Sánchez da un paso al frente y abre fuego contra Díaz el día 28 en Sevilla

psoe-congreso-sanchez-y-su-cúpula
Pedro Sánchez y sus 'incondicionales', hoy, cuando menos, distanciados. Desde arriba y en el sentido de las agujas del reloj: César Luena, María González Veracruz, Óscar López, Meritxell Batet, Miguel Ángel Heredia, Antonio Hernando y Pedro Sánchez. / Efe

Pedro Sánchez ha despejado las dudas de sus seguidores. Mantiene su palabra, escuchará a la militancia y concurrirá a las primarias, según aseguran personas de su entera confianza. En los próximos días hará pública su opción y el sábado, 28 de enero, protagonizará un acto en Sevilla, territorio de su principal adversaria interna, Susana Díaz, quien se deja querer y realiza campaña interna, aunque todavía no ha dicho si se presenta. Los socialistas dan por hecho que contarán con al menos tres candidatos para las primarias de mayo: Sánchez, Díaz y el exlehendakari Patxi López.

Personas de confianza de Sánchez reconocen que se ha sentido bastante decepcionado por el rápido desapego de los otrora colaboradores la dirección del partido, especialmente el que fuera su número dos, César Luena y el portavoz en el Senado, Oscar López, que se han pasado con armas y bagajes a Patxi López. Además, la decisión de López de lanzar su candidatura le ha hecho dudar entre mantenerse, ofrecerle su respaldo o dar un paso al frente y presentar su opción. Algunos secretarios generales que le apoyaron en su día se muestran ahora proclives a respaldar a López. Es el caso de la vasca Idoia Mendía, del propio Luena en La Rioja y de Francina Armengol en Baleares. Otros prefieren no definirse todavía. Los dirigentes del PSC observan una escrupulosa neutralidad, de momento.

Publicidad

A Sánchez no parece importarle demasiado el respaldo de las estructuras orgánicas (los aparatos), pues alardea de ser “el candidato de la base”, los afiliados. Las más de cuarenta plataformas creadas para reclamar primarias y congreso extraordinario cuanto antes le respaldan plenamente. Y las personas cercanas como son el veterano político gaditano Rafael Román y los diputados José Luis Ábalos, Susana Sumelzo, Odón Elorza y algunos más, han trabajado con la confianza de que será consecuente y concurriría a las primarias.

Tuits de Pedro Sánchez
Tuits de Pedro Sánchez en los que anuncia su gira por las agrupaciones y su presencia en Sevilla el día 28. / captura de Twitter

En las últimas declaraciones que realizó a un medio de comunicación, a finales de diciembre, afirmó que anunciaría su candidatura cuando el Comité Federal fijase la fecha del congreso. Esto ocurrió el sábado pasado e, inmediatamente, López saltó a la palestra, con el consiguiente movimiento de los otrora pedristas o sanchistas a favor de su antiguo colaborador, a quien no le gustan las etiquetas. Esto provocó gran inquietud entre los partidarios de Sánchez y numerosas peticiones de que no esperara más para dar el paso al frente.

Sánchez lanzó un mensaje de sosiego en las redes sociales y anunció ayer su presencia en Sevilla el próximo 29 de enero, aunque más tarde rectificó y adelantó el acto al sábado, día 28, debido a que el 29 juega el Betis contra el Barça y eso, en Sevilla, son palabras mayores. Fuentes del sector crítico daban por hecho que Sánchez haría campaña en Andalucía en el mes de enero, y el dirigente es bien consciente de las dificultades que ha tenido que sortear la plataforma de apoyo, que agrupa a unos 300 afiliados, para reunirse, pues les han negado los locales del partido.

Así las cosas, con López abriendo el sábado su campaña en Portugalete y Díaz de visita a los socialistas de Castilla y León, los responsables de Izquierda Socialista (IS) esperan la llamada de Sánchez y también de López para conocer sus planteamientos antes de la asamblea que van a celebrar el 11 de enero. En noviembre pasado mantuvieron un encuentro con Josep Borrell y también han hablado con personas de confianza de López. La corriente de izquierda del PSOE ve con desaliento el envejecimiento del partido y al mismo tiempo lamenta que las formas nuevas de Podemos reproduzcan los mismos esquemas y viejos enfrentamientos del Partido Socialista.

Las diferencias políticas entre los tres candidatos en liza serán notables en lo atinente a la política de alianzas, pues con independencia de que reivindiquen la centralidad que ahora ocupa el PSOE y la capacidad de alcanzar pactos con el PP en las políticas de Estado, hay quienes, como Sánchez, entienden que la gente de sangre nueva, las nuevas generaciones socialistas están en Podemos y en IU y que, sin ellos no será posible articular una mayoría de izquierdas, y quienes como Díaz rechazan cualquier alianza con las organizaciones de izquierda y, por supuesto, con los nacionalistas.

Una persona alejada de la primera línea política como Rosa Díez, comenta a cuartopoder.es que la crisis del PSOE, al que perteneció, “es el reflejo de la crisis de la democracia liberal, un modelo puesto en cuestión por la mediocridad de los dirigentes y por los populismos nacionalistas emergentes que están cuestionando el sistema de solidaridad social y quebrando la cohesión con planteamientos egoístas y cerrados que la gente acepta por ignorancia y por miedo”. En su opinión, el primer deber de los candidatos socialistas debería ser la pedagogía para avanzar en un proyecto socialdemócrata, sin el simplismo de que ser más de izquierda es oponerse más al PP, porque el verdadero riesgo es el nacional-populismo triunfante, disgregador y de derechas.