Del Gobierno de coalición al Gobierno bicéfalo

  • "Pedro Sánchez escogió cuidadosamente a Calviño para tener cerca a los poderes europeos, conocer de antemano sus opiniones e intentar influir sobre ellos"
  • "La posible elección de la señora Calviño como presidenta del eurogrupo supone un salto de cualidad y, a mi juicio, cambia la naturaleza del Gobierno"
  • "El viaje al centro del Gobierno es algo más que buscar los votos de Ciudadanos. La historia se acelera"

2

Que la señora Calviño era algo más que la Ministra de Economía, lo sabíamos todos. Pedro Sánchez la escogió cuidadosamente para tener cerca a los poderes europeos, conocer de antemano sus opiniones e intentar influir sobre ellos. La Ministra de Economía es la representación más genuina de una eurócrata, de una funcionaria de alto nivel que conoce todos los entresijos del poder y que mira a los Estados como si fuesen comunidades autónomas. Los eurócratas se sienten por encima de los Estados y los miran con una enorme desconfianza; están imbuidos de la idea de que, de una u otra forma, todo pasa por el Estado alemán y su doctrina oficial, el ordoliberalismo.

Conforme pasa el tiempo, el papel de Nadia Calviño es más importante. Los poderes económicos y sus periodistas favoritos la identifican con la ortodoxia económica, como la representante de la UE en España y como el contrapoder a Pablo Iglesias y a aquellos miembros del Gobierno que pretenden ir más allá de las reglas básicas que la UE ha constitucionalizado en casi todos los países. La “señora de negro”, como se le ha llamado, ha jugado también el papel de posible alternativa a Pedro Sánchez ante el supuesto de una ruptura del Gobierno en el marco de un agravamiento de la crisis.

La posible elección de la señora Calviño como presidenta del Eurogrupo supone un salto de cualidad y, a mi juicio, cambia la naturaleza del Gobierno. Todos sabemos que el Eurogrupo es un órgano informal pero decisivo. Los que hayan leído el libro o visto la película de Varoufakis, Comportarse como adultos, tomarán nota del papel canallesco del señor Dijsselbloem, ministro socialista holandés. Insisto, cambia la naturaleza del Gobierno; si antes la señora era la representante de la UE en el Gobierno, ahora, con su elección como presidenta del Eurogrupo, se va a convertir en una autoridad europea en el Gobierno. Es decir, España estará siendo intervenida por la UE desde su Gobierno mismo con un poder en las grandes cuestiones, similar o mayor al de Pedro Sánchez.

Que los acusados celebren el triunfo de su fiscal, emociona. Ante lo inevitable, parece bueno situarse del lado del vencedor y esperar, nada más humano, su benevolencia. Es lo bueno que tiene estar entre gente culta y educada. Nada refleja más el lenguaje del odio que los informes neutrales y científicos sobre la realidad económica y el futuro de la reconstrucción nacional. ¿Cabe esperar que este nuevo Gobierno vaya a resolver los gravísimos problemas del país desde el punto de vista de las mayorías sociales? Creo que no, que lo que viene será un debate y un conflicto continuo por cada medida progresiva. El ataque feroz contra Unidas Podemos continuará y la Ministra Presidenta será la bandera de enganche.

Se está acabando lo que podríamos llamar la fase “buenista” de la pandemia. La patronal ya ha presentado su decálogo. El trasfondo, evidente: recibir el máximo de medios públicos para sanear sus empresas y negocios, y oponerse a cualquier intento de reformas que cuestionen el modelo económico y de poder dominante en España. Ellos lo saben, un Gobierno vale si es capaz de intervenir en la correlación real de fuerzas, de -en este caso- dar mayor capacidad contractual, política y sindical a los asalariados y a las clases trabajadoras; fortalecer nuestro maltrecho Estado de bienestar y asegurar los derechos sociales para todas y todos. En definitiva, construir un nuevo modelo económico, ecológicamente sostenible, capaz de satisfacer las necesidades básicas de las personas. El viaje al centro del Gobierno es algo más que buscar los votos de Ciudadanos. La historia se acelera.


loading...

2 Comments
  1. Florentino says

    … España estaba intervenida desde el momento en que se cambió el articulo 135 de nuestra Constitución ( por la noche en la más absoluta oscuridad). El PP y el PsoE tienen firmados la «Tira» de acuerdos, por mandato de sus señores de negro. Una «obra» inacabada, que hace muy bien en señalar, porqué no era normal tomar unas decisiones tan «canallas» en el plano social: «la obra estaba dentro del aparato».
    En Grecia, ya se cargaron a Syriza y el consiguiente ejemplo, debería ser tenido en cuenta por estos seudo gobiernos últimos en formar parte de la «Tarta» para las élites del neoliberalismo capitalista. Las amnistías fiscales del PP por Montoro, el rescate de la banca «privada», por un Estado de «libre comercio»…¿cuántos millones de euros fueron en total ?. No iba a costarnos nada Monereo… La «obra» no para !. Los de Guindos, Ratos, y ¿la Calviño ?. Para ser un «caballo de Troya»… lo han disimulado fatal. El perfume Monereo se huele desde muy lejos y no es precisamente un «premio», sino uno de tantos enjuagues en la más completa oscuridad democrática… Que tendremos que pagar los mismos !. Portugal tuvo «revolución», España una involución de los militares y esta Europa «neutral» ayudó al fascismo franquista en un esclarecedor mutismo… de lo que vino después a través de Alemania e Italia… ¡ la segunda guerra mundial !. ¡ Los experimentos del poder, en forma de una idea sometida al «capitalismo depredador»… con distintos colores en sus banderas !.
    Gracias por ayudar en pensar.
    El Roto: «Lo más importante de cualquier informe, es saber ¿ quién nombró a los expertos» ?.
    Pío XI: «Mussolini es un enviado de la Divina Providencia».

  2. Javi Moya says

    El nombre es lo de menos, sea el que sea, va en función de apalancar las políticas económicas de la UE, otra cosa tendría que haber sido, un cambio real en la actitud del parlamento, consejos y comité, desterrando las normas ordoliberales y dándole sentido a lo que es ahora mismo es papel mojado, redistribución, estado de bienestar y políticas que generen trabajo y de calidad, es decir lo que viene en la carta de derechos fundamentales.

    La UE languidece, está todo muy manido, y cada vez les cuesta más hacerse entender por la ciudadanía, que en tiempos como estos y otros que venían mal dadas, se ha hecho siempre lo mismo, y algunos, sin necesidad de mirar muy lejos, nos hemos comportado como auténticos idiotas, lubricar y abrillantar la locomotora, y dejar los primeros vagones con gran pulcritud, ¿ y el resto?.

    En Madrid corría el año 1995, se creó el germen de las ampliaciones subsiguientes, países que aún no han demostrado ni el acervo y en algunos casos el compromiso con la UE. Aún así entraron en manada, por entonces algunos países estaban en proceso, caso de España, y se aseguraba que el compromiso se seguía manteniendo. Los cierto es que aquí se había cumplido el objetivo, privatizaron, desregularizaron y nos dejaron como un país maltrecho y lo peor de todo sumamente dependiente, lo poco que se cree que se ganó por un lado, se perdido con creces por otro.

    ¿En que salimos ganando los españoles con las ampliaciones?, ¿qué salimos ganado en la entrada en la UEM?, ¿tenemos mejores salarios?, ¿existe un mayor estado de bienestar desde entonces?, así podríamos seguir hasta el fin de los tiempos, si es cierto que ha habido una minoría que sean enriquecido, pero el conjunto de la sociedad, ¿vivía mejor o peor a fínales del siglo pasado?, creo que la respuesta a los que ya tenemos unos años años es obvia.

    Por todo ello, el nombre y nacionalidad de la persona que salga elegida, es completamente irrelevante.

    Un saludo, cuídese.

Leave A Reply

Your email address will not be published.