¿Por cuánto me vendes a tu hijo?

  • "No hay embarazadas altruistas en los países ricos que donen hijos a parejas que los deseen en países pobres, siempre es al contrario"
  • "Aquellos que defienden los vientres de alquiler ocultan el tema de la compraventa para centrarse en algo que para ellos es el mejor argumento: el deseo de tener un hijo"
  • "No todo el mundo que lo desee puede tener un hijo, pero sí que es legítimo reivindicar el derecho de los niños a tener una familia"

3

Pocas cosas quedaron tan claras en el discurso de investidura de Pedro Sánchez el pasado 4 de enero como la futura relación de su ejecutivo frente al debate de los vientres de alquiler: "Decimos no a la gestación subrogada ⎯dijo el Presidente del Gobierno⎯. La explotación reproductiva está prohibida en nuestra legislación y, por eso, actuaremos contra las agencias que ofrecen estos servicios".
Por eso sorprende que, ante tanta claridad, el día después de nombrada la Ministra de Igualdad y su equipo en Twitter se insistiera sobre la postura iban a adoptar el gobierno frente a ese tema: “No se legalizará la compra venta de personas”, debieron repetir desde el nuevo ministerio encabezado por Irene Montero para acallar las dudas.

Pero… ¿en qué consiste, exactamente, ese negocio del que cada vez se habla más de un tiempo a esta parte y que es ilegal en nuestro país?

En la actualidad, los vientres de alquiler es uno de los negocios más lucrativos asociados a los sistemas de reproducción. Un negocio que mueve la nada despreciable cifra de 6.000 millones de dólares en todo el mundo y que ofrece la posibilidad de conseguir un niño que constará como su hijo.

El negocio consiste en que, a través de una empresa intermediaria, una pareja (o una persona sola), con suficiente dinero y sin demasiados escrúpulos para alcanzar sus deseos de tener un hijo, contrata a una mujer ⎯residente en países o bien del tercer mundo o bien de economía precaria⎯ para que esta, tras haber firmado un contrato, quede embarazada (óvulo y esperma de donantes), y tras el parto, le entregue el bebé que previamente había pactado (niño o niña, uno o varios, según contrato).

Dos peticiones tienen quienes reclaman la regulación de los vientres de alquiler y apoyan dicha práctica: la primera, legalizar la situación de aquellos niños que han nacido, o nacerán, en países donde es legal la práctica de los vientres de alquiler; la segunda, autorizar esa práctica en el nuestro.

Está claro que, pedir la legalización de dicha práctica supondría, como he explicado, la legitimación de la compra venta de seres humanos algo que ⎯resulta extraño tener que aclararlo⎯, hace más de un siglo que fue prohibido y hasta la ONU lo prohíbe explícitamente.

¿Cómo es que, entonces, a día de hoy, encontramos en algunos diarios titulares en los que “padres afligidos” reclaman al estado español que dejen entrar a “sus hijos” nacidos por la práctica de los vientres de alquiler en otro país? Muy sencillo, esos lacrimosos padres han tenido a bien viajar a un país en el que algo que en España es un delito allí no lo es. Luego, ni cortos ni perezosos, se disponen a exigir al gobierno que les perdonen dicho delito al llegar a nuestras fronteras. O sea, dicho de otro modo, es como si mañana algún “español de bien” decide viajar a Arabia Saudí y se enamora perdidamente de una niña de 10 años y se casa con ella y, de regreso a nuestro país, exige que se le reconozca el matrimonio con una menor porque, al fin y al cabo, es su marido según la ley saudí.

¿Debería nuestra legislación dar por bueno ese matrimonio?

Está claro que no.

En España, Ciudadanos es el mayor defensor de los vientres de alquiler y de momento defienden solo aquellos sin ánimo de lucro, sabiendo que nunca será un tema altruista sino económico. De mujeres ricas ⎯las que pagan y compran niños⎯ hacia las pobres ⎯las que se ven obligadas a vender a uno de sus hijos para poder mantener al resto de la familia. No hay embarazadas altruistas en los países ricos que donen hijos a parejas que los deseen en países pobres, siempre es al contrario.

Aquellos que defiende los vientres de alquiler (ellos llaman eufemísticamente gestación subrogada) ocultan el tema de la compraventa para centrarse en algo que para ellos es el mejor argumento: “el deseo de tener un hijo”. Confunden el deseo con el derecho a tenerlo, y en base a ese derecho que se arrogan se creen legitimados a tenerlo a cualquier precio.

Pues no, no todo vale para tener un hijo.

Es legítimo tener un deseo, pero no todo vale para conseguirlo y, desde luego, el Estado no debe poner sus mecanismos en funcionamiento para ayudar a cumplirlo. Igual que no te ayuda a tener un yate, ni a realizar un crucero de lujo, por más que lo desees con toda tu alma. Por no hablar de que, por el mero hecho de que tengas deseo de tener un hijo eso no garantiza que el niño vaya a estar cuidado adecuadamente, máxime cuando eres capaz de empezar tu labor paternal cometiendo un delito.

No, no todo el mundo que lo desee puede tener un hijo, pero sí que es legítimo reivindicar el derecho de los niños a tener una familia. Sorprende, y mucho, que esos mismo esfuerzos reivindicativos para tener un hijo no se pongan para pedir una legislación más amplia de adopción o de acogida de menores.

Lo dicho, dime por cuánto vendes a tu hijo y te diré en qué situación precaria te encuentras. Será tan difícil encontrar en la Quinta Avenida de Nueva York madres “altruistas” como confirmar que la tierra es plana.

3 Comments
  1. Iñaki I. says

    Magnífico y contundente alegato al que me sumo. Gracias

  2. Vicent says

    Hola Carmen,

    Me queda claro que está en contra con todo lo que ha volcado aquí. Pero el ejemplo que pone de aplicar las leyes de Arabia Saudi (por cierto, país muy amigo de nuestra clase política) en España no es válido ni extrapolable. La Constitución dice que no se puede privar de nacionalidad a cualquier hijo de español, independientemente de donde nazca. Cuando un padre o madre (español) por gestacion subrogada pide la nacionalidad también para sus hijos, no está vulnerando la ley española. Sin embargo, si lo hace aquel que se la niega, llámese Gobierno, Estado, etc.

    P.D.: No soy rico, soy un pequeño autónomo.

  3. Pep says

    Pues en EEUU las hay, y no son de clase con necesidades económicas, lo hacen porque desean que otras personas puedan ser padres, y no lo dice el escrito. En hevho «subrogado» el hijo es de los padres o bien de óvulo o esperma de donante anónimo, y no lo es nunca de la mujer.
    Hay que profundizar un poco más y decir en los escritos todo tipo de argumentos, lo contrario es sólo una opinión y así debería empezar el escrito.

Leave A Reply

Your email address will not be published.