SATO DÍAZ | Publicado: - Actualizado: 20/2/2017 12:42

ada-coalu-xavier-domenech_1
Imagen de archivo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el portavoz de En Comú Podem, Xavi Doménech. / Efe

BARCELONA.– El nuevo sujeto político de la izquierda catalana, que surgirá de la confluencia de Barcelona En Comú, ICV, EUiA, Podem, Equo e independientes, echará a andar el próximo domingo 29 de enero en Barcelona. En un acto bautizado Un pais en comú, dará comienzo una serie de asambleas que se desarrollarán en distintos territorios de Cataluña durante febrero y marzo para ir matizando un documento político dividido en seis ejes. Un borrador del documento, al que ha tenido acceso cuartopoder.es, en catalán, divide el proyecto político en seis ponencias o ejes temáticos: Un nuevo modelo económico y ecológico basado en la sostenibilidad; Un nuevo modelo de bienestar para una sociedad justa e igualitaria; Un país fraterno y soberano en todos los ámbitos;  Una revolución democrática y feminista; Un país inclusivo, donde todos tengan cabida y Un proyecto que incluya a todos los territorios. Se barajan algunos nombres para la nueva formación política, aunque tendrá que decidirlo la militancia. Catalunya En Comú, En Comú o En Comú Podem son algunas de las posibilidades que se barajan.

Es en el tercer apartado, titulado Un país fraterno y soberano en todos los ámbitos, en el que se desarrolla la apuesta por el derecho a decidir en Cataluña. Tal y como han declarado en distintas ocasiones tanto Xavi Doménech como Ada Colau, así como otros cargos de relevancia de este espacio político, consideran que la mejor manera de resolver el problema territorial entre el Estado español y Cataluña es mediante un referéndum. Pero entienden el derecho a decidir desde un punto de vista más amplio, que debe estar presente también en otros aspectos políticos, sociales y económicos, no sólo en la cuestión nacional. Reclaman para el pueblo no sólo la soberanía nacional, sino también las soberanías económica, tecnológica, alimentaria y energética. De este modo, apuestan por la generación de “procesos constituyentes, tanto en Cataluña como en el resto de España, que tengan en el centro el derecho de autodeterminación de los pueblos”. Quieren, en este sentido, “una república catalana en relación fraternal con el resto de pueblos de la Península” que comparta soberanías “con un estado que ha de desarrollar su carácter plurinacional”. No dice nada el documento sobre qué tipo de referéndum apoyarían en el supuesto caso de que se celebrara este año, tal y como tiene planificado el Govern de Carles Puigdemont.

En el documento, de 63 páginas, se prioriza la política económica y social, a la que se le dedican las dos primeras ponencias, un total de 23 páginas. “Defendemos un nuevo modelo económico basado en la sostenibilidad y la solidaridad, asumiendo que tendremos que transformar muchas de nuestras maneras de producir y consumir”, explica este borrador, que se posiciona por “democratizar la economía, intervenir sobre el mercado y reconstruir el sector económico público y comunitario” como forma de generar un nuevo modelo productivo en el que será central el “transitar a formas de vida más austeras, reducir el consumo de los ricos y dar prioridad a las necesidades básicas de todos”, así como la regulación de los mercados, la reindustrialización y la reconstrucción de un servicio económico público. Sobre la situación laboral consideran que “hay que garantizar condiciones laborales dignas, pero también disputar el monopolio a la inversión con ánimo de lucro de decidir qué trabajos merecen ser reconocidos y retribuidos”.

También apuestan por “un modelo de bienestar que garantice los derechos sociales, aquellos que facilitan a las personas poder construir un proyecto de vida con autonomía e igualdad”. “Entendemos que la educación, salud, servicios sociales, pensiones, cultura y el acceso a una vivienda son derechos fundamentales”, marca sus prioridades el texto, destacando como herramienta para la consecución de esta justicia social “una política fiscal por la equidad”. Además de estos tres bloques, hay otro dedicado específicamente a la radicalidad democrática y al feminismo, pilares básicos del proyecto. Otra ponencia recupera la idea del PSUC de “un solo pueblo”, sobre la necesidad de integración de las distintas realidades sociales, lingüísticas, culturales, de género, de orientación sexual y migratorias de Cataluña en único sujeto. El último bloque habla de la integración territorial interior de Cataluña.

El borrador será revisado por los promotores

Este borrador será revisado y matizado este domingo por el grupo promotor del nuevo sujeto político. El pasado 19 de diciembre se presentó una lista con 117 nombres que conforman este grupo liderado por el portavoz de En Comú Podem en el Congreso de los Diputados, Xavier Doménech. En este grupo también participan los colíderes de ICV David Cid y Marta Ribas, el secretario político de Podem Joan Giner, los tenientes de alcalde de Ada Colau en Barcelona Gerardo Pisarello y Jaume Asens, el dirigente de Barcelona En Comú Adrià Alemany, y las diputadas en el Congreso por En Comú Podem Marta Sibina y Lucía Martín. También independientes forman parte de este grupo impulsor. Entre ellos, están los catedráticos de Ciencias Políticas Joan Subirats y Viçens Navarro y el economista y activista Arcadi Oliveres. Durante febrero y marzo se desarrollarán las asambleas por territorios en las que se podrán añadir sugerencias y cambios al documento aprobado por los promotores. La asamblea constituyente, de la que saldrá el documento definitivo y una dirección, tendrá lugar a principios de abril. Todavía no está confirmado cuándo se celebrará, pero los organizadores barajan las fechas del 1 o el 8 de abril, así como el recinto La Farga, de Hospitalet.

El objetivo de esta nueva fuerza política es “seguir con la senda que marcaron las candidaturas municipalistas, en las que más que la suma de las partes se consiguió multiplicar el resultado”, aseguran a este medio, haciendo referencia especialmente a algunas de ellas como Barcelona En Comú, que ahora gobierna el Ayuntamiento de Barcelona, o su homóloga en Badalona. El propio Doménech, en una conferencia pronunciada en el Ateneu Barcelonès el pasado 3 de noviembre, marcó las líneas y objetivos principales de este proyecto. El principal reto que tiene por delante este espacio es el de “derrotar la hegemonía neoliberal para construir la hegemonía de los comunes, una hegemonía no sólo política, también cultural, social y económica”. Doménech definió sus aspiraciones de conseguir un “soberanismo de izquierdas y nacional” de Cataluña, basado en las tradiciones del “catalanismo popular, republicanismo y obrerismo”. También citó, como un hito importante, el 15M. Como referentes políticos se refirió, entre otras personas, a Lluis Companys, Federica Montseny, Pi i Margall o Salvador Seguí. En cuanto a la cuestión territorial, esbozó: “No es tanto cómo desconectas, sino cómo reconectas con un nuevo mundo, pues reconocemos múltiples soberanías en juego en un mundo interdependiente”. La finalidad, en palabras del portavoz de En Comú Podem, es “el republicanismo más emancipador que tiene como credo la lucha por la libertad, igualdad y fraternidad” y conseguir una “democracia política, social y cultural” mediante “un proceso constituyente en Cataluña”.

En este nuevo espacio político participarán las organizaciones que ya formaron parte de la confluencia En Comú Podem que ganó en Cataluña las elecciones generales tanto en diciembre del 2015 como en junio de 2016. Estas son ICV, EUiA, Podem, Barcelona En Comú y Equo. Además, se suman numerosos independientes del mundo del activismo social, político, intelectual y académico. La tarea organizativa que tienen por delante es aunar las voces de partidos distintos en una sola, sumando a ella las diferencias que cada una de las partes aporte. Tendrán que sentarse, ponerse de acuerdo y debatir los más de 4.300 militantes de ICV, repartidos en 166 municipios catalanes, partido que cuenta también con unos 1500 amigos; los cerca de 3.800 militantes de EUiA y 2.500 simpatizantes, organizados en 128 localidades; los más de 50.000 inscritos de Podem activos en 75 círculos; los 1.760 activistas censados en Barcelona En Comú y las 9.500 personas inscritas para participar en las consultas de esta formación; y las varias decenas de militantes de Equo y sus cerca de 1.000 simpatizantes.

  • irreductible

    Eso de los 50.000 inscritos de Podem no se lo cree ni el más ingenuo ciudadano del país.
    Conozco amigos que tienen hasta 5 inscripciones diferentes y todas ellas válidas y validadas.

  • Chorrohumo

    Irreductible: tus amigos son más falsos que el discurso de la Zuzi.
    Sí, muy bién por el planteamiento de En Comun: el camino es ese.

  • Etxea

    Lo que está claro es que una vez pasadas las generales (se hizo una eternidad) el pajarito catalán puede volar por libre.

  • juanjo

    Lo único que tienen claro la Colau y su colegin es que en cuantos más pedazos dividan al pueblo llano, a la sociedad, al Estado, etc., más fácilmente lo podrán manipular, dominar, explotar y chuparle las canilllas.
    ……………
    es lo mismo que a finales de los 70 pusieron en practica Felipe González, el Arzallus y el Puyol y otros pájaros de mal agüero.
    ….
    Y nos han destrozado
    ….
    pero ellos y sus secuaces y arrimaos se forraron.
    ……..
    … Y en ese carril continúa.
    ……

  • ramón

    Apuesto porAda Colau y la gente que la rodea,politica progresista y honradez a prueba de bomba,pero creo que el estado español es irrecuperable,un pueblo que vota,revota y recontravota al que le trata a patadas no es en realidad un pueblo….es una manada de borregos

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend