¡Feliz año nuevo viejuno!

  • En la Nochevieja televisiva de 2018 triunfó la apuesta segura: una presentadora neumática que cada 365 días da un paso adelante en la reducción de su vestuario
  • Una delicia propia de la televisión que presumía de exquisita, que se burlaba de la chabacanería de su rival

2

En la Nochevieja televisiva de 2018 triunfó la apuesta segura: una presentadora neumática que cada 365 días da un paso adelante en la reducción de su vestuario, camino de la desnudez absoluta, de la televisión total. Pantallas LCD con iluminación HDR10+, conectividad inalámbrica, contenidos multimedias 4K bajo demanda… Avances tecnológicos que, como bien sabemos, siempre llegan acompañados de retrocesos intelectuales: es muy posible que en 2054 Antena Tres haya conseguido alcanzar el éxito de la cadena de las Mamma Chicho, y reciba el año nuevo en HDR10+ desde un jacuzzi, con Pedroche en bolas acompañada por una adaptación virtual del carisma de Jesús Gil en el cuerpo flamenco de Chicote. Una delicia propia de la televisión que presumía de exquisita, que se burlaba de la chabacanería de su rival.

La presentadora despide 2018 asegurando que todo lo mejor llegará en 2019, que nos espera un año maravilloso, que seremos muy felices. La presentadora, pobre, estaría introduciéndose con fórceps en su cárcel de transparencias y lentejuelas mientras el servicio de informativos de su cadena emitía el resumen del año finiquitado y las previsiones del recién nacido. Nos espera un año de mierda.

Publicidad

Las mujeres siguen siendo asesinadas por los hombres. Aquellos que huyen de la guerra o la miseria son tratados como ladrones o terroristas. Aumentan las diferencias entre los seres humanos, cada vez hay más ricos y más pobres, la brecha social crece. La política sigue generando desconfianza, la cultura continúa siendo un lujo, las estrategias se diseñan pensando en las próximas elecciones. El planeta sigue muriendo. Y en medio de este montón de basura aparece Vox.

Publicidad

2019 puede ser el año de fascismo. Ya lo es en Brasil, en Italia… El retorno de un monstruo que siempre ha estado ahí, agazapado en las sombras, cobijado bajo siglas democráticas, esperando que se diesen las circunstancias óptimas para volver a sembrar la tierra de desigualdad, de totalitarismo, de clasismo y racismo. De machismo. Vuelve para oprimir a las minorías, para justificar la violencia, para retroceder en el tiempo. Y mientras tanto, la tele sigue apostando por las mujeres medio desnudas. ¡Feliz año nuevo viejuno!

2 Comments
  1. florentino del Amo Antolin says

    ¡ Gracias por avisar Javier !. Menos mal que hay otros diales y el zaping ayuda mucho, a menos que no se tenga cabeza; o mejor dicho, que en esa cabeza esté vacia, o llena de anúncios sexistas, picarones y basura especial para credulos. Sí, esos que se tragan todo, con una fé ciega: Lo dice mi tele !. Son buscadores de erotismo dopado, ese que con tres copas demás, le hace arrumacos a la suegra y con el rabillo mira la morena de estufa… haciendose ilusiones orgasmicas en una mente emborronada por las politicas de los: Más medias televisivos, coincidentes con el que les dió la TDT y frecuencias Marianas; juntamente con las indulgencias plenarias de una suegra, que no te ve como el presentador adjunto ha tu bombón excelso en bolas…
    Tales aderezos Javier, forman y conforman ese espacio adulterado, que sus inventores exprimen al máximo… ¡ A los tontos de carabaña se les engaña, con una caña… a todos, menos a mí que soy de aquí !. Aquí, no se salva ni Dios… pues lo mataron !. ¿ Cuanto cobraria la morena por sus bolas ?. Aunque bien pensado ( esto de pensar funciona )… Esa modelo: Se pede tambien. Osea que el olorcillo de mezclas en comidas, bebidas, compotas, ensaladas, dulces… Pueden ser fatales olfativamente… ¡ Javier, no compensa la visión, con una tufa y con poca ropa llega antes a la pituitaria !. Que ciertos diales, sepan que no les vemos… porqué huelen demasiado mal, y desde lejos !.

  2. ninja45 says

    Del 2018 tenemos un balance en negro: por un lado, el conflicto catalán no se ha resuelto con la represión, sino que se ha enconado más y ha agrandado las filas del independentismo; por el otro, la imagen de Spañistán se ha visto arrastrada por todas partes, y ha cuajado la idea de una democracia herida, cuestionable y a estas alturas cuestionada. Por mucho que las cancillerías de la UE callen y otorguen, haga lo que haga el Estado con Catalunya, España ha perdido en los juzgados internacionales –donde seguirá perdiendo–, y también está perdiendo en la opinión pública europea. Muchos artículos, por ejemplo, han abonado la convicción de que la justicia española está politizada, y que es utilizada para la represión política. España, pues, no sólo no ha demostrado que podía contener la revuelta catalana, sino que ha demostrado que no la contiene ni siquiera cuando pervierte las reglas de juego. Si añadimos que los presos políticos están fuertes, que las entidades aguantan y que el exilio se refuerza, el balance negativo para el Estado es rotundo. Ya lo decía Cela, “en España, el que resiste, gana”, y si alguna cosa ha demostrado el movimiento catalán, es un gran sentido de la resistencia. A la m. con la Injusticia española prevaricadora, títere de los fascistas y corruptos. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.