Una nueva Ley de Memoria Democrática para dignificar a las víctimas gitanas de la discriminación, el odio y el olvido

  • "A lo largo de la historia, el Pueblo Gitano ha sido objeto de todo tipo de formas de discriminación en nuestro país, incluyendo persecuciones y encarcelamientos"
  • "Las mujeres gitanas representaban una amenaza para los valores promovidos por el régimen franquista, y eran consideradas como peligrosas potenciales"
  • "Tenemos la obligación de recordar y condenar la época funesta del franquismo, un régimen que odiaba a todo lo que representaba la cultura gitana"

0

Beatriz Micaela Carrillo de los Reyes, diputada nacional y presidenta de la Comisión de seguimiento y evaluación del Pacto contra la violencia de Género

Esta semana hemos recibido una noticia de gran importancia y enorme calado histórico para todo el Pueblo Gitano. El anuncio realizado por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, acerca de la puesta en marcha de un comité de ámbito estatal destinada a dignificar la memoria del Pueblo Gitano en nuestro país, es un hito que supone un antes y un después en esta lucha por reivindicar el recuerdo de las víctimas de la barbarie. Esta propuesta tiene como fin aplicar los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición en relación a la situación de histórica del Pueblo Gitano en España.

Dicha comisión formaparte de la nueva Ley de Memoria Democrática, cuyo anteproyecto fue aprobado el pasado 15 de septiembre. Una nueva normativa que nace con el objetivo de promover la recuperación y difusión de la memoria democrática, centrada en el conocimiento de la reivindicación y defensa de los valores democráticos y los derechos y libertades fundamentales a lo largo de nuestra historia contemporánea.

Con esta ley, se reconoce la memoria histórica de quienes han sufrido en sus carnes la discriminación, el odio y el olvido, bajo los designios de ideologías totalitarias apartadas de cualquier atisbo de respeto y humanidad. A lo largo de la historia, el Pueblo Gitano ha sido objeto de todo tipo de formas de discriminación en nuestro país, incluyendo persecuciones y encarcelamientos por el mero hecho de ser gitanos y gitanas, de hecho, tuvimos que esperar a la aprobación de la Constitución en 1978 para ver derogada la última de esas leyes antigitanas, que estaba vigente todavía en nuestro ordenamiento jurídico.

En este sentido, es justo destacar el compromiso de la vicepresidenta Carmen Calvo para que la creación de esta comisión sea una realidad. La vicepresidenta primera, una vez más, ha reconocido públicamente el papel del Pueblo Gitano en la conformación de la identidad y la cultura españolas a lo largo de los siglos manifestando que, sin el Pueblo Gitano, “Espa no sería España”.

La nueva Ley de Memoria Democrática es un importante instrumento que va a permitir reparar la dignidad de aquellas personas víctimas de la violencia promovida por el totalitarismo, dar un paso adelante a la hora de condenar el fascismo que sufrió este país durante demasiado tiempo, y enseñar a las generaciones futuras la importancia de defender la democracia y los Derechos Humanos. Esta ley es una prueba evidente de que el PSOE es un garante de la defensa de la memoria democrática en nuestro país.

La norma impulsada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero marcó un antes y en esta materia, y ahora, con este anteproyecto, se pretende reconocer el papel activo de las mujeres españolas en la vida intelectual y política en defensa de los valores democráticos y los derechos fundamentales. Para ello, se adoptarán medidas para reparar las formas específicas de represión o violencia que durante la guerra civil y la dictadura sufrieron las mujeres en general y las mujeres gitanas en particular.

Es muy importante que este texto proceda a dignificar el recuerdo de las mujeres, incluyendo a las gitanas, que sufrieron privaciones y condenas de todo tipo por motivos ideológicos y étnicos durante el franquismo. Las mujeres gitanas sufrieron la doble tragedia de ser mujer y gitana durante el régimen franquista, fueron segregadas y reprimidas por medio de consejos de guerra, y por ejercer una enérgica confrontación contra las normas de opresión de la dictadura, fueron sometidas a un fuerte acoso, vejaciones y escarnios públicos. Las mujeres gitanas representaban una amenaza para los valores promovidos por el régimen franquista, y eran consideradas como peligrosas potenciales para la dictadura.

Por ello, uno de los elementos más importantes de esta futura ley es que la memoria democrática va a formar parte de los materiales de enseñanza en nuestras escuelas. Es esencial que los y las jóvenes conozcan la historia y aprendan que la defensa de los derechos humanos, especialmente de las minorías sociales como el Pueblo Gitano, nos compete a todos y a todas como miembros de la sociedad.

Tenemos la obligación de recordar y condenar la época funesta del franquismo, un régimen que odiaba a todo lo que representaba la cultura gitana, pero que sin embargo no dudó a la hora de apropiarse de sus símbolos. Con la nueva Ley de Memoria Democrática, este Gobierno ha mostrado su deseo de que este reconocimiento al Pueblo Gitano sea útil en el futuro inmediato, contribuya a que los gitanos y las gitanas de España no sufran ningún tipo de discriminación, y puedan ejercer sus derechos constitucionales en pie de igualdad con el resto de la sociedad mayoritaria.

Leave A Reply

Your email address will not be published.