¿Por qué la ONU sí ha actuado en Libia?

16

Rosa María Artal *

Acusábamos hace menos de una semana a la llamada “Comunidad Internacional” de permanecer impasible ante la matanza de los libios y ahora nos rasgamos las vestiduras porque la ONU ha actuado y con inusitada resolución (los aviones llegaron a Bengasi y Trípoli antes de que se secara la tinta de la firma en Nueva York). Hace nada era demasiado tarde, ahora demasiado deprisa.

Se dispara el rechazo del #noalaguerra, cuando Libia lleva en ella un mes. El no, por tanto, es a la presencia occidental en ella.

Las etiquetas ideológicas aportan inapelables certezas para explicar lo ocurrido en la ONU: es por petróleo. En el mejor de los casos, porque la teoría de la conspiración en conciliábulo imperalista se abre paso también, disparan por doquier altas dosis de demagogia. Gadafi es un tirano, o un repentino benefactor de sus ciudadanos. Sus opositores (con tantos muertos ya como en un tsunami, 8.000) “no son trigo limpio” ¿merecían un dictador por tanto que los sujetara?

En la era de la desinformación, de las “creencias” (más que de la opinión), de los ciegos carriles ideológicos, seguimos sin saber qué ha ocurrido realmente para que la gran cámara internacional se sacuda las telarañas. Lo que resulta una falacia redomada es confundir diciendo que Libia es lo mismo que Irak. Nada que ver la unilateral reunión de Las Azores, con inventada excusa de unas armas de destrucción masiva atesoradas (con certeza, decían) por Sadam Hussein, y desoyendo a la ONU, que una resolución del Consejo de Seguridad para frenar las bombas de Gadafi sobre sus opositores ya en la calle.

Dicho esto, incontables resoluciones de la ONU duermen en las oficinas de Naciones Unidas entre el polvo, incluidas las dictadas contra Israel en su conflicto con los palestinos. Y medio centenar de guerras olvidadas se dirimen hoy en soledad.

¿Qué ha ocurrido entonces para que la Comunidad Internacional haya actuado?

El petróleo para Occidente ofrece más garantías en manos de Gadafi. Como hasta ahora. De “perdonar” al dictador (el mismo al que vendemos armas que ese negocio parece ir por otros caminos) ya tenemos experiencia. Él también. En la década de los ochenta, el líder libio era un peligroso terrorista para los líderes del mundo civilizado. Se decía –parece que con gran fundamento- que estuvo implicado en los atentados de los aeropuertos de Viena y Roma en 1985, que apoyó al terrorista palestino Abu Nidal, y que también tuvo que ver en el atentado (1986) contra el vuelo UTA 772, entre Brazaville y París, que dejó 170 muertos. La gota que colmó el vaso fue el atentado dirigido contra la Discoteca La Belle de Berlín en 1986, frecuentada por norteamericanos, y en el que murió un sargento –uno- de esa nacionalidad. 11 días después, 34 aviones norteamericanos descargaron sus misiles sobre Trípoli y Bengasi, causando 70 muertos, la mayoría civiles. Los envió el presidente Ronald Reagan. Gadafi, que había perdido una hija de año y medio en el bombardeo norteamericano, quedó noqueado una temporada, pero en 1988 también fue acusado de haber intervenido en el atentado del vuelo de la Pan Am sobre la localidad escocesa de Lockerbie con un balance de 270 víctimas mortales, de 21 países, con mayoría norteamericana. Todo ello pertenecía ya al recuerdo ¿Qué costaba ahora enmendar algunos excesos verbales y continuar haciendo negocios con Gadafi?

De otro lado, por muy rebeldes que sean los rebeldes, por muy malos que sean todos los malos, precisan “petrodólareseuros” para subsistir. La única urgencia es pues no detener la producción/exportación en una guerra larga.

¿Qué otras causas explicarían la intervención internacional? Una, inmediata, la encontramos en el presidente francés Nicolas Sarkozy, en horas bajísimas, como han demostrado las elecciones cantonales del domingo. Las ha ganado el Partido Socialista y registra aumento arrollador de la ultraderechista Le Pen. Sarkozy –acusado por los Gadafi de ser depositario de sus corruptos fondos para financiar sus campañas- ha sido el principal impulsor de un acuerdo en la ONU.

Pero, en mi opinión, la gran diferencia con todos los demás conflictos, con todas las ocasiones anteriores y presentes, es el futuro. Los líderes mundiales saben que el mundo árabe nunca más será el mismo. Hay un efecto contagio similar al que se produjo en 1989 tras el Muro de Berlín. Con la guerra prácticamente ganada ya por Gadafi, los ciudadanos seguían saliendo a la calle –y muriendo en algunos casos- en Yemen, en Bahrein, en Marruecos, se apuntaba Siria. Hambre, corrupción, falta de libertad, hartazgo, una creciente información y educación (llegada por la vía de Internet), hacen imparable el cambio. Mejor estar allí.

Falta por saltar con contundencia Irán -donde todo se inició de alguna manera con las protestas en la reelección de Ahmadineyad- , Arabia Saudí quizás, con mucho más petróleo que Libia, la auténtica reserva de oro negro mundial… ¿Qué pasará con un Israel acorralado por un nuevo orden árabe? ¿No será preferible que Occidente “autorice” la democracia?

No va a ser fácil, nunca lo es. Los egipcios ya han revalidado una reforma de la Constitución. Parcial y timorata, a la manera española en su día. Los árabes no necesitan tutela, sin embargo. No la necesitó la España en la que nadie creía al salir de la dictadura. Pero el mundo está cambiando y ya no es hora de dejar hacer –deben pensar en las alturas- a un dictador loco que bombardea a sus ciudadanos. Éste ¿sorprendentemente? ha perdido por completo papeles, no como Ben Ali y Mubarak. ¿Decencia? No se le presume demasiada a la “Comunidad Internacional”. Momento histórico en el que no es prudente permanecer al margen.

Frente a todo ello, la infantil indignación de orejeras ideológicas resulta bastante patética. Lo peor: la desinformación reiterada (este dice, el otro dice, yo no pienso… salvo lo que dictan los prejuicios) que propicia que un gran sector de la ciudadanía occidental no encuentre su criterio propio y vea pasar una marea que, aún con los ojos cerrados, puede terminar por sepultarle. De seguir siendo víctima de las opresiones de su sistema, a las que tampoco sabe hacer frente. La revuelta árabe, precisamente, nos está dando una lección.

(*) Rosa María Artal es periodista y escritora.
16 Comments
  1. Rafa says

    «Momento histórico en el que no es prudente permanecer al margen» ¿Lo histórico no sería permanecer al margen? La otra opción es lo que llevamos experimentando medio siglo.

    Fdo. otro infantil, con orejeras ideológicas y patético.

  2. RECORDANDO says

    En 1991, el gobierno del P$OE( FELIPE GONZALEZ ) intervino en la guerra contra Irak prestando un inestimable apoyo logístico a EE.UU en los bombardeos de Irak , despegando de España aviones que causaron la muerte a mujeres y niños iraquíes .

    El apoyo y la confianza que el Gobierno del p$oe generó en EE.UU ayudó a que Javier Solana alcanzase la Secretaría General de la tan denostada en otros tiempos OTAN , y contra la que el p$oe había clamado en la oposición .

    Pocos años después , siendo Solana Secretario General de la OTAN y Felipe González Pres. del Gobierno, el p$oe apoyó el bombardeo de Yugoslavia( en el que también murieron mujeres y niños y se destruyeron las infraestructuras del país ) bajo la dirección de EE.UU y enviaron tropas de tierra en la postguerra a pesar de que la intervención militar NO CONTABA CON EL APOYO DE NACIONES UNIDAS , pues tenían en veto de Rusia y de China .

  3. Patético says

    Hola, soy uno de los patéticos. Tengo un par de preguntas.
    Entonces, ¿Si para la próxima manifestación asalto un cuartel y robo un tanque, seremos manifestantes oprimidos? Porque en españa por mucho menos de eso he visto palizas policiales de lo más democráticas, y no he visto mucha indignación de los «demócratas de toda la vida».

    Y entonces, si los mismos países árabes que matan manifestantes en sus países apoyan a estos rebeldes, ¿es porque son demócratas de toda la vida, como nosotros?

    Y ya que estamos, compara usted lo de egipto con nuestra transición. Que yo sepa, por mucho que no seamos lo que se dice islandia, aquí no se pusieron un par de parches a las leyes fundamentales del reino para dejarlo todo igual.

    Y si vamos a seguir insultando a quien no piense como nosotros (los buenos, claro), avise que me apunto.

  4. Rafa says

    Yo, socrático, estoy dispuesto a dejarme convencer de lo que sea porque en este asunto no tengo casi nada claro.

    Encantado de leer los argumentos de la gran Rosa María.

    Lo único que no acepto es el empeño en descalificar.

  5. Thomcal says

    En Ejipto (estudiantes) recibieron a pedradas al secretarios Gnral. d la ONU; lo vengo diciendo, meterse en casa d esta gente es meterse en un charco; negocios los q se puedan y pidiendo resbaja, pa q no se sientan mal; pero, nada más. Salderemos trasquilados como en Irak y Afganistán; no se puede imponer ¿Democracia? «Mercado-Cracia» a cañonazos. Por cierto, en 1991 lo q se hizo fue defenter a un País q Irak invadió para robarlo; no se puede mezclar éso con la invasión en Irak (por el Trío d la Azores) para apropiarse del petroleo, con la disculpa d las armas d destrución masiva q no existían. Si la ONU y toda la tropa d vendedores d «Negocio-cracia» quieren ayudar al mundo q empiecen por reconstruir Haití; q manden dinero y albañiles, etc., no militares, algunos con diarrea; es q apestan a estiercol.

  6. Jonatan says

    Muy bueno lo de PSO€. Admítanme en el club de los ojerosos esos. Sigo preguntándome cosas cuyas respuestas no encuentro en los diarios. ZP acaba de decir que esta guerra no es para sacar del cargo a Gadafi. Algo tendrá que ver el mensaje que el Líder envió a Obama hace unos días. ¿Qué le diría? ¿Ven? Otra pregunta sin respuesta. Qué cruz.

  7. antoniopiera says

    Nada como titular con una pregunta que el texto no responde.
    Eso sí, repleta de descalificaciones a los que no comen en tu mismo pesebre.
    Sin mencionar una sola fuente, por ejemplo al esgrimir el dato de los 8.000 muertos. ¿Cuántos llevan los misiles y las bombas aliadas?
    Si se trata de evitar una guerra larga, acaso estás confirmando que hay en Libia una guerra entre dos bandos. ¿No habíamos quedado en que eran civiles indefensos?
    Sí, el petróleo. Exactamente la enorme alarma de las BP, AGIP y REPSOL ante la inmediata nacionalización propuesta por Gaddafi desde 2008. ¿Quién se oponía ella en Libia? Búscalos entre los líderes de la rebelión, hasta hace poco miembros del Congreso del Pueblo Libio.
    – El Congreso retrasa el plan de reparto de petróleo. http://www.energy-pedia.com/article.aspx?articleid=134161
    Documéntate un poco y no seas tan faltona. http://www.afrol.com/es/articulos/30573

  8. Tania says

    A mi me parece bien que se bloquee el espacio aéreo para evitar bombardeos a civiles.
    Espero que los aliados bloqueen el espacio aéreo de Israel para evitar que los aviones israelíes dejen de bombardear a la población de la franja de Gaza.

  9. Raül says

    Hola Rosa María,
    Estoy de acuerdo contigo.
    Sólo somos abanderados de la defensa de los derechos humanos cuando hay intereses económicos detrás (desde empresas españolas hasta productos energéticos). En cambio, se olvidan los derechos humanos de Palestinos en la misión Plomo Fundido de Israel; las guerrillas, el ejército y el coltán, en Rep. Dem. del Congo, entre otras tantas guerras olvidadas, o aún más reciente, la visita de representantes de la cámara de diputados a Guinea Ecuatorial, quizá Bono sí tenía razón cuando dijo «es más lo que nos une qué lo que nos separa».

  10. Raül says

    Hola Rosa María,
    Estoy de acuerdo contigo.
    Sólo somos abanderados de la defensa de los derechos humanos cuando hay intereses económicos detrás (desde empresas españolas hasta productos energéticos). En cambio, se olvidan los derechos humanos de Palestinos en la misión Plomo Fundido de Israel; las guerrillas, el ejército y el coltán, en Rep. Dem. del Congo, entre otras tantas guerras olvidadas, o aún más reciente, la visita de representantes de la cámara de diputados a Guinea Ecuatorial, quizá Bono sí tenía razón cuando dijo «es más lo que nos une qué lo que nos separa»

  11. sandra says

    socia

  12. antonio says
  13. ElZorro says

    Rosa María. Tu como la inmensa mayoría de periodistas y generadores de opinión hablan del tema de la guerra de Libia con la misma autoridad que cualquier ‘apoyador’ de codos de barra de bar. No hay información fiable de ninguno de los dos bando que se disputan el control del petróleo en esa tierra de dios. No hay prensa entre los rebeldes, que es lo peor. Si te fijas un poco todos son traslados de comentarios que dice tal o cual revolucionario de pacotilla. Los vídeos caseros tan famosos y abundantes en las revueltas de Túnez y Egipto y las de ahora de Siria, Yemen, etc. aquí brillan por su ausencia y a Al Jazzera se le ha estropeado la TV (casualidad) y como prueba (hasta en TVE) sale un coche con tres agujeros (tiros dicen) que los ha podido hacer cualquiera. Y 8.000 muertos de que. Quien los ha contado ¿conoces de alguien que haya presenciado un combate? Di lo que quieras pero yo se que no. En esta jodida guerra, que yo empecé creyendo como la siguiente de las revueltas, y como en todas, la primera victima es la verdad y solo años después sabremos algo, cuando lo descalifiquen. Menos hablar de lo que uno supone y mas de lo que se ha cotejado, que hoy es casi nada (De 1º) porque que Gadafi era malo ya se sabía hace dos meses. Además empieza a salir algo (en algún medio como «La República» lo he leído hoy) sobre que esta farándula se lleva montando desde octubre 2010 por el nano-napoleón Sarko.
    Como me pasó cuando el 11M toda la información que viene de Libia huele a podrido. Y no me confundas que si dependiera de mi quitar de en medio al tirano Gadafi, ya estaría hecho, pero no con bombas, por muy «inteligentes» que sean. Además una «guerra en la que no se pisa el suelo puede durar años y además con la excusa de defender a la población civil, cuando cada día se demuestra que lo que hacen es apoyar a un bando para que derrote al otro, es demencial.
    Entretanto hay una población que sufre y en cada lado del frente el verdugo es el otro.
    Guerra no. Belicistas con piel de borrego no. Gracias. @zorroiberico

Leave A Reply

Your email address will not be published.