La zorra y el pajarraco

16
La duquesa de Alba baila por sevillanas con su marido, Alfonso Díez, ayer, tras su enlace matrimonial. / Julio Muñoz (Efe)

Se han casado Cayetana Fitz-James Stuart y Alfonso Díez Carabantes. El amor ha conseguido en un pis pas lo que la lucha social, las revoluciones obreras y la democracia no han logrado en siglos: que dos clases sociales antagónicas, los grandes de España y sus empleados, la aristocracia y el funcionariado, se reúnan en torno a una mesa nupcial y coman, todos, langostinos hasta reventar. ¡Qué alegría, qué alboroto! Ayer la feliz pareja, que suma 143 años de experiencia vital, pasó por el altar. Y gracias a dios pudieron consumar el sagrado matrimonio, en una noche de bodas que sin duda rezumó pasión, lujuria y fluidos corporales a cascoporro. Desde el enlace entre Felipe y Leticia, otro emocionante ejemplo de emulsión de sangres inmiscibles, no asistíamos a un show amoroso de semejante calaña.

“Mi porcelanita”. Así llama el ya Duque de Alba, hasta ayer mismo currito en el Ministerio de Trabajo, a su esposa. Cayetana también llama de alguna manera a Alfonso, pero no se le entiende bien... ¿”Mi locita”? ¿”Mi ceramiquita de Talavera”? La porcelanita en cuestión es de Lladró: tiene 45 títulos nobiliarios, una fortuna valorada en más de 3.500 millones de euros, una veintena de palacios y castillos por toda la geografía nacional y 34.000 hectáreas en fincas y terrenos.

Catorce veces grande de España, profundamente católica y monárquica, enemiga del aborto y el divorcio, Cayetana no tiene la boquita de pitiminí de su pareja: llama “delincuentes y gentuza” a la gente del Sindicato de Obreros del Campo. ¡La Hija Predilecta de Andalucía, condenada por injurias!

Cientos de periodistas han cubierto la boda, retransmitida incluso por televisiones de Israel y por la mismísima BBC. Las cadenas nacionales han echado el resto: Telecinco, Antena 3 y La 1 tenían a lo mejor de sus plantillas en Sevilla. Y La Sexta barajó la posibilidad de cambiar, por un día, el nombre de su programa “Al rojo vivo”, que  pasaría a llamarse “Al rosa vivo”. La peor baba, sin duda, la del diario Daily Mirror, que califica al novio de “juguetito de la duquesa”.

No le aburriré con detalles del enlace: la novia descalza bailando flamenquito, el novio sujetándola por detrás como si fuera una marioneta de José Luis Moreno, el lanzamiento del ramo, el color rosa pálido con escote barco del traje diseñado por los Luchinos. “¿Qué tal ha sido la boda”, preguntó a la Duquesa un incisivo periodista de investigación. “Muy boniiiiita: sevillana”, respondió no sin dificultades la novia. ¡Qué arte! Esta mujer es un cascabel…Una boda de este porte es justo lo que necesitaba esta España que languidece. Somos cada día más pobres y nuestro futuro es más negro, de acuerdo, pero no podemos perder la esperanza: ¡un inesperado golpe de suerte puede situarnos  donde realmente nos merecemos! Miren al ayer funcionario Alfonso, hoy miembro de la nobleza más elegante y jaranera. Y sin traumas: que no olvide el proletariado pusilánime que, en caso de bingo, no tendrá ningún problema en pasar de las sardinas al caviar. Como sucedió con Marichalar y Letizia, el duque Alfonso se acostumbrará rápidamente a su nuevo estatus y, como buen terrateniente, en cuatro días estará llamando “delincuente y gentuza” al jornalero.

Por cierto… ¿Se ha enterado usted de que una sentencia del juez Del Olmo considera que “zorra” no es un insulto? ¿Y que el PP dice que llamar “pajarraco” a Barreda es “una acepción aumentada”? Cómo está el mundo…

16 Comments
  1. qq says

    Esto no es la España profunda. Es la España subterránea. Saludos.

  2. RAMIRO says

    Pues eso Javier, como está el mundo.

  3. qq says

    Tiene muchas pelotas que, en los tiempos que corren, la boda de una duquesa siga siendo noticia, por mucho que la señora en cuestión sea una de las tipas más ricas de Europa, y tenga títulos para alicatar un cuarto de baño hasta el techo.

    Esto da idea del retraso cultural endémico que sufre este país. Ver a las señoras sevillanas de cincuenta – sesenta, muchas de ellas seguro que obligadas a tene que mirar el céntimo en la compra diaria, bailarle el agua a la tiparraca, diciendo lo mucho que les gusta, lo guapísima que está o lo estupenda que es la boda, es de algo que está más allá de la vergüenza ajena. Te hace preguntarte si realmente esto, así en general, tiene alguna solución.

    Pero lo más grave de todo es el derroche de medios, personal y, por lo tanto, dinero, que las cadenas públicas de televisión han puesto en el evento. Especialmente Canal Sur, que hizo una cobertura brutal, minuto a minuto, en directo y con unidades móviles desplazadas. Ningún problema con lo que hagan las teles privadas, pero esta basura pública la pagamos todos. Qué asco.

    Saludos.

  4. Miriam says

    Lo más vergonzoso es que tal como está el patio no se haya echado la gente a la calle a abuchear a semejante fauna. Bueno, abuchear como mínimo… Y sí, parece que nuestra carencia de cultura no tiene solución.

  5. pakito says

    GRacias por decir las cosas que otros no se atreven o no quieren. Es una verguenza el baboseo nacional por una mujer que es lo más parecido a un señor feudal. Vivan los señoritos, pareció faltar en las calles de esta España cazurra y de pandereta.

  6. Albert says

    Que un gobierno socialista nombre a la Terrateniente mayor del país Hija Predilecta, dice mucho de la coherencia del susodicho y de la tragaderas del votante socialista y obrero de Andalucía.
    Claro está, que algunos ni son socialistas ni obreros ni andaluces. O al menos no son dignos de serlo

  7. Pepa says

    Yo aun diria mas. Dejando de lado otras consideraciones sobre la susodicha…Pero es que nadie se da cuenta? Esta boda es un esperpento!! Ella parece una de Sara Montiel en sus ultimos tiempos y papuchi. La situacion es igualita a la del cuento: «El traje del emperador». Recuerdan? «Esta desnudo! Esta desnudo!

  8. matiz says

    me pone inquieto ante el sofá que nos hagan la gracieta los medios sobre la dichosa boda,me irrita que incluso en los artículos de opinión la aludan…y…sin embargo…estoy de acuerdo en una sola cosa con la Duquesa de Alba y sus tropecientos títulos de ínfulas tontas: El dirigente del Síndicato de Trabajadores del Campo,Juan Manuel Sánchez Gordillo es un delincuente y un sinvergüenza desfrazado de patriarca laico.es un rencoroso lobo disfrazado de cordero que dirije el pueblo y el sindicato como un cacique,da igual si de izquierdas o de derechas, es un cacique, y un noble laico que envidia con un extremo indecible lo ajeno, y eso me poduce tanto desprecio como la figura de la nobleza con títulos.
    Es más ,incluso es el doble de dañino que ellos por el flaco favor que hace a la izquierda sincera con su irreprimible deseo de tener sometido a su pueblo y cobrar sobresueldos por cuantos sitios sea posible.

  9. edkey says

    Así va este pais que lo mueven hombres y mujeres de 50 y 60 años,,tomadores de decisiones como la de dar cancha y bola a este surrealista evento al que yo desde mi punto de vista no entiendo mucho la finalidad ,,una señora de mil años contrallendo matrimonio ,,,¿que finalidad tiene??,,perdon..mi abuela pordria hacer lo mismo?? no se ,,no se quizas tendria que untar un poquitin a la iglesia para montar un «show» …..»Verguenza me da ésto y verguenza me da andalucia»

  10. alter_ego says

    Y sin traumas, dice. ¿Te parace poco dormir cada noche con la momia de Tutankamón? Este hombre está claro que sabe lo que quiere, y sabe que siendo escrupuloso no lo va a conseguir.

  11. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    ¡¡¡Qué huevos tienes, articulista!!!

  12. Dodekaedro says

    Pues no tenía yo ganas de que me legitimaran el poder decirle a la cara a la Cospedal, a la Sáenz de Santamaría y sobre todo a la Aguirre que son unas zorras y que no puedan ni considerarme un maleducado. Ahhhhh, que gustazo me voy a dar esta campaña electoral.

  13. Eduard says

    Si Goya levantara la cabeza…

  14. 46520 says

    Pues mira que te digo, el PP está lleno de zorras y pajarracos desde antes de que lo dijera el Juez

Leave A Reply

Your email address will not be published.