Ganar al PP para que haya cambio

11
Momentos previos al 'debate a cuatro' el pasado 13 de junio. / Podemos (flickr)
Momentos previos al 'debate a cuatro' del pasado lunes. / Podemos (Flickr)

Estamos a punto de celebrar las segundas elecciones generales en seis meses. El debate, los pronósticos de las encuestas, la sucia campaña para evitar el cambio y la jugada que baraja el sistema, las van a convertir en una de las más trascendentales de la historia reciente de este país. 

¿Cómo hemos llegado al 26J? Las elecciones del 20D acabaron con el bipartidismo, creando una nueva situación política en la que no es tan fácil aplicar las políticas socioeconómicas contrarias a la mayoría. La incapacidad de formar gobierno ha conducido a la nueva cita electoral. Pero las responsabilidades de los partidos no son las mismas. Siendo el PP el más votado, era también el más rechazado por los recortes sociales, de libertades y por la corrupción. Sin otra alternativa que 'más de lo mismo' e incapaz de gestionar con inteligencia la cuestión de Cataluña, su aislamiento no le permitió ni intentar la investidura.

Publicidad

El PSOE renunció a formar gobierno de progreso al rechazar un acuerdo con la izquierda y echarse en brazos de Ciudadanos (C´s). Cometió, además, dos errores. Por un lado, desplazarse hacia la derecha al pactar con C´s un programa que hacía imposible el acuerdo con la izquierda. Por otro, pactando con ellos reconocía a C´s un carácter centrista que no tiene. Estos errores le pasarán factura electoral.

Podemos, IU y otras fuerzas de progreso hicieron lo correcto al defender un gobierno progresista “a la valenciana” y negarse a apoyar a PSOE-C´s. También han acertado de pleno al crear la coalición Unidos Podemos (UP) que, tal como pronostican todas las encuestas, puede tener un excelente resultado, demostrando algo evidente: la unidad suma e incluso multiplica.

La campaña del miedo. Las tendencias electorales que se apuntan, el sorpasso anunciado de Unidos Podemos al PSOE y la disputa de primera posición (apenas hay 3 puntos de diferencia), han despertado las alarmas en los sectores del régimen. El recurso al anticomunismo, las acusaciones de extremismo, la grotesca utilización de Venezuela, la manipulación de poderes del Estado para construir montajes y la degradación de los medios de comunicación. Todo vale. Es especialmente vergonzosa la campaña de El País y su ataque a Unidos Podemos con primeras páginas, editoriales y colocando a columnistas en una actitud de servidumbre a la línea editorial. Estamos viviendo una campaña donde no se trata de convencer al elector de a quién tiene que votar y a qué ilusionante programa, sino de que no hay que votar a UP para que no vengan las plagas de Egipto. Los ataques a Pablo Iglesias, para quemar su figura, son una parte importante de esa estrategia de impedir a toda costa el gobierno de Unidos Podemos y la posibilidad de  cambio.

La jugada del sistema. Si se confirman las encuestas, la operación que preparan los poderes fácticos para impedir un gobierno de progreso de Unidos Podemos, pasa por dos sacrificios: el de un Rajoy quemado y el del PSOE, al que se le intentaría obligar a abstenerse ante al pacto PP-C´s. Ya se está preguntando al electorado del PP qué apoyo tendría esta apuesta de sustituir a Rajoy por otra persona .En segundo lugar, el sistema sacrificaría al PSOE obligándole a dejar gobernar al PP, aunque la mayoría de sus electores estén en contra. Se justificaría con el argumento de no votar a nadie y dedicarse a su recomposición después del castigo electoral que puede recibir. Es la posición que defiende Felipe González: si no es posible la gran coalición por activa, que lo sea por pasiva al abstenerse el PSOE. Y es la que apuntó Pedro Sánchez en el encuentro con el Círculo de Empresarios el 27 de mayo: dejar gobernar al partido mayoritario. Hay quien, como Pedro Montes, califica de traición y entrega esta estrategia. Con ella, el PSOE se rompería o se hundiría o ambas cosas la vez.

Ganar al PP para que haya cambio. Así las cosas, la manera más clara de romper la jugada de la oligarquía es que Unidos Podemos sea la primera fuerza política. Este escenario pondría en dificultades al PSOE para facilitar el poder al PP. ¿Cómo se explicaría que en Portugal el partido socialista gobierne con la izquierda y en España deje gobernar a la peor derecha? Es evidente que allí hubo revolución y aquí transición, pero eso no justificaría la entrega del PSOE.

Vencer en las elecciones generales exige varias cosas: que no se pierda ningún voto de la izquierda por reticencias ante la unidad; que se realice una buena campaña electoral generando ilusión y utilizando todos los recursos disponibles. Que haya una alta participación: todo puede cambiar si la ciudadanía toma conciencia de que no puede hacer como que ignora al poder, porque como han demostrado los recortes, el poder no se olvida de los ciudadanos. Y, sobre todo, que se concentre todo el voto progresista en Unidos Podemos, incluido el de esa mayoría de votantes socialistas que son contrarios a facilitar el gobierno del PP. El electorado tiene derecho a saber a qué atenerse para no ser estafado con el sentido de su voto.

Me contaba un amigo que escuchó a un taxista decir que “iba a votar a Unidos-Podemos por sus hijos y por un futuro decente, para que cambien las cosas y limpiar el país…”, que no le preocupaban las acusaciones de radicalismo, “porque eso también lo decían del PSOE de 1982… En fin, un cambio sociológico y político que va a hacer que vote por el cambio mucha gente que no podemos ni imaginar. La crisis política en España ha llegado porque los de arriba ya no pueden gobernar como siempre han hecho, los de abajo no aguantan más y los de en medio están basculando hacia el cambio. Sí, se puede ganar al Partido Popular. Va a depender de muy pocos votos. El 26J está en nuestras manos cambiar el rumbo de la historia de nuestro país. Sabiendo que más importante que llegar al poder es dar solución a los problemas de la gente y, sobre todo, conquistar la hegemonía cultural y moral.

11 Comments
  1. Ara Dimas says

    No se puede dejar que vuelva a gobernar el PP. La lists mas votada no es la tendencia ideológica del país. FF por el artículo

  2. Volare says

    El PSOE lo tiene muy difícil…pues en una maniobra de Blitzkrieg UP puede proponer a Sanchez de Presidente. Quizás para evitar el sainete dimita la noche del 26.

  3. Almonte says

    Analicen la foto y encontrarán alguna respuesta.

  4. El Lobo Feroz says

    Neoliberales contra una razonable nueva socialdemocracia. Como en el siglo XIX, pero peor. Neoliberales como Rajoy, Felipe González, Zapatero, Ciudadanos, El País, etc.

  5. matusalen says

    Secuencia de hechos: iglesias lanza un alegato antipsoe nada mas salir de la reunión con Rajoy, inmediatamente después de las elecciones, allí donde sanchez dijo que no había nada que hablar con Rajoy, cosa también cuestionable. Podemos pone inmediatamente después de las elecciones como línea roja el referéndum de Cataluña, cuestión que, si importante, no puede pivotar la configuracion de un gobierno para el estado. Podemos se niega a hablar con el psoe mientras mantenga reuniones con ciudadanos, como si el candidato a presidente no pudiera hablar con quien considere oportuno para formar gobierno.
    Consecuencias: un plan de gobierno razonable, dada la correlacion de fuerzas y la realidad, es tumbado; plan que revertia buena parte del legado demoledor del gobierno de Rajoy, y con medidas beneficiosas para un amplio espectro de poblacion. Se le da un aire al pp que no tenia. Se trunca la posibilidad de instalar una derecha mas moderada en España. Se mantiene de facto al pp casi un año mas en el gobierno, con su legislación vigente dando por el culo, pero al mismo tiempo en el limbo, creando inseguridad no solo al capital.
    Todo ello gracias al mesias, al pitufo gruñon, y demás adláteres.

  6. matusalen says

    moreno haztelo mirar…..jajaj a la valenciana….la paella que me comi yo el domingo……podemos decia que no habia derechas ni izquierdas, ahora es socialdemocrata y el 4M de izquierdas, el pitufo era de izquierdas pero ahora se alia con la socialdemocracia, esa socialdemocracia tan malota, de derechas y perdedora por aliada de ibex….alguien da mas?, si, podemos no aceptaba la derecha de cs, pero como se autodefine, ahora, socialdemocrata, los que se aliaron con cs…. de traca!!. mañana si hay que ser caperucita se es….ay!! la nueva politica…morenin

  7. Pritet says

    Otro tonto que se ha dejado lavar el cerebro por Pablo Iglesias. Podemitas, dais tanto asco como los peperos.

  8. Jorge Sánchez says

    Muy buen artículo, refleja lo que tenemos en mente muchos militantes y votantes que fuimos viendo cómo el espacio de la derecha ha ido estrechándose aceleradamente en estos últimos dos años, tragando soberbia y masticando odio, al fin vomitando bilis porque se les escapa el «todo atado y bien atado» que ha durado varias décadas. Se resquebraja, señores, han hecho uso y abuso, y la gente ya no le cree tanto a los mentimedios. Sí se puede ganar.

  9. juanjo says

    Bueno, bien.
    Pero me ocurre que cuando oigo la palabra patria, no puedo evitar aligerar el paso.

  10. L1U2N3A says

    La foto es demasiado expresiva , los cuatro representantes de los partidos más » probablemente » votados el próximo 26-J ni se miran y cada uno toma una dirección diferente. ¿ Se podrá formar gobierno con estas fuerzas políticas cuyos representantes no parecen ser capaces de negociar y formar un gobierno plural?. A estas alturas y después de lo sucedido el 20-D, tendremos políticos dispuestos a escuchar la tan traída, llevada y manipulada por ellos «opinión popular». Ojala que si.r

Leave A Reply

Your email address will not be published.