MIGUEL MUÑOZ | Publicado: - Actualizado: 11/1/2017 15:23

Alegre
Luis Alegre, secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, durante una intervención en su campaña de primarias hace algo más de un año. / Efe

Podemos sufre un escenario de fuerte división interna en Madrid desde el pasado lunes. Ese día, el consejero ciudadano autonómico Emilio Delgado emitió un duro comunicado contra el secretario general en la Comunidad madrileña, Luis Alegre, y anunció su dimisión como secretario de organización. Delgado, que también es diputado en la Asamblea de Madrid, acusó a Alegre de “inacción política” y permitir “dinámicas perniciosas”. Ayer, sólo dos días después, otros 9 consejeros ciudadanos anunciaron públicamente su dimisión: Pablo Padilla, Clara Serra, Jazmín Beirak, Sarah Bienzobas, Loreto Arenillas, Olga Abasolo, Cristina Castillo, César Mendoza y Leticia Sánchez. Lo hicieron con un comunicado conjunto en lo que según las fuentes consultadas por este medio se trata de una operación orquestada desde hace varios días con la intención principal de o bien forzar la dimisión de Alegre o una renovación total de la organización, con nuevas primarias incluidas. Según algunas fuentes la dimisión tiene que ver también con las diferencias entre las “familias” de Podemos y afectarían a nivel estatal. Las personas dimitidas son más cercanas el secretario político estatal, Íñigo Errejón, frente a Alegre o Miguel Vila, secretario político en Madrid, más cercanos a Pablo Iglesias. Otras fuentes sin embargo enmarcan sólo el conflicto en clave madrileña, algo a lo que alguno de los dimitidos como Padilla hizo ayer referencia señalando que es falso que sus dimisiones se relacionen con un “supuesto conflicto estatal”. También Delgado se desmarcó de esas especulaciones e incluso Iglesias y Errejón hicieron lo propio en sus cuentas de Twitter cruzándose mensajes.

Otras fuentes del Consejo Ciudadano madrileño consultadas por cuartopoder.es señalan que el detonante del conflicto tiene que ver con el papel de Delgado dentro del órgano. Según estas fuentes, se sintió cuestionado cuando se le propuso compartir funciones con otra persona. Las mismas fuentes reconocen que el papel de la dirección política no ha funcionado como debería pero consideran la reacción “desproporcionada”. Añaden además que el actual secretario general no contempla de ninguna manera dimitir.

“Lamentamos profundamente tener que tomar la decisión más amarga de los últimos tiempos”, señala el principio del comunicado conjunto. En él destacan que la mayoría forma parte de Podemos desde sus comienzos y que siguen comprometidos con los “principios, valores y acción política de un proyecto que se ha consolidado como la mejor herramienta de la gente para recuperar las instituciones y cambiar nuestro país”. La razón que esgrimen en el comunicado para dimitir es “la deriva del órgano durante los últimos meses y la precipitación de los últimos acontecimientos”. El texto prosigue señalando que “algunos intentarán” utilizar su acto para hablar de división en Podemos. “Lo único cierto es que somos una organización democrática y plural donde toda discrepancia entre compañeros es pública y perfectamente normal”, afirman en este sentido. “En todo caso, queremos manifestar que nuestra diferencias respecto a la dirección política de la Comunidad de Madrid no ponen en duda nuestro compromiso con el proyecto ni tienen relación alguna con supuestas divisiones ficticias de dimensión estatal”, añaden.

Los dimitidos concluyen señalando que seguirán trabajando en los muchos espacios donde sí pueden aportar su trabajo “con el fin de ganar nuestro país para su gente en un momento tan complejo y hermoso”. Aparte de Delgado, también Padilla, Abasolo, Serra y Beirak son diputados en la Asamblea de Madrid. Fuentes del grupo parlamentario de Podemos en Madrid descartan que se les vaya a pedir el acta de diputado. Algunas fuentes de la dirección estatal, más afines a Iglesias, consideran que la decisión es irresponsable por hacerse justo en unos momentos en los que se está negociando un posible acuerdo de Gobierno.

Los integrantes del Consejo Ciudadano autonómico eran 35. Con estas dimisiones se quedan en 23 (otras dos personas, Manuel Colinas y Juan Manuel Del Olmo habían dimitido anteriormente por diversas cuestiones) por lo que haría falta aún que 6 personas más dimitieran para que la dirección estatal tuviera que imponer una gestora como ya ocurrió en Galicia. El Consejo madrileño está dividido desde sus inicios. En las primarias compitieron dos listas. Una, afín a Anticapitalistas y sectores críticos que estuvo encabezada por el eurodiputado Miguel Urbán, que no consiguió ganar a Alegre. Sí que son consejeros personas como Jaime Pastor, el actor Alberto San Juan, el poeta Jorge Riechmann o el doctor Luis Montes, entre otros. Fuentes de esta corriente señalan que no está entre sus previsiones dimitir de sus cargos, aunque reconocen la difícil situación del órgano. Se da la circunstancia de que esta corriente está ahora en mayoría dentro del órgano. La otra lista, presentada como equipo Claro que Podemos, afín a la dirección estatal, es la que se ha dividido. Quedan aún como consejeros de esa lista, aparte de Vila o Alegre, personas como Eric Labuske o Eduardo Fernández, entre otros.

Artículos Relacionados

  • clara

    La pregunta es:¿Por qué Delgado al dimitir de Podemos no deja su cargo en la Asamblea de Madrid? Delgado hace lo mismo que Esperanza Aguirre. Solo por no parecerse debería dimitir.

  • Enrique Hernández sanchez.-herrera

    El día 14 en Mérida tienen un levantamiento en contra Álvaro Jaén aprovechando la comparecencia de Panbo Iglesias.
    Denigrante
    Tener oídos y ojos preparados.
    Quiero prevenir a Pablo de lo que se va a encontrar mi tno 600895646
    Enrique

  • Enrique Hernández sanchez.-herrera

    Siempre consultar con los ciudadanos

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend