Consistencia intelectual

5

El presentador de Telecinco Jorge Javier Vázquez reflexiona, en entrevista concedida al diario El País, sobre los movimientos ciudadanos, las protestas pacíficas e incluso la modernidad líquida: “Como dijo hace unos días el filósofo Zigmunt Bauman, al 15-M le falta consistencia intelectual”. Sí, han leído bien. Jorge Javier Vázquez, presentador de Telecinco también conocido como “Mermelada”, famosete gracias a programas de la categoría de Sálvame y partenaire habitual de personajes como Belén Esteban o Coto Matamoros, cita a Bauman y echa de menos la “consistencia intelectual” del 15-M.
En la entradilla a la entrevista, Mábel Galaz, autora del texto y buena amiga, advierte de que Vázquez “esconde una extensa formación académica e intelectual”. Y tanto que la esconde. Quizá en desiertos remotos o montañas lejanas, tal vez en la fosa séptica de Telecinco, cadena consagrada a la telebasura en la que Vázquez ejerce de cómplice necesario. Empleado de Berlusconi, un Vázquez que se confiesa votante de Rubalcaba sentencia: “No tenemos por qué tener miedo a que llegue la derecha”.

Vázquez no ha leído el programa de Rajoy. No porque no sepa leer -Vázquez es licenciado en filología hispánica-, sino porque se trata del secreto mejor guardado de la política española. “Haré lo que todo el mundo espera que haga”, dijo el Rajoy más inspirado y diáfano en entrevista al Washington Post. El resumen del programa popular se cuida mucho de decir dónde piensan dar los hachazos, pero no puede ocultar el carácter liberal del mismo: rebajas fiscales, deducciones por los planes de pensiones privados, desgravación por vivienda…”Rajoy apuesta por bajar impuestos al capital y por salarios más bajos”, titula El País en portada. Yolanda Barcina, presidenta Navarra, va un poco más lejos y, en Los desayunos de TVE, sugiere que derogarán la ley del aborto.

Residuos humanos. De eso habla precisamente Bauman, fuente de inspiración de Vázquez, en su libro “Vidas desperdiciadas: La modernidad y sus parias” (Editorial Paidos). Del evidente exceso de  población que padecemos, ahora que ya somos más de 7.000 millones de humanos sobre la tierra. Pero cuidado, porque los “residuos humanos” no son los hambrientos y miserables del cuerno de África o del olvidado centro de Asia, sino aquellos despojos consecuencia de la modernidad o modernización. Esos seres que, pese a tenerlo todo a favor, carecen de la “consistencia intelectual” necesaria no ya para mejorar el mundo, sino simplemente para evitar que sea cada día peor.

Publicidad

5 Comments
  1. Selito says

    Me creo que Merme tenga un buen bagaje intelectual y sepa citar, por conocerlos en 1ª persona, a multitud de primeras figuras de las artes , las letras, la filosofia o la ciencia. Todo ello no es incompatible con su labor de mamporrero mayor de T5. Simplemente, de intelectual no se debe ganar mucho y de mamporrero de T5 tela marinera.
    Son dos cosas que pueden parecer contrapuestas en un análisis superficial pero que, en el fondo, resultan perfectamente compatibles.
    El vulgo lo llama «venderse»….
    Y hay de vendidos…..

  2. Carlos G. says

    A mí si me dieran ese pastizal, y tuviera jeta suficiente, es más que probable que si me propusieran presentar sálvame o chapotear en el fango, lo haría. Luego eso sí, para quitarme algo de mugre, a lo mejor me ponía a leer a Bauman.

  3. Markieemm says

    Selito. Más que de vendidos se trata de carácter y Merme, a pesar de su licenciatura, debe de ser de carácter jeta y «ganador» de pasta gansa y de «muy anchas tragaderas», el pobre.
    Esto me recuerda a aquel que era tan pobre, tan pobre, que sólo tenía dinero.

  4. krollian says

    Indigencia intelectual, signo de nuestro tiempo. Cierto es que la televisión refleja a su sociedad, pero cuesta creer que quien ve ese tipo de programas todo el santo día pueda unir dos palabras con sentido.

    Tal vez, como decía alguien, hay quien lo ve durante 10 minutos a mode de barato y accesible electropsicoshock…

Leave A Reply

Your email address will not be published.