POLÍTICA / El presidente acordó con su ministro de Economía permitirle que se apease del Gobierno mediada la legislatura

Rajoy cumple su compromiso con Guindos

0
Luis de Guidos, elegido nuevo vicepresidente del Banco Central Europeo.
El Ministro de Economía Luis de Guindos atiende a los medios de comunicación tras su designación como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), tras la reunión de ministros de Finanzas y Economía del Eurogrupo, en Bruselas, ayer, 19 de febrero de 2018. / Olivier Hoslet (Efe)

Cuando se haga efectivo el nombramiento del ministro de Economía, Luis De Guindos, como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Mariano Rajoy dará por cumplido su compromiso con él. Así lo acordaron ambos al inicio de la presente legislatura y así ha sido. Según aseguran fuentes próximas al todavía ministro, fue cuando Rajoy le propuso continuar su mandato al frente de Economía, con algún refuerzo de sus competencias, pero sin acceso a una vicepresidencia económica, por encima del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, como esperaba su entorno, cuando Guindos le dijo a Rajoy que no pensaba mantenerse durante toda la legislatura.

En aquellos días de noviembre de 2016, Rajoy decidió mantener a Luis de Guindos y a Cristóbal Montoro en el mismo gobierno, con competencias similares a las que habían desempeñado en el anterior equipo de gobierno, pese a sus tormentosas relaciones y a sus sonadas discrepancias. A Guindos le dio algo más de poder y le aseguró que sería él quien dirigiría la Comisión Delegada de Asuntos Económicos en su ausencia, ya que el presidente se había reservado para sí la presidencia de este órgano desde 2011, cuando llegó a La Moncloa en medio de la profunda crisis económica que azotaba a España. En ausencia de Rajoy, era la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien presidía la Comisión.

Publicidad

Y a nadie --y mucho menos a De Guindos-- se le escapaba la profunda conexión existente entre Montoro y la vicepresidenta, que constituían un “sólido frente” ante ministros como el que fuera titular de Industria, José Manuel Soria, el de Agricultura, Miguel Arias Cañete, o el de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo. Todos ellos fueron saliendo del Gobierno (en la salida de Soria se especuló, incluso,  con el fuego amigo y la figura entre bambalinas de Montoro) y Luis de Guindos se quedó con su cartera y sin afinidades dentro del gabinete de Rajoy. Fue entonces cuando aceptó seguir sin vicepresidencia, con las competencias de Industria que había dejado su amigo Soria y algo más de poder, pero no el poder absoluto en Economía. Rajoy dijo necesitarlo para consolidar la salida de la crisis y él le comunicó que tenía otras aspiraciones y que no podría terminar la legislatura. Entonces quedó sellado el pacto. Y Rajoy comprometido a apoyar a su ministro para más altas tareas en un horizonte no muy lejano.

Contra las críticas de la oposición en España (el PSOE, porque pedía a una mujer para ese puesto, y Podemos, porque se oponía a que el que fuera representante de Lehman Brothers en España y Portugal ocupase ese puesto en el BCE) y contra el criterio del Parlamento Europeo y de algunos de sus eurodiputados, que insistían en seguir exigiendo "neutralidad", al menos en apariencia, a quienes están llamados a cubrir esos puestos, Luis de Guindos será el primer ministro de Economía de un país que pasa a convertirse en directivo del BCE. Así lo decidieron los ministros de Economía y Finanzas de la UE, tras la retirada in extremis del que fuera su rival, el Gobernador del Banco Central de Irlanda, Philip Lane.

Poco amigo de los cambios, el presidente del Gobierno baraja nombres para cubrir la plaza que "en unos días", según el propio De Guidos confirmaba ayer tras la reunión del Ecofin que decidió promoverle para la vicepresidencia del BCE, quedará vacante. Entre los nombres que barajan en el PP está el de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, el Secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal,  o el que fuera Consejero de Economía y Hacienda en Castilla y León, y ex director corporativo de Iberdrola, Fernando Bécquer.

Leave A Reply

Your email address will not be published.