Unidad Popular convoca una asamblea estatal para debatir sobre su organización

Unidad_Popular
Sol Sánchez y Alberto Garzón, diputados de IU-Unidad Popular, junto a Adolfo Barrena y José Luis Centella, miembros de la comisión negociadora que está conversando con el PSOE. / Efe

La plataforma Unidad Popular, junto a la que concurrió IU en las últimas elecciones generales, continúa trabajando tras la cita electoral para que la iniciativa goce de estabilidad. Más allá del trabajo territorial realizado mediante asambleas o grupos de trabajo, el próximo 5 de marzo tendrá lugar una cita importante en esta hoja de ruta. La ciudad de Madrid acogerá ese día una asamblea estatal en la que se abordarán “todas las cuestiones organizativas para definir en qué quieren los participantes que se convierta Unidad Popular y cuáles son los mecanismos u órganos necesarios para seguir avanzando en la propuesta”. Así lo explica a cuartopoder.es Joan Vilà, uno de los integrantes de la plataforma. Para ello se ha elaborado un documento que es sólo una propuesta base,un punto de partida sobre lo que trabajar.

Publicidad

Será por tanto el 5 de marzo cuando de forma presencial se empezará el debate de una manera más formal. Comenzarán entonces oficialmente las jornadas de trabajo. A la asamblea se intentarán llevar propuestas ya debatidas y se verá si se pueden tomar decisiones concretas o será sólo el primer pistoletazo de salida. De hecho durante estos días se siguen desarrollando asambleas territoriales como la que tendrá lugar para el grupo de Madrid el sábado 20. El documento recoge, según indica Vilà, algunas deficiencias que se han ido observando o las áreas donde se considera que se debe trabajar más a partir de las necesidades que ha detectado la plataforma. La elaboración ha corrido a cargo por parte de un grupo de trabajo integrado en el órgano del Consejo Estatal de Nodos al cual se han sumado propuestas de otros grupos de trabajo de nodos territoriales.

En este sentido, el documento recoge en su primera parte una introducción titulada Democracia 4.0 en la que se recuerdan las características básicas de UP. Entre las definiciones, el texto recoge lo siguiente: “Somos un movimiento socio político por la unidad popular que busca la confluencia para el cambio social y va más allá de las elecciones generales. Vamos a ser un movimiento de base, en agitación y constante movilización que esté codo a codo en la gente con la calle”; “un movimiento definido en base al programa, en el que la confluencia pasa por unas primarias comunes”; “un espacio político y social de izquierdas, feminista, ecologista, laico y republicano”. En resumen, concluye el texto, se definen como “algo absolutamente inédito hasta ahora en España: un movimiento político que no exige más que trabajo para participar en él, en absoluta igualdad de condiciones”.

El texto recoge una serie de ideas organizativas. Entre ellas indican la importancia de los nodos o asambleas territoriales: “Son soberanos en todo lo que no sean acuerdos que emanen de Asambleas de nivel superior (por ejemplo, contradicciones programáticas, políticas y estratégicas)”. También se propone una coportavocía estatal, de entre dos y cuatro personas para, entre otros asuntos, “representar a UP en la vida pública y política”. Se fijan también las propuestas de crear hasta 5 grupos de trabajo: organización, programa, extensión, comunicación y finanzas. La estructura del Consejo Estatal de Nodos, que ya viene funcionando desde la etapa preelectoral, también está incluida en la propuesta, así como las funciones de la asamblea estatal y un código ético.

Papel en las negociaciones sobre investidura

Por otra parte, desde UP se recuerda que forman parte de la comisión negociadora de la candidatura que está en conversaciones con el PSOE para apoyar la investidura. Junto a Alberto Garzón, José Luis Centella y Adolfo Barrena de IU, la diputada Sol Sánchez e Isabel Elbal representan a UP. En este sentido comparten también el último comunicado hecho público ayer en el que consideraban satisfactorio el avance con los socialistas para establecer unos compromisos mínimos que justifiquen el apoyo a una investidura de Pedro Sánchez. Queda pendiente, eso sí, fijar el mecanismo concreto por el cuál los integrantes de UP ratificarán o no cualquier hipotético acuerdo.

Entre los acuerdos que la comisión negociadora de IU-UP y el PSOE han consensuado destacan la creación de un Ingreso Mínimo Vital, el incremento del Salario Mínimo Interprofesional para este año 2016, la recuperación del subsidio por desempleo para parados mayores de 52 años, el reconocimiento del derecho a una vivienda a las personas que hayan sufrido un desahucio por insolvencia sobrevenida además de la suspensión de los desahucios en caso de personas en situación de emergencia social o la garantía del suministro de agua a todos los hogares y la protección a los consumidores vulnerables contra la pobreza energética. También se contempla la derogación de la reforma laboral del PP, la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores y un plan de choque por el empleo y la inserción laboral.

Otra medida de consenso serían un Pacto por la restitución de libertades que incluye derogar la “Ley mordaza”, la derogación del artículo 315.3 del código penal sobre el derecho a huelga y la supresión de la prisión permanente revisable. Los consensos también se alcanzan en la aprobación de una ley de muerte digna, el compromiso para reformar el sistema electoral o un Pacto anticorrupción que contempla entre otras cuestiones endurecer los delitos por corrupción, prohibir los indultos por estas prácticas o por violencia de género y la creación de una oficina Anticorrupción.