorita', una empresa creada para aquella operación y luego liquidada. La jueza consideró que insinuábamos que Soria tenía cuenta en Suiza y que le acusábamos de un delito. En fin…

Por centrar un poco el tema, lo que se investiga es si Rosell cometió siendo juez una acción indisciplinaria al no inhibirse en un proceso en el que se investigaba a Miguel Ángel Ramírez (presidente de la UD Las Palmas) acusado de un delito de fraude fiscal por llegar a un acuerdo económico con usted para firmar un contrato de alquiler para que su emisora de radio que emitía de forma ilegal lo hiciera a través  de una frecuencia de su propiedad.

"La causa sigue adelante y produce cada día titulares tendenciosos. Pero si la pregunta es
si hay caso, la respuesta es clara: no hay caso"

— Sí, de momento dice la Fiscalía que lo que se investiga es si Victoria Rosell eludió el deber de abstención al estar investigando a ese empresario al tiempo que yo decidía sobre la firma de un contrato con la emisora oficial de la Unión Deportiva Las Palmas, de la que es presidente. Los datos son muy elocuentes: la jueza había solicitado su excedencia para irse a la política el 15 de octubre, y abandona su juzgado el 22. Yo firmo el contrato sobre la frecuencia propiedad de mi empresa el 28 de octubre. Están indagando a ver si hubo o no hubo negociaciones mías con Ramírez en esos últimos días en el juzgado. Por más que los testigos han ratificado que no las hubo, la causa sigue adelante produciendo titulares tendenciosos todos los días. Pero si lo que me pregunta es si hay caso, la respuesta es clara: no hay caso.

Se comenta mucho en su isla que la fiscal Evangelina Ríos y la ahora candidata de Podemos tienen mala relación desde hace años, ¿por qué?

— Por encontronazos profesionales que han derivado en mala relación personal. Ya es público y notorio que la señora Ríos presentó una queja contra la señora Rosell por lo que consideraba retraso injustificado en la causa del señor Ramírez. Curiosamente lo hizo días después de que en una conversación privada la jueza le advirtiera sobre un comportamiento anómalo de la fiscal, que había ordenado al inspector fiscal que ejerce de auxilio judicial que no contestara una providencia de Rosell hasta que ésta no le resolviera un recurso. El Consejo General del Poder Judicial archivó la queja de Evangelina Ríos afirmando tajantemente que el retraso en la causa no era en absoluto achacable a la jueza, sino más bien a la Fiscalía.

Permítame que le formule una pregunta al estilo de un fiscal, ¿no es más cierto que la señora Rosell influyó a favor de Usted para que el señor Ramírez comprase su empresa mientras le investigaba por un presunto delito de un fraude de de 21 millones de euros a Hacienda y a la Seguridad Social?

— No sólo es imposible, sino que hubiera sido absolutamente innecesario. Es el director de la emisora del club deportivo el que se pone en contacto con la persona a la que yo tenía al frente de la radio con un contrato de encomienda de gestión en busca de una frecuencia legal por la que operar. El Gobierno de Canarias le había instado a cesar en sus emisiones a través de una FM ilegal, con apercibimiento de 200.000 euros de multa. Y mi emisora les interesaba. Cuando me enteré de que había negociaciones sobre una frecuencia de mi empresa en las que participaban personas no autorizadas a hacerlo, la UD Las Palmas entabla un contacto conmigo para alcanzar un acuerdo. Fue ya en la segunda semana de octubre, cuando ya sabía todo el mundo que Victoria Rosell abandonaba el juzgado. Les remití a la semana siguiente a su salida para poder cerrar el acuerdo y firmar el contrato. Ella jamás supo nada en absoluto de esos pormenores, se enteró de mis acuerdos el día en que los iba a firmar.

Todo parece que es cuestión de fechas: el día 15 la jueza Rosell pide excedencia, el 22 deja de ser juez y una semana más tarde usted firma el contrato de venta, ¿no me dirá que una operación de esas características se negocia sólo en quince días?

— Se negocia en media hora. Basta con que las partes tengan interés. A mí me interesaba que la gestión de mi radio cambiara de manos dado que estaba entrando en un peligroso proceso de deterioro tanto económico como de contenidos que hacía peligrar su continuidad. A su vez, UD Radio necesitaba una frecuencia. Sólo había que cuadrar el precio y las condiciones de pago. Ellos me pidieron una opción de compra y lo vi razonable dado que se ejecutará dentro de doce años, un plazo muy largo como para no estar seguros de la vía por la que la gente escuchará la radio.

 Un testigo, Fernando Ortega, avala la tesis de la Fiscalía porque corrobora que las negociaciones previas se hicieron cuando Rosell no había obtenido la excedencia como juez

— Fernando Ortega es, casualmente, la persona que yo tenía al frente de la emisora. Estaba negociando algo que no podía negociar: una frecuencia que no era suya. Él me había dicho que lo que negociaba era una inyección de capital en la empresa con la que hacía la explotación, pero en medio de esa negociación estaba comprometiendo un bien del que no tenía ningún derecho a disponer.

"Lo que se pretendía era echar fango con la máquina de fango que activó el ministro contra una adversaria política"

En cualquier caso la Fiscalía ya ha advertido de que se trata de una simple investigación que no reviste carácter penal y que “de momento” no han llegado a ninguna conclusión. De hecho, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias le ordenó el viernes que cesara en su investigación.

— Sí, se trataba de unas extrañas diligencias por infracción disciplinaria y la conclusión es clara: nunca debieron abrirse en la Fiscalía sino remitir una queja motivada al Consejo del Poder Judicial para que dilucidara. Lo que se pretendía no era que prevaleciera el Derecho ni el buen nombre de la Justicia. Lo que se pretendía era echar fango con la máquina de fango que activó el ministro contra una adversaria política. Una vez conseguidos los titulares, ya les da igual el resultado de sus diligencias. El buen nombre de la candidata de Podemos ha sido manchado, pero más importante que todo eso, el buen nombre de la Justicia, también.

(*)  Íñigo Corral es periodista.

Leave A Reply

Your email address will not be published.