El Gobierno de Navarra vuelve a desalojar el Gaztetxe Maravillas

A las 5 de la mañana y tras el aviso de vecinos del barrio de Alde Zaharra de Pamplona, que no podían pasar por las calles habituales por el dispositivo de Policía Nacional y Foral desplegado por parte del Gobierno de Navarra. Así es como se ha producido el nuevo desalojo del Gaztetxe Maravillas, sito en el Palacio de Rozalejo, en la Plaza de Navarrería de la ciudad. El primero se produjo en el mes de agosto.

La razón esgrimida por el Gobierno de Navarra es la necesidad de que técnicos de la institución comprueben el estado de la estructura del edificio. Algo que les choca a los jóvenes del gaztetxe, que ponen en entredicho que "unos técnicos de edificaciones hagan estudios a las 5 de la mañana, hora a la que ha comenzado el desalojo", ha comentado Gorka, portavoz del proyecto okupa juvenil. Han aprovechado para comunicar que esta tarde, en la calle Mercaderes de la ciudad, se desarrollará una asamblea popular para decidir qué pasos seguir a partir de este momento.

La petición formal se produjo hace unos días, y los jóvenes se negaron a que agentes de la Policía Foral entrasen en las instalaciones del gaztetxe. El Gobierno de Navarra solicitó que varios miembros de la Policía Foral pudieran acceder al edificio acompañando a los técnicos de Patrimonio que inspeccionarían el edificio, pero la asamblea del Gaztetxe les denegó la entrada.

Publicidad

A partir de ese momento ha habido una movilización de decenas de personas que se han ido acercando a las calles aledañas, aunque sin poder acceder a la plaza de Navarrería. La Policía Nacional ha cargado con especial dureza en algunos puntos de la ciudad y que ha provocado "decenas de heridos" según la portavocía del gaztetxe. Uno de los heridos, visto por cuartopoder.es, ha sufrido un golpe fuerte en la nariz que le ha provocado una hemorragia.

Las cargas más intensas se han desarrollado tras la manifestación espontánea que han organizado los jóvenes a las puertas del Parlamento de Navarra. Minutos después daba comienzo la reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces en el interior del Parlamento.

Uno de los heridos durante el desalojo del Gaztetxe Maravillas. / AIC

Uno de los periodistas presentes en el desalojo ha sido amenazado por uno de los agentes de la Policía Nacional. El periodista, del medio Ahotsa, se encontraba cubriendo el desalojo y en medio de una carga uno de los agentes le ha pedido "la filiación" porque le iba a abrir "diligencias por un delito contra la seguridad del tráfico", mientras el periodista se encontraba cruzando junto a otros manifestantes un paso de peatones con semáforo.