Rajoy asume puntos del pacto PSOE-C's y tendrá informado al Rey de la negociación

rajoy_reunion_rey_efe
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa que que ofreció tras reunirse con el rey la pasada semana. / Juanjo Martin (Efe)

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Mariano Rajoy, quiere resolver en el menor plazo posible la negociación que pretende abrir en sus entrevistas de hoy y mañana con los dirigentes del PSOE, Pedro Sánchez, y de Ciudadanos, Albert Rivera. Según fuentes del Grupo Popular y de La Moncloa, Rajoy contemplará la inclusión en su programa de investidura de algunas medidas significativas que ambos dirigentes pactaron en febrero pasado. Su guión negociador incluye el compromiso de mantener puntualmente informado al rey Felipe VI.

Publicidad

Rajoy no desea dilatar el proceso. Su grupo parlamentario funciona con la previsión de que la negociación quede resuelta antes del 22 de agosto. Según personas cercanas a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el guión incluye una doble oferta a C's: acuerdo de legislatura o pacto de gobierno. La Moncloa confía en que la posición de privilegio que ofrecerá a Rivera provocará una reflexión en su partido de la que se derivará una respuesta positiva y la consiguiente presión a Sánchez para que facilite la investidura con la abstención. No hay que olvidar, indican estas fuentes, que el PP está contribuyendo a la estabilidad de algunos presidentes autonómicos del PSOE, por ejemplo, aprobando el Presupuesto de Extremadura ante el bloqueo de Podemos a la gestión de Guillermo Fernández Vara.

Las mismas fuentes indican que Rajoy se compromete a incluir en el programa de gobierno varias medidas acordados entre Sánchez y Rivera para la investidura fallida del primero, el 2 de marzo pasado. Citan la revisión de la reforma laboral para aplicar el “contrato estable” por el que apuesta C's y al que los populares añaden la creación de fondos de empresa, a la austriaca, para compensar a los empleados al término de su trabajo en la empresa o de su vida laboral. También incluyen la negociación sobre la garantía de las pensiones, la revisión del copago sanitario y del derecho a la asistencia de los inmigrantes empadronados. En materia social, el compromiso negociador se extendería a la elevación del salario mínimo y a la fijación de una renta de emergencia a las familias sin ningún ingreso. En materia institucional y de regeneración democrática, los compromisos incluirían la reforma de la ley electoral y, entre otras materias, la garantía de pluralidad en RTVE y otros medios públicos.

Rajoy, que tachó hace cuatro meses de “menú de boda al gusto de todos” aquellos doscientos puntos pactados por C's y PSOE que, según dijo, eran como “las dietas de los convalecientes” y no incluían nada que costase digerir, ofrecerá un plazo de una semana a sus interlocutores preferentes para que examinen sus nuevas propuestas y pulsará la disposición de los demás interlocutores a facilitar la investidura. Las fuentes informantes descartan que en este momento procesal Rajoy vaya a dar algún paso sobre la reforma constitucional. Insisten en que el principal objetivo consiste en situar al PSOE ante la responsabilidad de facilitar la investidura con su abstención.

Desde La Moncloa añaden que el guión de Rajoy incluye lo que el presidente considera “natural y honesto”, que es mantener informado al rey de sus gestiones e incluso, si se mantiene el bloqueo, comunicarle que lo ha intentado y no ha sido posible. Antes de que eso pueda ocurrir, en el argumentario del PP ha comenzado a aparecer la acusación a los socialistas de “desobedecer” al jefe del Estado. El propio Felipe González es consciente de que Sánchez tiene perdida la batalla de la opinión pública y ayer insistió en una entrevista al diario argentino Clarín en que el PSOE deje a Rajoy formar gobierno “aunque no lo merece” porque “no ha hecho nada” para ello. “Aunque uno piense desde la oposición que Rajoy no lo merece, lo que tiene que pensar, sobre todo, es que España no puede seguir sin Gobierno. España no se merece estar sin gobierno”, recalcó.