Alberto San Juan: “Me parece estupendo que haya varias candidaturas progresistas en Madrid”

  • Entrevista con el actor, director y dramaturgo
  • Repaso por la actualidad política de las izquierdas madrileñas

Alberto San Juan (Madrid, 1968) es un actor, director y dramaturgo que siempre ha compaginado sus tareas artísticas con posicionamientos políticos y sociales de izquierdas y alternativos. Así, se recuerda su activismo en contra de la guerra de Irak, en favor de los derechos del pueblo saharaui y en otras muchas causas, la participación en política desde las izquierdas, especialmente en la madrileña, o la fundación de la cooperativa cultural del Teatro del Barrio, desde donde proponer una gestión de la cultura democrática y asociativa.

Así, en el año 2015, se presentó a las primarias de Podemos para conformar el primer Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid en la candidatura de Miguel Urbán, que rivalizaba con Luis Alegre, primer secretario general de la organización madrileña. San Juan fue el candidato más votado, no sólo en Madrid, sino en todas las primarias para todas las comunidades autónomas que se celebraban en aquel momento. Como artista, lleva una actividad frenética, escribiendo y dirigiendo distintas obras de teatro y llevando, incluso, al cine una de ellas: El rey. Ahora está de gira con la obra Mundo Obrero, estrenada el pasado año en el Teatro Español de Madrid y producida por el Teatro del Barrio.

Publicidad

Con motivo de las distintas asambleas abiertas convocadas este fin de semana por distintos sectores políticos de las izquierdas madrileñas, ante el escenario abierto por el anuncio de Íñigo Errejón de que concurrirá por Más Madrid a los comicios autonómicos de mayo, el actor responde a las preguntas de cuartopoder.es.

– El movimiento de Errejón de lanzar la plataforma Más Madrid en la Comunidad, justo el día en el que Podemos cumplía cinco años, ha hecho que vivamos una retrospectiva de lo que han supuesto estos años para la formación. Usted fue la persona más votada en las primarias de 2015 en todo el Estado para elegir los primeros consejos ciudadanos autonómicos. ¿Cómo ve a Podemos hoy en día? ¿Se sigue considerando integrante de Podemos?

“El modelo surgido de Vistalegre I está naufragando”

– Me siento integrante de la causa de la emancipación colectiva, desde siempre y para siempre. Fuera de eso, me dan igual las banderas, los colores, los himnos, los títulos, las doctrinas. Creo que la herida de muerte la recibió Podemos en Vistalegre I, al triunfar la hipótesis de la “maquina de guerra electoral” guiada por un grupo de generales que invalidó desde el principio el eslogan “En Podemos decide la gente”. Decidir no es decir sí o no a las preguntas que otros eligen tras haber debatido ellos solos. Decidir colectivamente supone primero pensar y debatir colectivamente, de forma abierta y transparente. Ahora bien, pienso que la hipótesis que triunfó en Vistalegre I y que estableció cómo funcionaría la organización, nacía de gente honesta y muy valiosa, al servicio de los mismos objetivos de emancipación que quienes defendían otras hipótesis que pasaban por un modelo de organización más democrática.

El caso es que parece que el modelo surgido del primer congreso, y defendido igualmente por Iglesias, Errejón, Bescansa, Alegre y Monedero, está naufragando y hay que ver cómo reorganizar la enorme potencia social que se evidenció en el 15M e hizo posible el nacimiento de Podemos. Podríamos atrevernos a explorar formas de radicalidad democrática. Nunca aparecerá un grupo de gente sabia, honrada y capaz que sepa gobernarnos bien, porque eso esta fuera de la capacidad humana. Godot nunca llegará. Sólo queda atrevernos a participar en la hermosa experiencia de intentar gobernarnos nosotras mismas. ¿Calle o instituciones? Todo. En mi opinión, lo imprescindible es organizarse en la calle, no para protestar, que también, sino para construir. Entendiendo la construcción como un proceso permanente. Pero, además, pienso que no votar, en las actuales circunstancias, sería una irresponsabilidad.

– ¿Cómo valora la iniciativa de Errejón de construir un tándem con Manuela Carmena en el Ayuntamiento y la Comunidad bajo el nombre de Más Madrid?

– He decidido ver las posibilidades positivas de todo lo que ocurra. En ese sentido, me parece estupendo Más Madrid. Ahora, creo que no supone recuperar el espíritu con que nació Podemos o Ahora Madrid. La irrupción del primero en las europeas y la victoria electoral del proyecto municipalista estaban ligados a un proceso de inteligencia colectiva. Por mucho que hubiera individualidades especialmente dinamizadoras, era un proceso colectivo, en el que la colectividad se sentía protagonista y no figuración.

Además, se sostenían en un discurso impugnador, rupturista: hacer frente a los grandes núcleos de poder económico incompatibles con la conquista de unas condiciones de vida digna que no dejen a nadie fuera. Nacían de un espíritu constituyente, que buscaba que el conjunto de la ciudadanía pudiera, por primera vez en nuestra historia, decidir colectiva y directamente cuáles serían las reglas que ordenasen la convivencia. No reivindicaba símbolos tradicionales de lo que históricamente se ha llamado izquierda, iba mucho más lejos: iba a lo que une a una mayoría social, por encima de símbolos, la convicción de que la democracia ha de garantizar condiciones de vida dignas para todas. Y eso exige cambiar la realidad de forma radical, paso a paso, pero con un horizonte compartido, claro e irrenunciable.

– Estamos en un momento de híperliderazgos, el valor del líder, del candidato, tiene una importancia suprema en estos momentos. ¿Cree que las izquierdas deben sucumbir a esto?
– No. Me parece un problemón. Ahora se busca desesperadamente una candidata alternativa a Errejón. Es una trampa tendida desde Vistalegre I, y característica de la más anciana política: buscamos líder antes que proyecto. Si Unidas Podemos fuera un proyecto claro, compartido e irrenunciable, no haría falta líder, harían falta buenos portavoces que comunicaran bien el proyecto que se sostendría entre todas. No votaríamos a Errejón o a X, votaríamos medidas concretas para defender la vida de la gente frente a la colonización criminal de los fondos de inversión internacional. Es difícil superar ésta dinámica de cara a las próximas elecciones, pero no imposible. Hay que intentarlo.

– Distintas organizaciones políticas de las izquierdas madrileñas han convocado diferentes asambleas abiertas este fin de semana, ante el escenario abierto en la izquierda madrileña: el viernes Anticapitalistas, el sábado La Bancada, el domingo es la asamblea Hacer Madrid de IU. ¿Cómo valora la iniciativa de estas asambleas?

“Es necesario que esas diferentes candidaturas se respeten y se cuiden”

– Insisto en que decido mirar en modo positivo. Me parece estupendo, e incluso necesario, que del ámbito de Unidas Podemos surja otra candidatura para la Comunidad de Madrid, además de la encabezada por Errejón, que haya varias candidaturas progresistas para Madrid. Creo que ambas podrían superar ampliamente el 5% de los votos y así, estar en disposición de sumar fuerzas para construir una opción de gobierno progresista. Nos jugamos la salud y la educación, entre otras muchas cosas. Pero, para que la cosa tenga posibilidades de salir bien es necesario que, desde que existan esas diferentes candidaturas, se respeten y se cuiden durante el proceso electoral. Que expongan sus diferencias en cuanto al proyecto sin olvidar nunca que han de ser proyectos que sumen. Me parece, de verdad, estupendo que haya opciones diversas para los diversos proyectos. Y me parece que en la medida en que esos proyectos se construyan colectivamente, más fuerza tendrán.

Publicidad

– ¿Cómo valora, tras cuatro años, el gobierno de Manuela Carmena? ¿Era lo que se esperaba?

– El mejor gobierno municipal desde Tierno, sin duda. Y aún así, muy insuficiente. Disminuye la deuda y aumenta el gasto social, pero expulsa al concejal Sánchez Mato, principal responsable de tal logro. Abre espacios de participación política, pero los limita a cuestiones menores, dejando los grandes asuntos, como la Operación Chamartín o el enfrentamiento con Montoro al criterio exclusivo de la cúpula municipal. En este sentido, me parecerá estupendo si finalmente surge una candidatura alternativa a Carmena. Nunca, contra Carmena, sino, además de Carmena. Y, surja o no, me parecen imprescindibles iniciativas como la de Bancada Municipalista, que llaman a la autoorganización ciudadana para ser activos políticamente en primera persona del plural.

– Mientras tanto, la ultraderecha entra en el parlamento andaluz y forma parte del acuerdo que ha permitido el gobierno del PP en la Junta…

“Me parecerá estupenda otra candidatura además de Carmena”

– Empecé anoche una novela que me está gustando mucho: Lectura fácil, de Cristina Morales. Definía la alienación como (no recuerdo las palabras exactas) la identificación de los deseos e ideas propias con los deseos e ideas del poder. Algo así. Me hizo pensar en Ciudadanos, Vox, el bipartidismo en decadencia pero aún enorme. En la cultura, o incultura, de la Transición y el consenso, en Felipe González… En cómo las asambleas de fábricas, barrios y universidades de los 60 y 70, que soñaban una democracia que garantizase los derechos básicos, incluido el de la participación, fueron reventadas y en la década siguiente y en la posterior aparecimos en su lugar un enjambre de individualidades especuladoras en el afán de sostener nuestras vidas sobre un proceso de acumulación material sin fin y no sobre la propia vida. ¿Son estos nuestros deseos, nuestras ideas? Busquemos un poco más hondo. Puede haber tesoros.