Los inscritos de Podem deciden si dejan de lado la confluencia de Colau y Doménech

0
dantecolau
De izquierda a derecha, Albano Dante Fachin, Gerardo Pisarello, Ada Colau y, de pie, Xavier Doménech. / Efe

BARCELONA.- Un total de 52.000 inscritos en Podem, la marca del partido de Pablo Iglesias en Cataluña, votan desde el jueves si se integrarán o no en el nuevo sujeto político catalán –en confluencia con ICV, EUiA, Barcelona En Comú y Equo e independientes– liderado por Xavier Doménech y Ada Colau. El periodo de votación terminará esta noche, sábado 18 de marzo, y el lunes se conocerán los resultados. Las condiciones que la dirección de Podem, con Albano Dante Fachin a la cabeza, plantean al resto de actores de la confluencia que los inscritos en Podem puedan votar en las primarias para elegir la dirección del nuevo sujeto político, hasta ahora denominado Un Pais En Comú, a través de la propia web de Podem y no desde una plataforma común; la adopción de un código ético antes de sellar el acuerdo y la utilización de un sistema proporcional con listas abiertas para elegir a la dirección del nuevo partido.

Publicidad

La pregunta a la que responden los inscritos de Podem durante estos días es: "¿Crees que estas condiciones son imprescindibles para la participación de Podem en la asamblea fundacional del nuevo partido con ICV, BComú y EUiA?" Las dos respuestas posibles: "Sí son imprescindibles. No podemos continuar en el posible nuevo partido con ICV, Barcelona En Comú y EUiA sin estas condiciones" y "No son imprescindibles. Podemos continuar en el nuevo partido político con ICV, Barcelona En Comú y EUiA sin estas condiciones".

Dependiendo de los resultados de la votación, la dirección de Podem plantea tres escenarios posibles. Según explica a cuartopoder.es el secretario político de Podem, Joan Giner, el primer escenario que se podría dar sería: "Si la militancia decide que nuestras condiciones no son necesarias para entrar en el nuevo sujeto político, entraríamos con las condiciones actuales planteadas por el grupo promotor". En ese caso, la dirección de Podem quedaría muy tocada y cuestionada por sus bases y lo más normal sería que se convocara una asamblea para elegir un nuevo Consejo Ciudadano. El segundo escenario que plantea Giner es: "Si la militancia decide que sí son necesarias nuestras condiciones, tendríamos que sentarnos a negociar para que se incluyera tanto un sistema más proporcional en la forma de elección de la dirección, como que los inscritos de Podemos pudieran votar a través de nuestra página web". "Estas negociaciones pueden llevar algún tiempo y no hay mucho tiempo, por lo que pediríamos que se retrasara la asamblea del 8 de abril", advierte el secretario político de Podem.

"El tercer escenario sería que no consiguiéramos avanzar en las negociaciones para que se reconozcan nuestras condiciones y llegaran elecciones en Cataluña. En ese caso nos tendríamos que plantear la tercera opción, que sería volver a ir en coalición electoral", añade, recordando la fórmula con la que se presentaron a las pasadas elecciones al Parlament catalán bajo la marca de Catalunya Si Que Es Pot. Esta última opción no es ni la que prefiere la dirección de Podem ni el resto de actores.

Desde el grupo promotor de Un País En Comú rebaten el planteamiento de Podem. Aseguran que habrá un código ético para el nuevo sujeto político que surja de la confluencia, pero que el texto de este documento se cerrará en la asamblea constituyente del 8 abril. Para Podem, "no se puede formar parte de un nuevo espacio si no conocemos el código ético". En cuanto al sistema de primarias para elegir a la dirección del nuevo partido, las personas promotoras de este espacio aseguran que "las listas son abiertas", pero Podem reclama que no haya una lista de consenso promovida por las direcciones de los partidos, sino que sea "un sistema proporcional en el que todo el mundo tenga posibilidades de ser elegido".

En cuanto al censo, desde Podem argumentan que se vote desde la propia web para que no se pierdan inscritos en el proceso participativo de elección del equipo que dirigirá el rumbo de la confluencia. Los inscritos en Podem tendrían que registrarse en la web de Un Pais En Comú y validar luego su inscripción presencialmente. Desde el grupo promotor aseguran que no se pueden volcar los datos de las personas inscritas en Podem en el registro de la confluencia porque va en contra de Ley de Protección de Datos y que permitir que se vote desde plataformas separadas, por partidos, daría lugar a que una persona pudiera votar más de una vez. Otra reclamación de Podem es establecer una cuota del 60 por ciento de mujeres en los órganos de dirección del nuevo espacio confluyente.

La dirección de Podemos a nivel estatal respalda la consulta a los inscritos, que sean las bases quienes decidan el futuro del partido en Cataluña, dando autonomía al partido en el territorio. La portavoz del Grupo Confederal Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, explicaba al respecto ayer en una entrevista con este medio: "Siempre hemos defendido que pase lo que pase somos compañeros de viaje en el espacio político del cambio. Eso no está en duda. También lo que hacemos es algo coherente, respetar la soberanía de Podem y los sujetos catalanes para construir el sujeto político". "Es algo que tienen que construir los catalanes, las decisiones de Podem tienen que ser de Podem y lo mejor que podemos hacer es respetar el proceso. Insistiendo en que con independencia de cómo se terminen haciendo las cosas, seremos compañeros de viaje", añadía.

El propio Fachin aseguraba esta semana que "si las condiciones no son aceptadas por el resto de partidos, preferiría ir en coalición electoral". De forma parecida a Montero se expresaba el secretario de Organización y Programa del partido, Pablo Echenique: "Independientemente del resultado de las conversaciones, hablamos de compañeros de viaje y aliados, vamos a participar del mismo espacio de cambio en la forma que sea", insistía. "Sobre federalización se ha dado un paso muy importante en Vistalegre 2, aprobado un documento organizativo que pone en los territorios decisiones tan importantes como cómo acudir a las elecciones municipales y autonómicas", explicaba Echenique. Ayer, en un ambiguo tweet, animaba a votar a los inscritos en Cataluña sin tomar partido explícitamente: "Frente al inmovilismo de PP y C's y el 3% de CDC, se construye en Cataluña una alternativa democrática. Vota".

Advertencias a la dirección de Podem

Más allá de Podem, desde los distintos actores de la confluencia, Barcelona En Comú, ICV y EUiA, no se entiende que Fachin haya tensado tanto la cuerda. La propia Colau advertía esta mañana a Podem: "Un proceso en común es mucho más que una candidatura electoral". En un acto impulsado por mujeres participantes en esta candidatura ha dicho también: "Con la confluencia nadie renuncia a su identidad, la hacen las personas y no los partidos, por eso es feminista", asegurando que una coalición electoral sí la hacen las cúpulas de los partidos. En la misma línea, Susana Segovia, dirigente de Barcelona En Comú, Fachin no quiere dejar de ser secretario general de Podem para pasar a ser un dirigente más de la Ejecutiva del nuevo espacio político. Lo decía así en unas declaraciones a El Periódico de Catalunya: "Albano es el referente de Podem, pero el del nuevo espacio es Xavier Domènech. Debe costar dejar de ser secretario general de un espacio para pasar a ser uno más de 30. Lo que no puede ser es que nos estén cambiando cada vez las condiciones".

La propia Segovia advertía a Fachin y a la dirección de Podem: "Queremos que Podem esté, pero no al precio de poner en riesgo lo que queremos construir. No puede ser que todo el mundo ceda y ellos no. Queremos hacer todo el proceso juntos; no habrá negociaciones 15 días antes de unas elecciones, que eso sí que es una negociación entre cúpulas". Otros dirigentes de otros actores de la confluencia señalan la idea de que la diferencia es porque Podem quiere tener mayor presencia en los órganos de dirección del nuevo partido, ya que cuenta con 52.000 inscritos, muchos más que militantes tienen los otros partidos. Fuentes oficiales próximas a Doménech, sin embargo, advierten: "El contacto entre las partes continúa, no está roto, y la próxima semana se conocerá el calendario definitivo de la asamblea". De este modo, no se descarta la posibilidad de retrasar la asamblea si hiciera falta más tiempo para seguir negociando con Podem.

En este espacio político participan los más de 4.300 militantes de ICV, repartidos en 166 municipios catalanes, partido que cuenta también con unos 1.500 amigos; los cerca de 3.800 militantes de EUiA y 2.500 simpatizantes, organizados en 128 localidades;  los 1.760 activistas censados en Barcelona En Comú y las 9.500 personas inscritas para participar en las consultas de esta formación; y las varias decenas de militantes de Equo y sus cerca de 1.000 simpatizantes, además de numerosos independientes y de los inscritos de Podem. Los militantes de los diversos partidos pueden estar inscritos al mismo tiempo en Podem o en Barcelona En Comú.

Todas estas personas, si no se cambian las condiciones decididas hasta ahora por el grupo promotor, tendrían que inscribirse en la página de Un País En Comú para poder votar en las primarias y elegir la dirección del nuevo sujeto político. Durante el último mes y medio, se han celebrado asambleas en distintas localidades de Cataluña en la que se ha ido perfilando el documento político redactado por el grupo promotor, al que tuvo acceso cuartopoder.es. Entre las líneas políticas más destacables se encuentra la defensa de una República Catalana y de un Estado español plurinacional, la defensa de las múltiples soberanías, tales como la energética, alimentaria o económica, y el poner en el centro de su política los temas sociales. Este nuevo proyecto político ha reunido tanto a militantes de la izquierda tradicional catalana, PSUC y CCOO, como adelantó este periódico, como a integrantes de formaciones de la "nueva política" como Barcelona En Comú. Sólo falta saber qué hará Podem.

Leave A Reply

Your email address will not be published.