Seis años después, seguimos pudiendo

  • "Frente a este gobierno se han concentrado en santa jauría todas las potencias de reacción. Tenemos la obligación de defenderlo"
  • "Tenemos que tener claro que la historia nunca está escrita de antemano, que este gobierno y esta experiencia será lo que colectivamente hagamos que sea"
  • "Hoy sabemos, realistas de la razón, que estamos condenados a una pelea de largo aliento"

0

Si veinte años no son nada, como decía el tango, seis son apenas un suspiro. Y, sin embargo, la densidad de acontecimientos en el panorama político español en los últimos seis ha superado cualquier expectativa. Porque hace exactamente seis años que presentábamos en el Teatro del Barrio de Lavapiés una iniciativa política que estaba llamada a trastocar para siempre muchas cosas. Hoy es el cumpleaños de Podemos.

Puedo asegurar que los que estábamos allí ese 17 de enero de 2014, tanto Pablo Iglesias y los portavoces del proyecto, como quienes estuvimos entre bambalinas, teníamos pocas certezas, pero sí algunos análisis. La crisis económica, política, ecológica y social que asomó la cara en 2008 y su respuesta en las calles con el inolvidable mayo español de 2011, habían puesto de manifiesto que el sistema social, institucional y de representación que había nacido de la transición española carecía de herramientas para dar respuesta a las tremendas necesidades del momento, que el abismo entre el país real, entre las mayorías sociales y la realidad formal de la política institucional era cada vez más grande. Y que teníamos el reto de articular políticamente toda esa potencia de transformación. Sin mapa, sin guía, sin sabios a los que  referirnos, más allá de toda la sabiduría acumulada por todos los movimientos populares de cambio y resistencia (que no es poco).

No hay espacio, ni tiempo, para repasar toda la historia. Desde la irrupción de las elecciones europeas donde perdimos la etiqueta de testimoniales (freakis que aterrizan en Madrid, en palabras de algún gurú del Partido Popular) para pasar a ser una fuerza decisiva, las victorias de las candidaturas de unidad popular en Cádiz, Barcelona, Zaragoza o Madrid y sus realizaciones, éxitos y también decepciones, pasando por la resistencia a embates incontables, a un ataque por tierra, mar y aire para desmontar y deslabazar el proyecto y, es necesario decirlo, a los errores propios y las aparentemente interminables (y radiadas minuto a minuto, con una precisión sistemática) broncas internas, hasta la remontada de 2015 y la capacidad para levantarnos, una y otra vez, después de haber caído.

Algunas de nuestras intuiciones no fueron ciertas. El desgaste del sistema político, importantísimo, no lo abocaba a una caída inmediata, que creímos vislumbrar al principio. La famosa “ventana de oportunidad”, que creímos inmensa y llevó a articular, en Vistalegre, un modelo que primaba la eficacia inmediata para una suerte de “guerra política relámpago”, era más estrecha de lo que, optimistas de la voluntad, creímos ver. Hoy sabemos, realistas de la razón, que estamos condenados a una pelea de largo aliento. Que los consensos y sentidos comunes sobre los que se asienta el sistema social no pueden cambiarse de un día para otro. Que no hay otro camino que una paciente y constante acumulación de fuerzas y experiencias, de combate ideológico y cultural de articulación social y política, para asaltar los cielos.

Hemos aprendido muchas cosas. Sabemos hoy que la unidad de todo el espacio político que aspira a la transformación social es un elemento irrenunciable. Hoy sabemos que esa herramienta electoral que es Unidas Podemos, ese frente rojo, morado y verde, plurilingüe, plurinacional y mestizo, es un arma cargada de futuro y que cualquier experiencia que pretenda articular a sólo una fracción del este espacio político, sea su tamaño el que fuere, es más débil y menos eficaz. Tenemos el reto de que muchos compañeros que se quedaron por el camino vuelvan a aportar sus experiencias, fuerzas e ideas, al proyecto común.

Ha habido momentos duros. Si hoy celebramos el sexto aniversario de Podemos, no deberíamos olvidar que el quinto fue un día para no celebrar. La más fuerte ruptura que hemos sufrido, con epicentro en Madrid, una de las plazas conquistadas para el cambio, llevó a buitres y agoreros de distinto pelaje, pero también a compañeros y compañeras desesperanzados, a vaticinar oscuros nubarrones en el futuro de Podemos. Ahí apareció nuestra fuerza principal, la que nos hace únicos. Las miles de personas anónimas, que no salen por la tele, que se echaron el proyecto a sus espaldas y se negaron a que les robaran sus sueños por decreto de quien sea. Un año después hemos resistido,  vaya que si hemos resistido. La principal esperanza del espacio del cambio es toda la gente que ha decidido que, contra viento y marea, nadie que no sea ellos mismos va a dictar cuál es su futuro.

Empezamos el séptimo año con un reto, que es a la vez riesgo y oportunidad. Por primera vez desde  la muerte del dictador, habrá un gobierno de coalición en España. Un gobierno entre dos fuerzas distintas, que tienen proyectos diferentes pero que, por fuerza de la voluntad de la gente, están abocadas a ponerse de acuerdo. Hemos vivido un catálogo completo de jugarretas, con reiteradas repeticiones electorales, para evitar que Unidas Podemos ocupara un espacio institucional de gestión en el estado. La capacidad del proyecto para resistir muestra que no es flor de un día y capricho coyuntural del electorado.

Muchos compañeros y compañeras han mostrado preocupación con la entrada en el gobierno. Se traen a colación ejemplos históricos (que tampoco abundan) donde la fuerza minoritaria en un pacto de gobierno asume todos los costes y desgastes de la gestión y se quedan sin ningún oropel. Donde los cambios que se realizan son transformaciones que buscan domesticar al rebelde, precio barato para el sistema si consigue desactivar el peligro de derribo total del chiringuito. Y pese a que hacer oídos sordos a estas precauciones sería irresponsable, tenemos que tener claro que la historia nunca está escrita de antemano, que este gobierno y esta experiencia será lo que colectivamente hagamos que sea.

Si leemos el acuerdo de gobierno entre Unidas Podemos y el PSOE vemos cambios de orientación significativos. Por primera vez desde 1977 se plantea una reforma del mercado laboral que va en sentido contrario a la devaluación salarial como panacea que consagraron los pactos de la Moncloa. Vemos negro sobre blanco que algunas de las medidas más sangrantes de recortes de derechos y libertades como la Ley Mordaza o la LOMCE van a ser derogadas (en contraste con lo que ocurrió en otros momentos, como en los gobiernos de Zapatero en 2004-2011, que elaboró sus políticas sobre las reformas de la era Aznar). Vemos, tras décadas, propuestas impositivas para que los que más tienen sostengan el estado del bienestar, donde la frena la devaluación sistemática y permanente del sistema de pensiones… podríamos seguir. Estos cambios, inéditos y que no tienen nada que ver con lo que han representado históricamente los gobiernos del PSOE, son fruto, más que de una correlación aritmética de fuerza parlamentarias, de la capacidad de resistencia de una fuerza social que, no me cansaré de repetirlo, resistió contra viento y marea todos los ataques.

Frente a este gobierno se han concentrado en santa jauría todas las potencias de reacción. Tenemos la obligación de defenderlo por dos motivos: el primero porque las avances concretos en la vida de las mayorías sociales son urgentes. De hecho llegan, para mucha de nuestra gente, muy tarde. Y el segundo, por una razón de mucho más largo plazo, que va más allá de los cuatro años que, como mucho, dura un gobierno (y hay que hacer que este dure): cada éxito que se produzca tiene que servir para fortalecer la estructuración social y política de las fuerzas del cambio. Cada movimiento tiene que hacer que tengamos más conciencia de la viabilidad y necesidad del cambio. Tenemos que salir de esta experiencia con sindicatos más fuertes, con un movimiento vecinal que recuerde a sus etapas más potentes, con la extensión del feminismo como alternativa percibida como real y posible de articular la sociedad, con una ciudadanía implicada en la defensa de lo público, en resumen, con más potencia social de aquella con la que empezamos. Y articulando todo ello en una fuerza política que se parezca cada vez más al Podemos con el que soñamos hace seis años en Lavapiés. Porque aunque la realidad y las correlaciones de fuerzas nos aboquen a una lucha más larga de la prevista nuestras conclusiones siguen siendo las mismas: nuestros sueños no caben en su sociedad y tenemos una nueva dentro pugnando por salir. Hay todo un futuro que ganar.

Feliz cumpleaños. Nuestro nombre es mañana.

Leave A Reply

Your email address will not be published.