DÍA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Mujeres de toda España llenan las calles contra la violencia machista y el “rearme del patriarcado”

  • La manifestación madrileña critica a Martínez-Almeida al pasar por el Ayuntamiento: "Alcalde vergüenza"

0

En Barcelona, Sevilla, Bilbao y en decenas de ciudades y pueblos de España, las mujeres han salido a protestar contra la violencia machista este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En el caso de Madrid, la marcha ha partido desde el Paseo del Prado a las 19 horas para desembocar en la Puerta del Sol. El objetivo, gritar alto y claro que "el machismo mata".

Las cifras son suficiente motivo para explicar por qué cientos de mujeres se han lanzado a las calles españolas este lunes: desde 2013, se han registrado 1.028 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Además, el movimiento feminista lleva años reivindicando que se amplíe el concepto de violencia machista a aquellas ejercidas también fuera de la pareja, teniendo el Convenio de Estambul como referencia. Según sus cálculos, las cifras reales podrían duplicar las oficiales.

Esta convocatoria está marcada por la situación política. En el manifiesto lanzado por el Foro Contra la Violencia a las Mujeres, el organizador en la capital, denuncian la entrada en las instituciones de partidos con "discursos machistas y abiertamente negacionistas", en una clara referencia al ultraderechista Vox. Alertan de un "rearme del patriarcado" y "una guerra abierta contra las mujeres". 

Publicidad

En este contexto, ha comenzado la protesta en la capital. La manifestación partía desde Paseo Del Prado, a pocos metros de Cibeles, a las 19 horas. En la cabecera, veteranas del movimiento feminista tras una pancarta que advertía: “Cuidado. El machismo mata. Tolerancia cero”. A la concentración también han acudido miembros del Gobierno en funciones como la vicepresidenta, Carmen Calvo, o la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. Por parte de Podemos han acudido Irene Montero, Sofía Castañón o Ione Belarra, entre otros nombres.

Al pasar por el Ayuntamiento, las feministas apelaban a José Luis Martínez-Almeida: “Alcalde, vergüenza” para pasar después al “esto nos pasa con un gobierno facha”. Es la reacción a las noticias de los últimos días: este 25N no habrá declaración institucional del consistorio contra la violencia machista después de que Vox haya roto el consenso de los últimos años.

“Es increíble que hayamos educado a nuestros hijos en igualdad y ahora tengamos a los machistas en las instituciones”, comenta Alicia, de la Mesa de Igualdad de Salamanca. Vox representa para ella la reacción machista organizada: “A medida que las mujeres somos más libres, más les molesta a esos machistas”. A su espalda tiene un mes y un número: son las que faltan, las asesinadas, siempre presentes en las manifestaciones.

A pocos metros de la pancarta principal camina la Asamblea Abolicionista de Madrid. “El consentimiento no se compra”, cantan bajo las frases “Abolición prostitución. No pornografía, no vientres de alquiler”.

Algunas manifestantes comentan su perplejidad ante la ola reaccionaria que surge tras todo empuje feminista, otras celebran que en esta cita anual cada vez haya más gente joven y más hombres.

El paseo continúa por Alcalá de camino a Sol. De manera inesperada, una enorme bola navideña instalada por el Ayuntamiento comienza a emitir canciones. Pronto se verán tapadas por la réplica feminista. Son las 20 h. Al gigantesco adorno se va acercando un grupo de asistentes tras la pancarta “Alto al fascismo turco”. Portan carteles con nombres de mujeres que la mayoría de los asistentes es probable que no conozca. “Todas somos Çiçek Kobanê”.

"La lucha de las mujeres kurdas debe ser reconocida. Ellas nos han librado del ISIS y ahora las hemos abandonado. La coalición internacional las ha abandonado”, explica Consuelo, de la Asociación de Amistad con Kurdistán. Han venido este año con cartel propio después de que hace unos meses, Erdogán decidiera invadir el norte de Siria.

La manifestación es una explosión de cantos, que van desde el "la calle, la noche, también son nuestras" hasta "Manolo, manolito, la cena tú solito". Feministas de Vicálvaro, La Elipa, Moratalaz o Vallecas se agrupan tras la pancarta "Entrebarrios, feministas del Sureste". Los sindicatos también se han sumado, desde CCOO hasta Co.bas.

Al final de la marcha, un grupo de manifestantes camina al son de una pequeña batucada y delante del lema “Nosotras también somos mujeres”. Han acudido a la manifestación para poner sobre la mesa una realidad “muy muy invisibilizada” : "Las mujeres con discapacidad intelectual y del desarrollo también sufren violencia de género”, explica Rebeca, de Plena Inclusión, que denuncia que muchas de estas víctimas “no saben que sufren violencia de género" o “cuando lo dicen no las creen”.

La cita feminista termina en Sol, donde las asistentes se congregan para escuchar el manifiesto. Como cada año, esta marcha vuelve a ser una demostración de fuerza del feminismo. El martes toca seguir luchando para combatir la violencia machista física, psicológica, económica y sexual. El feminismo está alerta y no hay descanso.

Lee aquí el manifiesto para el 25 de noviembre publicado por el Foro de Madrid contra la Violencia a las Mujeres.

Leave A Reply

Your email address will not be published.