A cara de perro: desconfianza y estrategias para evitar irregularidades en la votación

Un acto proindependentista durante la Diada de 2013 en un área rural catalana
Un acto proindependentista durante la Diada de 2013 en un área rural catalana, donde el PP y Ciudadanos temen que se puedan producir manipulaciones de las actas. / Carles Carbonell (ANC)

Si bien desde el bloque independentista y en medio de las acusaciones y excesos de las campañas electorales ya se ha apuntado la posibilidad de que el gobierno de Mariano Rajoy pueda promover pucherazos electorales el próximo 21-D (algo que no deja de ser curioso, teniendo en cuenta que las encuestas sitúan a los populares en el último lugar), desde los partidos constitucionalistas aseguran (aunque no públicamente) que temen manipulaciones e irregularidades procedentes del bloque independentista.

Las elecciones del próximo jueves son excepcionales y los contendientes se miran de reojo, porque nadie se fía de nadie. En todo caso, la empresa que se ocupará de la gestión de los datos del 21-D ya ha tomado sus precauciones para evitar hackeos o ciberataques informáticos. En esta ocasión, los datos que se recopilen de cada una de las mesas se tendrán que respaldar con una fotografía de las actas hechas manualmente y firmadas por los miembros de las mesas. No se volcará ningún resultado que no sea respaldado documentalmente con la imagen del acta correspondiente, realizada manualmente.

Publicidad

Con todo, desde el PP surgen algunas voces que temen que, en determinadas zonas de Catalunya, donde el independentismo es muy mayoritario y la población no demasiado voluminosa, se pueda adulterar algún acta. Eso sería impensable de existir apoderados y representantes de todos los partidos en todas las mesas electorales. El problema --aseguran fuentes tanto del PP como de C's-- es que sus respectivas organizaciones no se consideran capaces de situar apoderados e interventores en todas las mesas.

Un dirigente del PP de Cataluña asegura que ha conocido casos de localidades pequeñas, donde “se perdieron” al menos tres votos. Explica este dirigente que un buen amigo suyo y dos miembros de su familia le confiaron que ellos habían votado PP y que “sorprendentemente”, el acta no recogió ninguno de sus votos. De hecho, la localidad en cuestión fue mencionada como uno de los casos curiosos, donde los populares obtuvieron 0 votos.

Con todo y con el empate entre bloques que auguran las encuestas publicadas, todos quieren hilar fino y por eso, en el bloque constitucionalista han acogido con agrado la ayuda que les ha brindado Societat Civil Catalana, la asociación cívico política, contraria al independentismo radical en Cataluña, que está reclutando voluntarios para estar presentes, acreditados por los diferentes partidos constitucionalistas, y realizar las tareas de apoderados e interventores.