Garzón y sus colaboradores dejan claras las diferencias con el sector de Cayo Lara

CPF_IU
Alberto Garzón, ayer, en el Consejo Político Federal de IU, junto al coordinador federal Cayo Lara. / Víctor Lerena (Efe)

El Consejo Político Federal de IU celebrado ayer evidenció las diferencias políticas existentes entre Alberto Garzón y Cayo Lara. Aunque ya en los informes públicos se dejaron ver algunos matices como el tono utilizado respecto a Podemos, no fue hasta el final de la reunión cuando se confirmaron. Según explican fuentes asistentes a cuartopoder.es, personas de la máxima confianza de Garzón votaron en contra del informe del coordinador. El candidato de IU, por su parte, se abstuvo. Esta falta de apoyo viene del resumen realizado en la parte final del CPF por Lara. En él recogió las intervenciones que rechazaban la urgencia de reformular IU y el modo de volver acercarse a Podemos. Además, realizó un discurso muy "identitario", según algunas fuentes consultadas. El informe de Lara también tuvo el rechazo de las federaciones de Galicia y Cataluña pero obtuvo el apoyo de 91 votos frente a los 29 en contra y las 10 abstenciones. Su discurso fue apoyado en gran medida durante el debate por una parte de Izquierda Abierta y las federaciones de Navarra, Asturias o parte de Andalucía, entre otros dirigentes. La asunción de responsabilidades por parte de Lara, por un lado, o del equipo del candidato, fue otro de los puntos de fricción.

Publicidad

Algunas de las personas que votaron en contra del informe de Lara fueron Marina Albiol, Clara Alonso o Sira Rego. También el secretario general del PCM, Álvaro Aguilera o Alberto Arregui, entre otros. Las tres primeras están incluidas en la comisión aprobada ayer para pilotar la asamblea y son algunas de las dirigentes más cercanas a Garzón. Fuentes de ese entorno indicaron a este medio que las diferencias políticas se sustentan en varios de los factores señalados y además en la “incapacidad de analizar los errores propios de IU”. “Según ellos la dirección lo ha hecho bien y según nosotros es un lastre. Es una vieja discusión. Garzón va tratando de encabezar el cambio y la dirección está anclada en el pasado sin ver los errores del pasado”, añaden estas fuentes.

Para este sector, la lectura política es equivocada y se sigue pensando que la federación hizo bien en presentar en las europeas a Willy Meyer y Paloma López. “Piensan que tuvimos un buen resultado en las europeas pero que nos acomplejamos”, destacan. Como ya se reflejó en la última Presidencia Federal, varios dirigentes apuestan por renovar ya la dirección. “Cada vez que se plantea un paso, hay un choque, no es nada nuevo. Ayer era un paso nuevo, que era que la asamblea fuera un proceso abierto y un medio de volver a establecer diálogo con Podemos. Lara y compañía venían a defender que no era tan urgente, que no deberíamos estar acomplejados y que los cambios no deberían ser tan profundos”, destaca uno de los afines a Garzón. Un ejemplo que ponen para evidenciar que la Ejecutiva no funciona es precisamente la presentación de dos informes, el de Lara y Garzón, que tienen profundas contradicciones.

Según un dirigente cercano a Lara, el coordinador realizó un discurso final enmendando a Garzón, “con bastante prudencia”, el hecho de que éste señalara que todo lo malo ocurrido en IU ha sido en años pasados. Para este sector, desde que Garzón es candidato su equipo cercano de gestión ha sustituido en la práctica a la dirección de IU. “Por tanto lo bueno y lo malo que ha ocurrido es responsabilidad de ese equipo”, señala. Además destaca que toda la gente cercana a Lara ha confiado en Garzón y sin poner dificultades. Sobre Podemos, éste y otros dirigentes opinan que el sector de Garzón esconde en sus planteamientos la posibilidad de empotrarse en Podemos por lo que prefieren no mostrarse tan “directos” como sí lo fue Lara en su discurso. El coordinador no se opone a un acuerdo con Podemos, así lo refleja su informe, pero el discurso es menos complaciente. Recuerdan estas fuentes que Lara sí voto a favor del informe de Garzón y que éste último marcó, en lo interno, una "posición política de ruptura". "No sabemos si era un mensaje hacia el exterior", añaden.

Desde varios frentes se le reprochó a Garzón durante el debate que no fuera lo suficientemente claro con el rumbo que debe seguir IU en la XI Asamblea. El diputado electo fue un poco más directo en su resumen final y apostó por seguir colaborando con Podemos y todas las organizaciones de ruptura porque de lo contrario se corre el riesgo de convertirse en una minoría. Además reiteró que la organización debe adaptarse a los nuevos tiempos y no atenerse tanto a figuras jurídicas, algo secundario para Garzón. En cualquier caso mantuvo abierto el debate sobre cómo debe de ser la XI Asamblea y cómo debe refundarse IU.

Los asistentes hablan de una multiplicidad de visiones sobre el escenario inmediato de IU. Pero coinciden en dibujar tres posiciones generales. La primera estaría representada por los dirigentes y federaciones más afines a Lara e incluiría a IzAb. Este grupo no ve con buenos ojos la urgencia de hacer una Asamblea de tal calado y optaría más por una “asamblea ordinaria”, aparte de que consideran que el proceso debe empezar una vez se resuelva la gobernabilidad. El partido de Gaspar Llamazares ya lo comunicó oficialmente a finales de esta semana. De todos modos, fuentes de esta partido destacan que no hubo una posición oficial de IzAb sobre estos informes y que los votos fueron individuales. Las diferencias políticas de IzAb se basan en cuestiones como la indefinición política que a su juicio sufre IU, no sabiendo de forma clara si quiere confrontar con Podemos y buscar un espacio a la izquierda o construir de nuevo la confluencia aunque el partido de Pablo Iglesias no quiera.

Los dirigentes más cercanos a Garzón optarían por realizar en las fechas previstas esta asamblea y que supusiera un encuentro “constituyente” y abierto para transformar radicalmente IU aunque no entran por el momento en el fondo del asunto. Por último, las federaciones de Galicia y Cataluña, las que han desarrollado la confluencia en las últimas generales, priorizan la construcción de espacios políticos nuevos como los que ya tienen avanzados en sus territorios. “No podemos estar eternamente esperando a que IU se refunde”, señalan fuentes de esas federaciones. Sus dirigentes defendieron en el debate que ellos han seguido la política de convergencia de IU y se mostraron disconformes con la actitud lejana mantenida por parte de la federación durante la campaña.