La elección de la comisión que organizará la XI Asamblea, primer asalto entre los sectores de IU

Garzon_Congreso
Los diputados electos al Congreso por IU-Unidad Popular, Alberto Garzón y Sol Sánchez, formalizaron sus actas ayer en el Congreso de los Diputados. / Chema Moya (Efe)

El futuro de IU tras las últimas elecciones generales depende en gran medida de la decisiva XI Asamblea que la coalición debe celebrar durante 2016. Será otro nuevo intento de 'refundación', algo que se contempla ya desde la IX Asamblea celebrada en 2008 y que lleva en el debate de la organización desde incluso antes. Es al menos la intención de Alberto Garzón y los dirigentes afines, tal y como volvió a recordar él mismo el pasado día 1. El primer paso hacia esta asamblea tendrá lugar este sábado 9 en la sede de la calle Olimpo. El coordinador, Cayo Lara, se refirió ayer a la futura asamblea. "No es un problema de siglas sino de contenido", destacó Lara sobre el debate que se debe dar en IU y dejando, por tanto, la puerta abierta a un cada vez más posible cambio de denominación. El Consejo Político Federal (CPF), máximo órgano de dirección que incluye a más de 200 representantes, será el encargado de fijar la fecha definitiva de este encuentro, según han confirmado a cuartopoder.es fuentes oficiales. Lo más probable es que se celebre entre los meses de abril y mayo. También se elegirán los nombres que formarán la comisión especial que está encargada de desarrollar el encuentro y que pilotará en parte su organización hasta entonces. La composición de esta comisión no es asunto menor puesto que las opiniones políticas que se impongan en el seno de IU pueden hacer que la coalición tome un rumbo u otro.

Publicidad

Los acuerdos de la última Presidencia Federal de IU, celebrada el pasado 22 de diciembre, decidieron que en este CPF se pondría fecha a la asamblea. En dicha reunión varios dirigentes pidieron que se remodelara la Ejecutiva antes incluso de este encuentro, aunque salvo sorpresa de última hora todo indica a que se optará por formar la citada comisión especial sin modificar de momento el órgano de dirección. Según las fuentes consultadas por este medio, habrá debate en torno la fecha. “Hay gente que entiende que debe ser con la máxima urgencia y otras posiciones que no creen que haya que darse tanta prisa”, señalan desde IU. En cualquier caso, la horquilla máxima que se puede dar, según estas fuentes, sería como pronto en marzo y como tarde en Junio. Unas hipotéticas nuevas elecciones generales durante estos meses pueden determinar la fecha.

Respecto al modelo de asamblea y la metodología que se utilizará, está todo abierto y no se aclararán posiciones hasta el mismo debate del sábado. Unas defienden que primero debe realizarse una asamblea propia de IU y luego otra más amplia que incluya, entre otros, a la plataforma Unidad Popular, con la que se presentaron el 20-D. Otras visiones entienden que esta asamblea debe realizarse de forma diferente a las anteriores realizadas por IU e incluir directamente a más sectores externos para que sea realmente un proceso de unidad popular.

Voces como las de Izquierda Abierta, partido de, entre otros, Gaspar Llamazares, consideran que la decisión sobre la fecha más indicada para la Asamblea "debería aplazarse a después de que se aclare el panorama político y electoral en el país". Para IzAb "sería injusto priorizar el debate interno cuando está en juego la gobernabilidad del país y cuando existen opciones para una política de cambio". "Aclaremos primero esa situación y veamos después la convocatoria de esa Asamblea Federal. El emplazamiento a la próxima Asamblea como salida a la situación política creada parece más una huida hacia delante para liberar de responsabilidad a la actual dirección real de la organización, no solo por los resultados, sino también por el proceso que ha conducido a los mismos. Es aún menos aceptable tratar de crear un gobierno de excepción en IU para intentar conducir un proceso que, según parece,  algunos ya han decidido", señalan en un comunicado.

Los nombres que saldrán elegidos para formar parte de la comisión elaborarán las normas y la metodología de esta XI Asamblea. Todas estas cuestiones concretas no se cerrarán definitivamente este sábado. Según algunas fuentes consultadas, Garzón está trabajando en confeccionar las personas que formarán esta comisión y llevará una propuesta el mismo para que sea ratificada por el CPF. En el debate de la organización se encuentran voces que piden un equipo reducido para trabajar, otras piden una comisión más amplia. Las fuentes consultadas señalan que se estará cerrando la propuesta hasta prácticamente última hora. De hecho, hasta esta misma tarde no tendrá lugar, siempre según las fuentes consultadas por este medio, ninguna reunión de dirigentes significativa. Ayer, el propio Garzón señaló en el Congreso, al recoger su acta como diputado, que todavía no tenía su propuesta desarrollada y que será debatida colectivamente en el órgano.

El horizonte de la refundación tiene diferentes opiniones, como señaló un artículo de cuartopoder.es publicado el pasado domingo en el que varios dirigentes respondían sobre el futuro de IU. Las diferentes visiones entre los sectores han provocado dimisiones como la de Lara Hernández, secretaria de Convergencia. Al inicio de la campaña, una serie de personas cercanas a Garzón también decidieron abandonar su equipo electoral. Otros dirigentes, como Yolanda Díaz, coordinadora de IU en Galicia y diputada de En Marea, destacan la existencia de dos almas en IU desde hace mucho tiempo. Ella se muestra escéptica sobre la voluntad política de algunos sectores para convertirse en una herramienta útil.

Por otra parte, IU considera prioritario en su futuro inmediato poder formar grupo parlamentario propio. La opción más factible hasta el momento es acordar con ERC la integración de sus dos diputados en un grupo técnico y luego pasar al Grupo Mixto. Según las fuentes consultadas, todavía no ha habido avances en este sentido.