Los herederos del pujolismo entran en campaña y amenazan la hegemonía de Puigdemont

  • Partidos de nueva creación, como el Partit Nacionalista de Catalunya (PNC) que lidera Marta Pascal, competirán en las próximas elecciones catalanas
  • También preparan su candidatura Units per Avançar, considerado heredero de la antigua UDC de Durán i Lleida, la formación Lliures, e incluso el partido Convergents
  • Representantes de esos partidos de nueva creación creen poder representar bien los intereses del nacionalismo, catalanismo reformista o centro catalanista y liberal

4

Algo se está moviendo en el postpujolismo…¡Y mucho! La antigua CiU, reconvertida en sucesivas formaciones con diversas siglas, se ha desgajado en un gran núcleo entorno a la figura del expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y otros grupos que han devenido en pequeños partidos políticos, con el objetivo de recuperar el nacionalismo catalán, alejado del unilateralismo del Procés, se ha convertido en una amenaza para la opción que lidera, independientemente de quien encabece la próxima candidatura, el propio Puigdemont.

Partidos de nueva creación, como el Partit Nacionalista de Catalunya (PNC) que lidera la antigua Coordinadora General del Partit Demòcrata Europeu Català (PdCat), Marta Pascal, que da cabida a antiguos diputados de CDC, como Carles Campuzano o Jordi Xuclà, competirán en las próximas elecciones catalanas (que diferentes partidos catalanes creen que se convocarán para este mismo otoño, tras la más que probable confirmación por los tribunales de la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Joaquim Torra).

También preparan su candidatura (buscan una alianza que no llega con los de Marta Pascal) Units per Avançar, considerado partido heredero de la antigua UDC de Josep Antonio Durán i Lleida, la formación Lliures, que lidera Antoni Fernández Teixidó, la Lliga Democràtica, liderada por la politóloga Astrid Barrio y vinculada con el catalanismo constitucionalista y con la plataforma cívica Societat Civil Catalana e incluso el partido Convergents, con el ex consejero de Justicia, Germà Gordó a la cabeza, aspiran a presentar candidatura y todos ellos se disputan un espectro electoral próximo o tangencial.

Representantes de todos esos partidos de nueva creación creen poder representar bien los intereses de un nacionalismo, en unos casos, catalanismo reformista en otros, o incluso centro catalanista y liberal en otros que se ha quedado huérfano tras esta travesía por el Procés a la que les ha abocado el actual Gobierno de Quim Torra y su socio de ERC. Todos ellos aspiran a arañar votos que ahora se cuentan como independentistas, pero que pertenecen a ciudadanos que están decepcionados, agotados y dispuestos a retirar su confianza al actual bloque de Gobierno.

Fuentes de este nacionalismo que ha iniciado una suerte de “vuelta a la visión multilateral y dialogada del conflicto catalán, lejos de la vía unilateral” aseguran que hay un hastío generalizado en la ciudadanía catalana y ponen como ejemplo los resultados del último estudio del Centre d´Estudis d´Opinió (CEO), más conocido como “el CIS catalán” donde, por primera vez en mucho tiempo, el independentismo pierde pie frente a quienes rechazan una Cataluña independiente, que suman el 50,5% de los encuestados, frente a los que se declaran independentistas, que representan al 42%. “A eso hay que sumar – asegura uno de los dirigentes de los nuevos partidos que abandonó el barco del independentismo- la percepción económica y que un 75,5% piensa que estamos peor que hace un año y más del 40% creen que la situación seguirá empeorando. Queda claro que buena parte del electorado quiere que vuelva la estabilidad y no confía ya en las promesas del Govern, ha visto su gestión nefasta de la covid-19 y ya tiene suficiente. Quiere cambio”.

El mundo nacionalista se ha puesto en marcha y, peleas por la pureza y el pedigrí aparte, esta sucesión de partidos pueden complicar seriamente la existencia a Puigdemont y a quien designe para tratar de suceder a Quim Torra en el sillón presidencial. Los nuevos partidos nacionalistas y catalanistas aspiran a obtener escaños en el Parlament de Cataluña y “parar a este Gobierno unilateralista y recuperar la estabilidad y la cordura”. Si su apuesta sale bien, los dos partidos en el Gobierno saldrían perjudicados, porque verían sus apoyos mermados, pero especialmente la opción personal de Puigdemont. Todo ello en un escenario político en el que, previsiblemente y, según sus estudios electorales, C´s se desplomará para beneficio del PSC principalmente y Vox logrará entrar en el Parlament de Cataluña.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA

Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

4 Comments
  1. Miguel says

    Esto no es más que otra intentona de desbaratar y desestabilizar esta otra amenaza real que supone el independentismo catalán para el penoso y moribundo régimen dirigido desde Madrid , y como les resultó rana la » operación» de los fascistillas naranjas del Rierita y la fustrada emperatriz de Catalunya Inesilla Arrimadas ; pues volvemos al » plan original…» ; Convergéncia i Unió » que tan buenos «resultados» nos aportó.
    PD.
    Estos » herederos del Pujolismo» son de la misma catadura que los Judas de la P$(-)€ ; » herederos del socialismo………..» .

    1. adiro says

      Cambias el artículo y la realidad esto es la reconstrucción del nacionalismo catalán y dela derecha nacionalista

  2. AliBay says

    El catalanismo reformista no existe. Fue asesinado en junio del 2010 por el TC.

    1. adiro says

      Por decirla mas gorda no resulta mas clara , catalanista es el que habla y defiende el catalán el PSC por ejemplo es catalanista, que no es ser nacionalista

Leave A Reply

Your email address will not be published.