La que está liando Zapatero…

Imagen de archvico del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso de los Diputados. / Efe

El Tribunal Supremo ha declarado nulo el reparto de la Televisión Digital Terrestre (TDT) por el que en 2010 se concedieron nuevos canales a las empresas que ya tenían un múltiple completo, con capacidad para emitir cuatro canales convencionales: Antena 3, Telecinco, Sogecable, Veo7, Net TV y La Sexta. ¿La razón? Muy sencilla: “no ser conforme a derecho”. Según la sentencia, el Gobierno de Zapatero no respetó la Ley General de la Comunicación Audiovisual, que entró en vigor en mayo de ese mismo año, y asignó a los propietarios de licencias “canales adicionales” en la TDT “sin la realización de concurso público”, tal y como exige la Ley.

Publicidad

¡La que está liando Zapatero!

Publicidad

Esta noticia se suma estos días a otra que advierte de que los telespectadores tendrán que pagar un cambio en las antenas si quieren seguir viendo la TV en 2014. Sí, como lo está usted leyendo: una nueva  “antenización”, que ascenderá a más de 300 millones de euros y a la que, como dice el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, “lógicamente tendrán que hacer frente los consumidores”. Serán aproximadamente 1,4 millones las comunidades de vecinos afectadas, que tendrán que pagar entre 400 y 500 euros cada una.

Lógicamente, dice el ministro. ¿Lógicamente? Hace no mucho tiempo, el 30 de marzo de 2010, se produjo el famoso primer “apagón analógico”, que afectó a 33 millones de españoles y costó un dineral. ¿Para siempre? No, nada es para siempre…

“La televisión digital es calidad y cantidad”, dijo Miguel Sebastián, ministro de Zapatero y uno de los principales responsable de la miseria audiovisual que vive España. Sebastián mentía en lo principal: la televisión digital es cantidad, efectivamente, pero sobre todas las cosas es desorden, trapicheos, negocios cutres y, por encima de todo, telebasura a cascoporro. La televisión digital es todo menos calidad… excepto que por calidad entendamos ver en HD los labios tumefactos de Belén Esteban.

Videntes, sorteos, reposiciones, debates… Si usted sintoniza la televisión en la madrugada verá la televisión de Sebastián, es decir, la televisión de Zapatero, en todo su esplendor. Una reforma audiovisual fallida que ha enriquecido a algunos, que ha arruinado a muchos, y que sigue avergonzando a los ciudadanos con criterio.