Bescansa: "Me gustaría que Iglesias contara conmigo en su lista para Vistalegre II"

Bescansa1
Carolina Bescansa, diputada en el Congreso y secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, en una imagen de archivo. / Efe

La secretaria de Análisis Político y Social de Podemos y diputada en el Congreso presentó hace unos días una propuesta propia, junto con el responsable de Economía, Nacho Álvarez, de cara a Vistalegre II. Aunque apoyó la propuesta para el referéndum entre los inscritos del equipo de Pablo Iglesias, “Podemos para Todas”, ha buscado mantener una posición propia. Con el nombre de “Pensando Vistalegre-Colectivo Mayo 2011”, la dirigente pretendía favorecer un debate amplio en el interior de la fuerza morada. Esta iniciativa ha organizado un encuentro abierto el próximo sábado. Además, han presentado sus propios documentos político y organizativo pero el objetivo no es formar una candidatura para la asamblea ciudadana. De hecho, su deseo es formar parte de la lista del actual secretario general. Carolina Bescansa (Santiago de Compostela, A Coruña, 1971) atiende a cuartopoder.es justo después de la reunión mantenida entre las corrientes del partido para ofrecer su visión sobre el actual proceso previo a la asamblea ciudadana.

Publicidad

— ¿Qué valoración hace de la reunión? ¿De qué ha servido?

— Era una reunión necesaria. Era necesario un espacio de encuentro de los distintos equipos que han presentado documentos para saber dónde pueden estar los fundamentos de un acuerdo y dónde pueden estar los elementos de divergencia. Esta reunión ha visibilizado un acuerdo sobre el diagnóstico bastante compartido. Es decir, sobre cuáles son los problemas básicos que tenemos en Podemos y sobre los temas más urgentes que tenemos que resolver en la asamblea ciudadana de Vistalegre. Esos acuerdos sobre el diagnóstico no son un tema menor. Es muy positivo que distintos equipos, de gente incluso que no nos conocíamos, estemos viendo que los problemas que tenemos son los mismos. Eso quiere decir que, por un lado, son muy claros, pero, por otro, que tenemos una visión compartida sobre Podemos. ¿Lo que queda por delante? Creo que queda que esta tarde (por ayer) seamos convocados a una reunión de trabajo. Llegar a acuerdos sobre lo propositivo lleva más tiempo. En ese sentido creemos que el tiempo es limitado, esta vez más que en el primer Vistalegre. Por tanto, lo que hay que hacer es aplicarse y ponerse a trabajar.

— ¿Qué posibilidades reales hay de llegar a un acuerdo entre las principales corrientes? Las intenciones están sobre la mesa, pero también se deja la puerta abierta en que si hay diferencias las deben decidir los inscritos.

«Queremos
unas normas compartidas y básicas sobre
cómo se organiza Podemos después de Vistalegre. Creo que eso sí va a
ser posible»

— Nosotros, en Pensando Vistalegre, lo que queremos es un acuerdo sobre las normas básicas con las que va a funcionar Podemos después de la asamblea. Ni siquiera aspiramos a un acuerdo sobre los rumbos políticos, porque creo que ahí, en general, la heterogeneidad ha sido el caudal principal de nuestra fuerza. No tendría sentido tratar de llegar una opinión unitaria en ese sentido. O creo que no es lo más importante. Pero sí queremos unas normas compartidas y básicas sobre cómo se organiza Podemos después de Vistalegre. Creo que eso sí va a ser posible. No estoy tan segura de que eso desemboque en candidaturas o listas únicas. Pero tengo buenas sensaciones –y creo que también Nacho Álvarez y la gente que está con nosotros en el Colectivo Mayo 2011– sobre que de aquí a una semana vamos a dejarnos la piel y tratar de conseguir esas normas comunes compartidas por todos los principales equipos al menos.

— ¿Cuáles son esos problemas que debe resolver Podemos a los que hace referencia y sobre los que según usted hay consenso?

— Creo que hay un acuerdo sobre que es necesario abrir un proceso de descentralización de la organización. También hay consenso sobre la necesidad de dotar de reglas que se cumplan en la organización. Hay acuerdo sobre la necesidad de hacer modificaciones sustantivas en la forma en la que se constituye la Comisión de Garantías. Y creo que hay acuerdos sobre la necesidad de, por lo menos, conectar mejor la organización del partido con el funcionamiento de las instituciones.

— ¿Por qué surgió y en qué consiste exactamente la iniciativa que ha presentado de Pensando Vistalegre? Hay mucha gente que ha podido entender que lo que se pretende es presentar una candidatura o proyecto concreto.

— Es una propuesta que desaparecerá el día 13 de febrero. Nuestra propuesta en lo concreto se materializa en una convocatoria para el sábado 28 a las 11:00 en la calle San Bernardo. Es para todo el mundo de Podemos, no importa la familia a la que pertenezca, la persona en la que se referencia o el equipo en el que esté. La idea es que vengan a buscar puntos de encuentro y espacios de intersección en los ámbitos político, organizativo, ético y de lucha contra el machismo. Para que permitan encontrar un elenco de propuestas, medidas, iniciativas acordadas por todos. Que todos los equipos que presentan documentos propios las puedan incorporar en sus textos y suscribirlos como principios básicos de acuerdo. Ese es el objetivo, buscar lo común. Lamentablemente en esa convocatoria de asamblea ciudadana no hemos tenido el tiempo suficiente para poder hacer este trabajo de transacción, que es el más importante. Hay muchísimos documentos presentados.

Es imprescindible que nos esforcemos para tener el tiempo que nos resta dedicado a buscar esos acuerdos mínimos. Esa es la propuesta de “Pensando Vistalegre”. Por eso estamos muy contentas de que varios equipos importantes hayan confirmado su asistencia y confiamos en que en las próximas horas muchos más nos digan que estarán el sábado. Hay muchas más cosas que nos unen de las que nos separan. Lo que hemos visto en la reunión son esos puntos coincidentes. Hay muchas cosas en lo concreto, sobre el funcionamiento, en las que estamos de acuerdo. A lo mejor sencillamente es que no habíamos tenido el tiempo y espacio para darnos cuenta de que es así.

— Si hay tantas coincidencias, mucha gente se puede preguntar por qué hay diferentes equipos. En este sentido, ¿sería un problema para Podemos que se enfrentaran diferentes proyectos?

«Sería muy sospechoso que solamente hubiera una candidatura
y un proyecto. Hemos conseguido cosas magníficas con nuestras diferencias»

— Al contrario. Sería muy sospechoso que solamente hubiera una candidatura y un proyecto. Hay diagnósticos muy parecidos sobre cuáles son los principales problemas y sobre medidas muy concretas para ayudar a solucionarlos. Lo que no quiere decir que haya acuerdos sobre las dimensiones políticas implicadas en el rumbo del proyecto. Pero, como eso era igual en el primer Vistalegre, mi forma de entender esto es que la heterogeneidad que hay dentro de Podemos nos ha venido genial. Hemos conseguido cosas magníficas teniendo puntos de vista políticos distintos. Por tanto eso no puede ser algo a evitar. Al contrario, es algo para conducir de manera constructiva y positiva. Pero eso se hace cuando hay unas normas claras consensuadas de funcionamiento. A mi juicio es más fácil hacer unas normas para todos, que se acuerdan cuando las personas no saben si van a ser mayoría o minoría que cuando ya se sabe quiénes van a ser las mayorías y quiénes las minorías. Por eso hay que conseguir hacerlo ahora, pero soy optimista.

Bescansa2
Bescansa, en otra imagen de archivo. / Efe

— Apoyó el equipo de “Podemos para Todas” en la propuesta para el referéndum. Ahora presenta otra iniciativa diferente. ¿Se puede interpretar que su posición respecto a Iglesias se ha alejado?

— Nacho, yo y gente que está en espacios parecidos hemos entendido que ahora mismo más importante que apoyar una campaña de candidatura en concreto –lo habría hecho si no hubiera identificado esta necesidad– era, precisamente, apostar por un espacio de construcción de normas para ese Podemos post-Vistalegre. Nos ha parecido que eso era más importante que ninguna otra cosa. Por eso decidimos dar ese paso, ponernos a trabajar y dejarnos la piel para formar ese acuerdo.

— Han criticado la manera en la que se estaba desarrollando el debate en Podemos y que se había reducido al dilema ‘pablismo-errejonismo’ cuando el partido es mucho más. ¿Se puede cambiar esa tendencia?

— Necesariamente de Vistalegre II tiene que salir un Podemos coral. Podemos se tiene que parecer más a una orquesta sinfónica que a un dueto o a que una orquesta de cámara. Es lo que tenemos que hacer. Tenemos músicos y músicas más que suficientes para hacer una enorme orquesta sinfónica.

— ¿Cuáles cree que son las diferencias políticas que tienen Iglesias y Errejón? Puede haber gente que siga sin entenderlas sin caer en simplificaciones que son rechazadas por ambos.

«Las diferencias entre Iglesias y Errejón se han magnificado por esta lógica binaria que al final ha entrado en una dinámica de banalización»

— En lo organizativo son muy claras, porque son muy concretas. Hay diseños de secretarías, áreas y cosas que desde fuera no se entienden, porque responden a la lógica interna de las organizaciones. Es algo bastante difícil de identificar desde fuera. Pero sí que las hay y son importantes. En términos de rumbo político creo que las coincidencias son más de lo que parece. Lo que pasa es que es una diferencia a lo mejor de acentos. De ponerlo más en un lugar u otro. Creo que entre los ejes clásicos sobre los que públicamente se plantea el enfrentamiento entre unos y otros de si las instituciones o la sociedad civil, en ninguno de los dos documentos plantea que ninguno de ellos sean elementos prescindibles para llevar a cabo el cambio político. La cuestión es si pones más el acento en un sitio u otro. Pero creo que se han magnificado por esta lógica binaria que al final ha entrado en una dinámica de banalización. Ha sido mala para Podemos y está siendo mala para el proyecto. Por eso tenemos que superarla.

— Iglesias ha dejado claro que si no gana su proyecto o candidatura se echará a un lado y debería ser Errejón el que liderara. Y se especula también con el papel que debe tener Errejón si presenta un proyecto político que pierde. ¿Qué opina?

— En Podemos no sobra nadie. Más bien faltan entre cinco y seis millones de personas. Lo que tenemos que hacer es ponernos a pensar cómo vamos a conseguir que vengan. Y no en pensar si nos sobran uno, dos, 20 o 30. La cosa no va por ahí.

— A nivel personal, ¿quiere seguir formando parte de la dirección de Podemos?

— La verdad es que me gustaría seguir concurriendo en una lista. Y me gustaría que los compañeros y compañeras me eligieran para desempeñar responsabilidades dentro de la dirección política de Podemos. Me gustaría, claro que sí.

— Entiendo que más en una lista encabezada por Iglesias que por Errejón.

— Claro, Me gustaría que Pablo Iglesias contara conmigo en su lista.

— ¿Con qué estaría satisfecha tras el encuentro que ha convocado para el sábado?

— Esperamos que sea un encuentro no muy largo pero sí muy productivo. Esperamos terminar sobre las 17:00 para conciliar. Hay que ser capaces de encontrar en cada uno de los ámbitos que corresponden a los documentos políticos, organizativos, feminista y ético una serie de puntos que sean aceptables para todos los equipos y que garanticen una mejor convivencia en el post-Vistalegre con independencia de con quién te has sentido más identificado o a que candidato apoyes. Si consiguiéramos eso, y que desembocase en un acuerdo firmado por todas las partes como compromisos, podríamos decir que el Colectivo Mayo 2011-Pensando Vistalegre ha logrado su objetivo.